| 10/13/1998 12:00:00 AM

Cuba es otro cuento

A pesar de no ser una fiesta nacional y de que el ambiente de Navidad no se vive en las calles, en diciembre la rumba también se prende en Cuba.

En Cuba sí se celebra la Navidad. No como tradicionalmente se hace en muchos países, con miles de luces y adornos en las calles, sino con tradiciones muy arraigadas al catolicismo y a las costumbres latinoamericanas.

Los cubanos católicos se reúnen en sus hogares durante las noches del 24 y 31 de diciembre y cenan, con su familia y amigos, cerdo asado, fríjoles negros, yuca con mojo, arroz blanco y ensalada de "estación", dependiendo de los vegetales que se puedan conseguir para la fecha.



Además de la cena, y con la fama de rumberos que tienen los cubanos, es casi imposible que en las noches de Navidad y Año Nuevo no se baile hasta el amanecer al ritmo de la salsa.



Como agüero especial algunos cubanos tienen como costumbre lanzar desde sus casas baldes de agua para que se vaya todo lo malo y el próximo año sea mejor.



Diciembre para los turistas



Para los extranjeros hay una gama de programas que en algunos casos combinan diferentes destinos en la isla.



Por ejemplo, usted puede quedarse 3 días en la Habana visitando los sitios de interés como el Gran Teatro de la Habana, la Plaza de la Revolución, el famoso Tropicana. Luego continúa con 4 noches en Varadero, donde va a disfrutar de las playas, el mar, a jugar golf o a decansar.



Hay paquetes que combinan la Habana y Cayo Coco, otro lugar de playas delirantes. La Navidad y el Año Nuevo para los turistas en Cuba son también una rumba completa. En todos los hoteles se celebran las noches del 24 y el 31 de diciembre con fiestas y cenas especiales que se prolongan hasta la madrugada.



Y si quiere seguir la fiesta en otra parte, puede ir a las discotecas locales o a los shows de los Tropicana de la Habana y Santiago de Cuba.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?