Crecimiento económico: La prioridad de los candidatos a la presidencia de Chile

Mundo

Sebastián Piñera y Alejandro Guillier, Candidatos a la presidencia de Chile Foto: fotografía: AFP.
Recuperar la economía es la apuesta de los dos candidatos a la presidencia de Chile. Sus programas apuntan a generar más inversión, potenciar la industria, apoyar a las Pyme y aliviar la carga tributaria. Estas son sus propuestas.
Por: Dinero.com23/11/2017 00:00:00

La economía es, sin duda, uno de los temas clave en los que debe trabajar el próximo presidente de Chile, cuyo nombre se conocerá el próximo 17 de diciembre, cuando se realice la segunda vuelta en la que los ciudadanos de ese país deberán decidir entre el expresidente Sebastián Piñera y el oficialista Alejandro Guillier, quienes obtuvieron la mayor votación en la primera vuelta.

Los dos candidatos tienen claro que uno de los mayores retos es que la economía vuelva a retomar la senda del crecimiento, pues el mandato de la actual presidente Michelle Bachelet no ha alcanzado los resultados esperados en esta materia.

El crecimiento promedio durante los cuatro años de su mandato ha sido de 2%, mientras en los cuatro años anteriores (2010-2014), bajo la presidencia de Piñera, el alza en el PIB se situó en 4%.

Precisamente la reducción del crecimiento ha sido una de las mayores críticas a Bachelet y es uno de los temas que ha motivado su baja popularidad. Piñera es el candidato que más insiste en devolverle el crecimiento económico a Chile y el más opcionado para lograr la presidencia, aunque en la primera vuelta se quedó corto, con 36% de los votos, cuando las encuestas lo daban ganador, con más de 40%.

Este resultado generó a comienzos de la semana una fuerte caída de la Bolsa de Santiago, con una variación negativa del Índice de Precio Selectivo de Acciones (Ipsa) de más de cinco puntos porcentuales, la mayor reducción desde agosto de 2011. Las acciones locales perdieron más de US$15.000 millones en capitalización bursátil.

¿Cuáles son las apuestas económicas de los candidatos? Estas son sus principales propuestas:

Por un país desarrollado

La apuesta de Piñera se centra en que Chile transite “hacia un país desarrollado y con alta calidad de vida para todos”, objetivo que alcanzará con un programa de siete pilares: una economía que invierte, innova, emprende y es competitiva; un sistema tributario simple, pro crecimiento, pro inversión y pro empleo, así como la recuperación de la responsabilidad fiscal.

Lea también: Filial de ISA presentó mejor oferta para proyecto de concesión vial en Chile

De igual forma, proyecta impulsar el programa Chile Invierte 2025, trabajar en una cultura innovadora y emprendedora con énfasis en ciencia y tecnología; además de brindar protección a los consumidores y trabajadores y fortalecer la libre competencia.

Su meta es que “al año 2025 Chile sea un país desarrollado, sin pobreza y con verdaderas oportunidades y seguridades para todos”.

En el caso de Guillier, un expresentador de televisión que llegó a la política hace apenas cuatro años, su principal objetivo es impulsar la economía a través de la promoción de exportaciones y el aumento en el volumen de producción, con la idea de tener una industria más fortalecida.

Guillier, un sociólogo y periodista quien fue la gran sorpresa en la elección del domingo –porque está en una coalición con el partido de Bachellet–, le apuntará al ordenamiento en los sistemas de financiamiento, de manera que el Estado no se convierta en un obstáculo y los empresarios puedan tener más acceso a fondos públicos para desarrollar sus proyectos.

Otra propuesta busca impulsar el emprendimiento, enfocado en impulsar a las pequeñas y medianas empresas. Aquí plantea estrategias para facilitar que las Pyme puedan acceder al crédito y también tengan la posibilidad de revisar las deudas con montos muy altos, con la idea de que el Estado asuma el pago que corresponda, ya que, según afirma, una “empresa quebrada no le sirve a nadie”.

En medio de la coyuntura hay algo que sí es claro y es que el candidato que llegue a gobernar el país encontrará condiciones económicas más favorables de las que enfrentó la presidente saliente, Michelle Bachelet y, de hecho, las apuestas de los organismos multilaterales son que el país austral tendrá un mayor dinamismo en los próximos años.

Según el Foro Económico Mundial, Chile es el mercado más competitivo de América Latina y el segundo mejor para hacer negocios, de acuerdo con el Doing Business realizado por el Banco Mundial, pero debe trabajar en materia de crecimiento e inversión.

Chile tiene 18,2 millones de habitantes, la tasa de desempleo a septiembre fue de 6,7%, indicador que se sitúa por debajo del promedio anual de la región, de 9,4%, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Cepal.

Cobre al alza

En el panorama que le espera al nuevo gobernante hay un aspecto positivo y tiene que ver con la recuperación internacional del precio del cobre, una de las principales fuentes de ingresos.

Las perspectivas son positivas y la Cepal prevé un crecimiento de 1,5% en 2017 y de 2,8% en 2018. Si bien el dato sigue estando muy por debajo de los resultados alcanzados hasta 2014, todo indica que las cosas van por buen camino. La Comisión Chilena del Cobre anticipó un valor promedio de US$2,77 por libra para 2017 y US$2,96 para 2018.

Puede interesarle: Elecciones en Chile podrían cambiar el equilibrio de poder en ese país

Estas variaciones resultan positivas y pueden generar millonarias ganancias, buena noticia para la economía de un país que en años recientes ha sido el de mostrar en la región.

Alto nivel de desigualdad

La brecha social en Chile es uno de los aspectos por el que más tendrá que trabajar quien llegue a la presidencia. Los datos en torno al tema no son halagadores pues, según análisis, gran parte de la riqueza del país la concentra el 1% más rico, que captura 33% de los ingresos. Así lo indica al dirario El Clarín, Matías Cociña, investigador del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) y coautor del informe “Desiguales: orígenes, cambios y desafíos de la brecha social en Chile”, publicado en junio.

Esto hace que una porción muy pequeña de la población tenga acceso, por ejemplo, a coberturas privadas de salud, de alto costo, o a una educación de calidad, mientras el grueso de la población sufre largas esperas en los hospitales o no logra terminar sus estudios por falta de recursos.

RELACIONADOS

LO MÁS VISTO