| 7/21/1998 12:00:00 AM

El carro, su segundo hogar

Dependiendo de los trancones, una persona puede durar mínimo 20 días al año en un carro. Compre un buen automóvil para soportarlo.

Son las 6:30 de la tarde. Usted va camino a casa después de un largo y pesado día de trabajo. Si le va bien, llegará en una hora o más dependiendo de lo lejos que viva, pero especialmente del tamaño del trancón que se arma en todas las vías de Bogotá y de las principales ciudades colombianas en las llamadas horas pico.



Si, en medio del trancón, se pone a hacer cuentas de cuántas horas al día, al mes y al año pasa metido en su carro, seguramente llegará a la conclusión de que el automóvil es su segundo hogar.



Fácilmente, y por bien que le vaya, en Bogotá una persona pierde dos horas al día en un trancón. Es decir, a la semana serían 10 horas, al mes 40 y en un año 480 horas.



Si usted tiene que estar metido en un carro 480 horas al año (eso equivale a 20 días completos), es justo que se dé el gusto de comprar un buen auto.



Si cuenta con un ingreso familiar superior a los $2 millones, el vehículo ideal es uno de gama media.



Gracias a la apertura económica hoy se pueden encontrar unos 130 automóviles largos, cortos, anchos, altos, bajitos, de 1.300 a 1.800 centímetros cúbicos, automáticos, mecánicos, con dirección hidráulica, con pintura plana o metalizada, con aire acondicionado y asientos abatibles. Además, dispone de 20 marcas reconocidas de automóviles que van de carros colombianos, estadounidenses, ingleses, italianos y franceses a japoneses y coreanos.



Los compradores



Los llamados vehículos de gama media, cuyo precio oscila entre $20 y $30 millones, tienen un mercado concentrado entre los ejecutivos que ocupan cargos medios en las empresas y ganan en promedio $2 millones.



Según Pilar Moreno, jefe de mercadeo de Subaru, son mayores de 35 años, casados y piensan sobre todo en la tecnología, la calidad, la comodidad y la elegancia del auto.



Hasta el pasado mes de mayo, las ventas de esta clase de automóviles ­al igual que las de otros cilindrajes­ se venían comportando en forma excelente.



Pero el aumento en las tasas de interés, la temporada de vacaciones, el Mundial de Fútbol y las pésimas expectativas sobre el crecimiento económico en 1998 trastocaron todos los planes.



Si bien en 1997 se vendieron 148.469 carros, cifra mayor en 24,2% a la de 1996, todo hace pensar que en 1998 no se llegará a esos niveles.



Durante el mes de junio, el sector automotor registró un bajonazo en las ventas. La mayoría de los concesionarios consultados por Dinero coincidieron en afirmar que junio, por lo general, no es bueno para las ventas, pero si además se le agregan los problemas mencionados, la situación puede ser inquietante.



Con el fin de motivar las ventas los concesionarios, los fabricantes y las entidades financieras se han ideado toda clase de planes que reducen los precios de venta y los intereses que un comprador debe pagar al momento de comprar un automóvil.



Vaya, pregunte y decídase de una vez.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?