| 1/1/1993 12:00:00 AM

Cynthia Rosenberg, CRISSA

Trabajo en Crissa como directora de investigaciones. Estudié en la Universidad de Pennsylvania economía y relaciones internacionales. Me gradué en 1983. Hice un MBA en The Wharton School en la Universidad de Pennsilvania. Terminé a finales de 1989 y me casé con Felipe Jaramillo. Nos fuimos a viajar seis meses y en 1990 llegamos a Colombia. Mi primer trabajo aquí fue en Proexpo, en el proyecto de diseño del nuevo banco con Carlos Caballero. Trabajé hasta noviembre del año pasado y empecé en Crissa a principios de enero de este año.

Tengo fe en que el mercado de valores se desarrollará, y en particular la emisión de acciones. Creo que las empresas van a salir a emitir acciones, como pasó en Argentina y Brasil. Si la apertura es real las empresas van a enfrentar la competencia extranjera y van a tener que reconvertirse y modernizarse. Para ello se requieren recursos, ya sea de deuda o de capital.

Una observación que quiero hacer y tal vez es muy obvia, es que en Colombia no hay una tradición de investigación de las compañías inscritas en bolsa. Tampoco hay una tradición de hacer análisis de mercado. Hay problemas con la información, las fuentes son muy limitadas y las compañías son muy reacias a dar información. Todo el mundo sabe que los balances muchas veces no reflejan la realidad. Un cambio ideal es que las empresas produzcan estados financieros consolidados.

Lo más interesante del mercado colombiano es que los inversionistas están muy acostumbrados a vivir con riesgo. Con la fuga de Pablo Escobar el mercado no se movió. En Estados Unidos se habría reflejado inmediatamente en la bolsa. A veces también esta independencia del mercado de las circunstancias externas es por falta de información. La gente no cree que el entorno afecte sus inversiones.





Enrique Velásquez

ASESORES EN VALORES



Me gradué en la Universidad Eafit en 1981 como administrador de negocios. En el año 82 ingresé como asistente de la Vicepresidencia Técnica en la Bolsa de Medellín. Al año siguiente con Rebeca Dyner, fundamos Asesores en Valores. En 1989 fue la crisis de la Bolsa y vimos que sería una buena oportunidad comprar un puesto en la Bolsa de Bogotá y así lo hicimos. Ahora vemos que fue una excelente decisión.

En Medellín en los nueve años que llevamos, hemos tenido un crecimiento muy grande.

Considero que el éxito se ha debido a que ingresamos en el mercado ofreciéndoles a nuestros clientes información con análisis de la economía y del mercado, junto con una dedicación exclusiva a la bolsa en un momento en que ese negocio no era muy bueno.

En Medellín y Bogotá los mercados son diferentes. En la primera ciudad ha habido una tradición de acciones muy antigua y por eso éstas lideran su mercado. En Bogotá están las tesorerías del Gobierno y del sector financiero que mueven el 80% del dinero del país y por eso la Bolsa se ha volcado más hacia estos dos sectores. En Medellín hay 28 firmas comisionistas, casi lo mismo que Bogotá, con un volumen de transacciones equivalente a la cuarta parte. Esto hace que la competencia sea más fuerte y que las posibilidades de crecimiento sean menores a las de un mercado cuatro o cinco veces superior. A pesar de esa limitación, el crecimiento de las firmas de Medellín ha sido grande. Si consideramos sólo el valor de los puestos, que en Medellín es de más de $150 millones y en Bogotá de más de $500 millones, vemos que ya las firmas comisionistas no son esos negocitos familiares de hace cuatro años con $2 millones de capital.

La Bolsa de Medellín ha avanzado mucho en el área de sistemas y de información. Tiene una base de datos sobre balances, precios de acciones e indicadores económicos muy amplia, que le ha permitido mantenerse en el liderazgo accionario. La Bolsa de Bogotá, por su parte, ha avanzado en sistemas de negociación. La implantación del SET (Sistema Electrónico de Transferencias) en Bogotá, un año antes que en Medellín, la innovación en los carruseles y los múltiples negocios que a diario se realizan han hecho que la Bolsa de Bogotá sea líder en innovaciones financieras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?