| 12/1/1997 12:00:00 AM

Dos años de grandes negocios

En 1997 se rompieron todos los récords. En el 98 la cifra se triplicará.

Pocas épocas en la historia de Colombia registran un ritmo de grandes negocios como la de los dos años finales del gobierno Samper. Al tiempo que los analistas económicos tratan de explicar la recesión, predecir el punto de quiebre o pronosticar la duración e intensidad de la reactivación económica, los empresarios nacionales y sus aliados estratégicos han generado un vertiginoso ritmo de innovación en grandes negocios.



Muchos de estos negocios van en camino y podrían concretarse durante 1998. Agrupamos más de 30 posibles en 3 grandes áreas y encontramos que podrían movilizar recursos por cerca de US$14.300 millones. Pero también fueron numerosos los que se concretaron en 1997. En este año 16 negocios representaron US$5.000 millones.



El ritmo de crecimiento de los negocios es veloz. Pero más allá del monto monetario (que es espectacular), estas operaciones son la expresión de procesos que están en marcha y que tendrán profundas implicaciones sobre el rumbo del aparato productivo del país.



La confluencia de este número de grandes negocios resulta de varias fuerzas que se complementan. Unas tienen origen interno y otras externo.



En el plano interno ha primado el efecto de políticas de largo plazo inducidas por los gobiernos. Los incentivos al desarrollo minero que se han gestado desde los años setenta han rendido sus frutos, ya que después de los grandes descubrimientos petroleros se ha visto un creciente desarrollo del gas. La política de apertura comercial de tres gobiernos, aun entre altibajos, ha generado nuevas oportunidades de negocios comerciales e industriales. Y el desarrollo progresivo de una política de privatización y vinculación del capital privado a tareas públicas ha constituido un estímulo sin igual.



Pero las fuerzas externas también han sido extraordinarias. En el plano internacional vivimos una época de consolidación industrial en múltiples terrenos, que se manifiesta en los mercados de productos y de servicios.



El ritmo de innovación en áreas vitales como las telecomunicaciones no tiene precedentes. Se abren múltiples ventanas de oportunidad y para aprovecharlas nuestros empresarios se han dedicado a buscar alianzas, tanto con socios extranjeros como nacionales. Al tiempo con la presión por consolidación se ha presentado un abundante flujo de recursos internacionales. La inversión extranjera durante 1997 ha sido más alta que nunca. Y la movilización de recursos financieros externos, con nuevas y más complejas modalidades, más activa que nunca.



De esta forma, los negocios en Colombia registran un dinamismo vertiginoso en áreas nuevas, como la explotación de recursos naturales y de las comunicaciones. Hay transformaciones importantes en la modalidad de funcionamiento de industrias como la de alimentos y bebidas y en la de transporte. Se observa el gran éxito de la privatización y capitalización de la infraestructura, tanto en transporte como en las empresas de servicios públicos. Y también se registra una reorganización sin precedentes del mercado financiero, en la cual las adquisiciones, fusiones, alianzas y consolidaciones están dando paso a un conjunto de instituciones mucho más fuertes e innovadoras que en el pasado. El ingreso de capitales españoles a muchos de los nuevos negocios es una de las notas destacadas del 97.



En las próximas páginas haremos un repaso de los negocios más importantes durante 1997 y, dada la información y tendencias registradas, la mejor estimación de los grandes negocios más probables durante 1998. En las próximas entregas de Poder & Dinero profundizaremos en cada uno de estos negocios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?