| 8/1/1995 12:00:00 AM

El cielo es el limite

Colombia es particularmente apta, con sus hermosos paisajes, para practicar el montañismo.

En los años 60", dijo reciente mente en una entrevista un montañista estadounidense "el montañismo era peligroso y el sexo era seguro. En los años 90 es lo contrario". Aunque el sexo todavía es un depone más extendido, la popularidad de escalar y subir montañas ha aumentado a la velocidad del rayo. Mientras que hace cinco años podría haber unas pocas docenas de montañistas en el país, hoy se calculan en mil y las cifras siguen subiendo.

Si bien es cierto que las caminatas han existido desde que los indígenas se abrieron camino de Panamá a Colombia miles de años antes de Cristo, el pionero del montañismo en el país fue un colombiano de ascendencia alemana llamado Erwin Krauss. Entre la primera y la segunda guerra mundial, Kraus logró conquistar casi todas las cimas de Colombia, con frecuencia rectificando la altura oficial de los picos. En sitios donde la infraestructura actual permite al montañista llegar en carro hasta cierta altura de la montaña, Krauss tenía que empezar en las colinas al pie de la montaña. Esto significaba una gran provisión de raciones y un viaje mucho más pesado. Pero aunque Krauss fue un gran pionero, esto no fue suficiente para despertar el interés de los colombianos. Ha sido más recientemente, con montañistas ávidos como Cristóbal Szafranski, polaco que lleva aquí diocincho años viviendo y trabajando como instructor y expedicionario, y Gonzalo Ospina, propietario de una fábrica que produce equipo y del almacén especializado que lo vende, como se le ha dado ha Colombia la oportunidad de escalar.

En la era moderna del montañismo, el sistema se ha simplificado sobremanera. Para escalar se necesitan botas especiales ($36.000), un arnés ($46.000), 50 metros de soga ($120.000) y una larga lista de equipo protector que incluye tapones y cinta (para montañismo más en serio, que combina caminar y escalar, el precio del equipo oscila entre $1 y $2 millones).

Los montañistas se mueven en grupos de no menos de dos y no más de tres personas. El líder del grupo (por lo general el más experimentado) es el primero en ascender por la ruta (la ruta es la dirección tomada y los apoyos para los pies y las manos que se escojan). El ascenso no está definido aún y el líder va tomando la decisión de por dónde deben subir quienes lo siguen (en ascensos más fáciles la ruta ya ha sido definida por montañistas anteriores). El líder llega a una cierta distancia y entonces coloca una estación. Este es el punto del cual se asegura la soga del montañista. Cada montañista está conectado a la soga (en caso de tres, se mueven en forma de V) y el líder toma la parte floja de la soga a medida que el otro montañista llega al sitio de reunión (el lugar de la estación que se está utilizando). El líder luego avanza de esta estación a una nueva, mientras que el montañista suelta la parte floja de la soga del líder. El ascenso se mide por las veces que se use el largo de la soga. Un buen ascenso puede emplear 5 o 6 largos, mientras que los profesionales hacen hasta 30 largos en un ascenso.

Para caminar Ospina le dirá que todo lo que necesita es haber dormido bien y una carpa, si piensa quedarse a pasar la noche, pero para hacer montañismo es necesario tener conocimientos prácticos y entrenamiento. El paquete de un curso puede conducirlo por los siguientes pasos:

1. Conocer el equipo. Manejo y confianza en el equipo. Se puede colgar hasta un carro de una soga para escalar sin ningún problema, pero la mayoría de los principiantes temen que esa soga no los sostenga cuando estén pasando trabajos.

2. Aprender a usar la gravedad. Una de las ideas equivocadas sobre el montañismo es el empleo de los brazos. Mientras que los montañistas profesionales pueden literalmente colgar de la punta de los dedos, un principiante aprende que mientras se asciende siempre se debe mantener la fuerza del peso en las piernas. En el segundo paso le enseñan técnicas sencillas de escalada, tales como el uso de las grietas en la roca para escalar, llamada escalada de fisura o grieta, y cómo escalar la roca sin apoyo, llamada escalada de emplaca.

3. Escalada de segundos. Habiendo aprendido lo básico del montañismo, usted seguirá al instructor más arriba de las rutas ya conquistadas en la piedra. El o ella le asegurarán la soga que evita la caída. Usted seguirá al líder y es él quien corre el mayor riesgo de caerse o herirse (aunque todavía él está asegurado a la soga de ascenso, corre el riesgo de caer mayores distancias) y es él quien determina dónde usted, que lo sigue, va a poner cada pie y cada mano. Y aquí es donde se desvanece otro mito: la soga no se usa para colgarse o ascender, simplemente se usa como una medida de protección.

