| 3/2/2007 12:00:00 AM

Unión Europea, negociación difícil

Los países andinos tendrán que trabajar muy fuerte para armonizar sus normas, si quieren firmar pronto el acuerdo de asociación con la Unión Europea. Las diferencias políticas en la CAN podrían hacer más difíciles las negociaciones.

Apocas semanas de iniciarse las negociaciones de un acuerdo de asociación que incluye diálogo político reforzado, programas de cooperación profundos y un tratado de libre comercio con la Unión Europea, los países de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) siguen corriendo para cumplir las exigencias que este bloque impuso para iniciar el proceso en marzo. Convertirse en socio comercial de la economía más dinámica del mundo —con 500 millones de consumidores y 27 países— es uno de los objetivos principales de los países de la CAN, pero las negociaciones solo podrán iniciarse cuando las normas andinas en materia de aranceles, libre circulación de bienes y servicios y régimen de aduanas estén en un grado alto de armonización.

El Jefe de la Delegación de la Comisión Europea en Colombia es optimista al asegurar que tiene previsto firmar el acuerdo en mayo de 2008, pero los expertos colombianos no están de acuerdo. La negociación con los europeos puede resultar incluso más difícil que la que se tuvo con Estados Unidos, por varias razones. Primero, las diferentes corrientes políticas que forman parte del bloque andino tienen en entredicho la permanencia de Bolivia y Ecuador. Segundo, los europeos tienen estándares más altos en términos de propiedad intelectual, reglamentos técnicos de comercio, medidas sanitarias y fitosanitarias y subsidios agrícolas. Por último, el viejo continente podría poner de por medio durante las negociaciones, exigencias medioambientales y en materia de derechos humanos.

¿En qué se ha avanzado?

No pocas tareas le asignó la Unión Europea a la CAN, cuando decidió sentarse a negociar un acuerdo de asociación. Quizá la más importante de ellas es la definición de un punto inicial de desgravación. Édgar Vieira, director de la especialización en integración de la Universidad Javeriana, asegura que los países andinos están muy lejos del arancel externo común. "Los únicos que lo aplicaban eran Colombia y Venezuela y este último país ya se fue".

La armonización de los regímenes aduaneros y la libre circulación de bienes y servicios también están entre las exigencias de los europeos. En el primer caso, la CAN lleva 14 años esperando un documento aduanero único y el fortalecimiento de las normas contra ilícitos aduaneros. En cuanto a la libre circulación, los andinos venimos de incumplir un mandato que exigía asegurar, para finales de 2005, las 4 grandes libertades de circulación: mercancías, servicios, capitales y personas. Y todavía no ha sido posible ponerlo en práctica.

Sin embargo, las instituciones andinas ya empezaron a trabajar. Según Alfredo Fuentes, ex secretario general de la CAN, el bloque económico está en un buen momento de compromiso político y la negociación con la Unión Europea lo está llevando a avanzar en asuntos en los que antes no había consenso. "Los países andinos se están poniendo de acuerdo en un punto inicial de desgravación para los productos europeos. Ya existe un consenso en más de la mitad de los productos y la meta es llegar al 75% de aranceles conjuntos, pues el porcentaje restante se trabajará con esquemas flexibles que ya han sido aprobados por la Unión Europea", agrega Fuentes.

Durante los 2 últimos meses se han aprobado varias decisiones relacionadas con el tema aduanero: tránsito aduanero, formato para la declaración del tránsito y arancel integrado andino. En transporte solo queda pendiente el tema de trasbordo, pues la Comisión ya está a punto de aprobar la modificación de la decisión 399 —que regula el transporte internacional por carretera y que generó muchos problemas, en especial con Venezuela—. Por último, "en el tema de la liberación de servicios ya hay un 90% de adelanto. Hacen falta el sector financiero y algunos servicios profesionales", puntualiza Fuentes.

Oportunidades comerciales para Colombia

La Unión Europea mueve el 19% del comercio mundial, es el mayor exportador del mundo y el segundo mayor importador y participa con el 30% del PIB mundial, por encima de Estados Unidos y Japón. Aunque Colombia cuenta con el Sistema de Preferencias Generales (SGP+), con el cual más de 7.200 productos entran libres de arancel a Europa, solo el 17% de la oferta exportadora colombiana aprovecha este instrumento.

Según Santiago Pardo, vicepresidente de Analdex, la certidumbre política que genera un acuerdo de asociación como el que se va a firmar con la Unión Europea, impulsa el aprovechamiento de los mercados. Adicionalmente, "si logramos desmontar las barreras no arancelarias, los productos colombianos tendrían un mayor acceso", agrega el experto en comercio exterior Marcel Tangarife. Sin embargo, luego de la suscripción del tratado, el reto para los productores colombianos es diversificar la oferta exportable y producir bienes más elaborados. "Los sectores de textiles, confecciones, cuero y frutas frescas tienen grandes oportunidades en el mercado europeo", puntualiza Pardo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?