| 2/1/1994 12:00:00 AM

Anticipos

- El autoavalúo de los predios en Bogotá era en la práctica una amnistía al permitir reavaluar el inmueble en un 50% del valor comercial sin pagar ganancia ocasional al fisco nacional. Pero el gobierno nacional echó para atrás la medida con el Decreto 2591 de 1993 al reafirmar que el costo fiscal único de bienes inmuebles es el costo de adquisición más reajustes fiscales, mejoras y ajustes por inflación. Quedaron así los contribuyentes en el peor de los dos mundos: tienen que reavaluar y pagar un mayor impuesto predial y posteriormente el respectivo impuesto de ganancia ocasional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?