| 12/1/1997 12:00:00 AM

Ecuador: otro camino

Tres elecciones y una nueva Constitución no son buenos ingredientes para mejorar la economía.

En el referendo que se llevó a cabo en mayo de 1997 para ratificar la decisión del Congreso de retirar a Abdalá Bucaram de la presidencia y nombrar a Fabián Alarcón en su reemplazo, los ecuatorianos votaron por el establecimiento de una Asamblea Constituyente para reformar la Constitución Política. El Congreso aprobó posteriormente que esa Asamblea estaría conformada por 90 miembros, que serán elegidos en la misma fecha de los comicios presidenciales en mayo de 1998.



Con esta decisión, Ecuador tendrá tres elecciones el año entrante. Presidente, Congreso y Asamblea Constituyente. Esto para nada ayuda a mejorar el clima para la inversión en Ecuador lo que llevará a un crecimiento económico mediocre en 1998.



El desequilibrio fiscal es uno de los mayores problemas que tiene actualmente Ecuador. Aunque el presidente Alarcón tiene el apoyo político para restablecer la disciplina fiscal no lo va a hacer porque no está dispuesto a gastar su capital político en medidas impopulares.



Economía mediocre



Por ahora no está claro lo que pueda pasar en Ecuador en materia económica. La politización del gobierno actual y la incertidumbre acerca de las reformas que puedan emerger de la nueva Constitución no permiten que se despeje el clima de inversión. Esto junto con un consumo privado deprimido no favorecen las expectativas económicas en 1997 y 1998.



En medio de este ambiente, el crecimiento económico en 1997 será de 2,6%, por debajo de la meta del gobierno que había sido fijada en 3,3%. En 1998, si se logra terminar el proyecto de expansión del oleoducto a mitad de año como se tiene previsto, se logra la privatización de Emetel (la empresa estatal de telecomunicaciones) antes de finalizar 1997 y si el fenómeno de El Niño no causa muchos daños, el crecimiento económico podría ser de 2,7%.



En 1997 la inflación llegará a 31% lo cual llevará al gobierno y a la banca central a redoblar los esfuerzos para reducirla. En 1998 se espera gran volatilidad de las reservas internacionales y más revaluación real del sucre.



A pesar del aumento de las importaciones en 1997, el balance comercial terminará el año con un superávit de US$751 millones. La cuenta corriente pasará a ser deficitaria en 1998.



Riesgos



Los ingresos de exportación de Ecuador son altamente dependientes de los precios del petróleo, el banano y el camarón en el mercado internacional. Una baja de cualquiera de estos precios podría reducir las exportaciones y los ingresos fiscales, poniendo en peligro su capacidad para atender el servicio de su deuda externa.



Los efectos de El Niño, aún desconocidos, podrían afectar al sector agrícola en 1998. Esto podría tener graves consecuencias sobre las exportaciones así como sobre la inflación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?