4. Montar estaciones. La estación es el gancho que mantendrá en su sitio la soga de seguridad, y en este paso usted aprenderá cómo colocar las sogas al llegar a los sitios de reunión (el instructor aún seguirá adelante para montar la próxima estación). En este punto el instructor vigila a los montañistas para ver quién está listo para dirigir el grupo y montar las estaciones.

5. Dirigir y "repeling". Para dirigir usted tiene que determinar la ruta por la cual va a ascender por la superficie de la roca (en este punto la ruta ha sido escogida previamente y hay ciertos puntos lógicos para poner los pies y las manos). Usted también tendrá que montar las estaciones solo. También aprenderá el "repeling", el cual utiliza las sogas de seguridad para descender rápidamente de la montaña, deslizándose por la soga con los pies hacia adelante para evitar golpearse con la roca.

Para llegar al quinto punto se necesitan cuatro días de entrenamiento. Si después del curso usted continúa como montañista de fin de semana, probablemente podrá llegar al nivel intermedio de montañismo. Para avanzar más necesita practicar durante la semana, así como incluir levantamiento de pesas y ejercicios de aeróbicos, y quizás dietas especiales.



A DÓNDE IR:

Aunque el montañismo requiere entrenamiento, las caminatas o el ascenso a las montañas se puede hacer con frecuencia en algunas áreas y se requieren menos conocimientos prácticos y vigor físico. La siguiente lista contiene lugares para hacer montañismo y caminatas:

1. Sierra Nevada del Cocuy: es la parte más alta de la Cordillera oriental y está compuesta por dos cordilleras paralelas de unos 25 km de longitud que van de norte a sur con bellos valles de por medio. El Cocuy es una de las cordilleras más espectaculares en Suramérica. Hay guerrilla en la zona, lo que para algunos puede ser un reto demasiado grande. La sierra se extiende en semicírculo por 30 km ofreciendo picos de una rara belleza, lagos y cascadas. Debido a su clima y topografía, el área tiene una sorprendente abundancia de flora y, debido a que las montañas son relativamente compactas, El Cocuy es bueno para caminatas y es probablemente la mejor cordillera en Colombia para montañistas. Hay más de 15 picos de 500 o más metros; entre los más bellos están El Cocuy (5.100 m), Ritacuba Negra (5.200 m), Ritacuba Blanca (5.200 m) y El Castillo (5.400 m). Las montañas rocosas perpendiculares que dan a los Llanos son sólo para profesionales. Se pueden alquilar caballos o mulas en Las Cabañas, Los Pinos, La Esperanza o el Alto de la Cueva.

Condiciones meteorológicas recomendadas: de diciembre a abril.

2 Sierra Nevada de Santa Marta: la región ofrece la oportunidad de hacer caminatas, en parte por los caminos indígenas ya existentes, así como montañismo. La caminata más popular y por mucho la más atractiva es de Nabusimake a los lagos, al pie de los picos más altos de la sierra. Le ofrecen al menos dos atracciones principales: una mirada a la cultura arhuaca y su asombrosa aldea de Nabusimake y el paisaje absolutamente magnífico de la parte alta de la sierra. Un experimentado montañista norteamericano que estuvo en la Sierra Nevada encontró las montañas Poteic: "En efecto, la ladera del norte es una de las más impactantes del mundo, empieza en el Caribe y asciende 5.800 metros hasta los nevados en unos 45 km, una cuesta comparable al costado sur del Himalaya, e inigualada en las costas del mundo. Las partes más bajas de estos valles interiores están bordeadas de bosques - la vivienda de los indios, así como de pumas, jaguares y una variedad de serpientes y pájaros- pero la mayor parte de la sierra es casi lunar en su grandeza estéril y páramos desolados que conducen a despeñaderos desnudos, a laderas cubiertas de guijarros y piedras, y a glaciares, en donde sólo se mueve ocasionalmente un cóndor rastreador. En el corazón rocoso del área hay una gran cantidad de hermosos lagos pequeños, muchos en depresiones naturales..." Enero es el mejor mes para visitarlo.

3 Nevado de Cumbal: 4.764 metros. El Cumbal es el volcán más alto de Nariño y se encuentra en el Nudo de los Pastos, una cordillera volcánica cerca a la frontera ecuatoriana. En realidad, el volcán tiene dos picos, el del sur ya está apagado y está cubierto de nieve, mientras que el del norte está en actividad y tiene varios cráteres. El viaje a cualquiera de los dos picos no es técnicamente difícil, con excepción de las partes más altas. Es posible hacerlo en un día, pero debe empezar muy temprano, ya que el ascenso es largo y fatigante. Se suben cerca de 2.000 metros.

Después de pasar la última cabaña, se llega a un sendero que conduce al volcán. Sígalo durante aproximadamente hora y media hasta donde se divide. Aquí debe decidir a cuál pico subir. Por la izquierda se va al nevado y hay por lo menos unas tres horas hasta la línea de la nieve. El camino de la derecha conduce a las minas de azufre del pico en actividad y fácilmente se reconocen, ya que hay huellas que han dejado los pequeños trineos usados para transportar el azufre cuesta abajo de las minas. Son tres horas de dura caminata para llegar a las minas. El paisaje circundante es impactante, con gigantescas rocas blancas al lado de los hoyos amarillos de azufre, todo sumergido en una niebla misteriosa de vapores acres. La cima del volcán está cerca pero dudamos que usted quiera escalarla. El vapor se hace más denso y la visibilidad es más limitada, y qué no decir del olor y el frío.

Manizales, Parque Nacional de los Nevados: situado entre los departamentos de Caldas, Risaralda, Quindío y Tolima, cubre las montañas de la Cordillera Central. El Nevado del Ruiz es el volcán más grande y más alto de la cadena. Su última erupción fue el 13 de noviembre de 1985 y cobró la vida de 20.000 personas. El parque, que va desde 2.300 metros hasta los picos más altos, cubre varias zonas climáticas y por lo tanto los ambientes varían desde los bosques húmedos andinos, los páramos, hasta las nieves perpetuas. Entre la flora lo más interesante es la palma de cera. Esta especie de palma, una de las más altas del mundo (hasta 60 metros), crece en algunas áreas de la parte sur del parque. En 1985 fue declarado el árbol nacional de Colombia.

5 Suesca: aquí es donde los cachacos por lo general obtienen su primera dosis de montañismo. Las montañas miden entre 40 y l60 metros de altura y se extienden por tres kilómetros. Hay varias clases de ascensos para todo tipo de montañistas, y después de veinte años los montañistas tienen más de 100 caminos.

6 Ibagué, el Camino del Tolima: el viaje más espectacular en la parte sur de los nevados es la cima del Nevado del Tolima. Tres rutas comienzan en El Silencio y van hasta la cima del Tolima, conocidas por los caminantes como Camino del Inderena, Camino del Filtro y Camino de la Cueva; el último es el más corto y el más popular entre los caminantes. Prepárese para dos días de caminata dura para completar este viaje. Empiece temprano y diríjase directamente a la cima, aunque no hay un camino a seguir. La línea de la nieve está de 4.800 a 4.900 metros. Más adelante necesitará tacos. Se recomiendan gafas oscuras. La primera parte del ascenso por la nieve es bastante empinada, pero luego se vuelve casi plana. Desde Latas puede llegar a la cima en unas cuatro horas. Si el tiempo está claro, la vista desde la cima es magnífica y se extiende hasta el Nevado del Ruiz. La caminata de regreso, directo desde El Silencio, se puede hacer en cinco o seis horas. Los mejores meses para hacer esta y otras caminatas en los nevados son enero y febrero. julio y agosto pueden tener relativamente buen tiempo. El resto del año es bastante lluvioso y los volcanes por lo general permanecen ocultos bajó las nubes.

7 %Pereira: desde Pereira se recomienda una excursión de 2-4 días al hermoso Parque Ucumarí. Este es uno de los pocos lugares en donde sobrevive el espectacular oso andino. En La Pastora (un refugio), los osos se mantienen en una reserva en su ambiente natural (no los verá en ninguna otra parte del parque). Se pueden hacer paseos al Nevado del Ruiz.

Si la adrenalina es la droga que causa la adicción del montañista, es el temor el que genera la adrenalina. Pero como dice Felipe Ospina: "La idea es controlar el miedo, no perderlo. Cuando se pierde el miedo, ocurren las muertes". Anota que este control del miedo es algo que usted empezará a aplicar en su vida fuera del montañismo. Y para un hombre de negocios, la metáfora de las montañas por conquistar es tan aplicable como el temor a conquistarlas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?