| 6/8/2007 12:00:00 AM

España y Colombia aseguran su inversión

Alfonso Gómez Palacio, Presidente ejecutivo de Telefónica en Colombia. "Telefónica ha apostado de manera decidida por Colombia. Este acuerdo incentivará las inversiones con lo que se beneficiará, en el caso del sector de las telecomunicaciones, el desarrollo de la infraestructura del país con una clara consecuencia en el mejoramiento de la productividad de Colombia y la generación de empleo".

Con la vía libre al tratado de protección recíproca de inversiones entre los dos países, se da un mensaje claro a los inversionistas españoles, que entre 1994 y 2006 trajeron recursos al país por US$4.460 millones.

Luego de un largo camino que iniciaron el nueve de junio de 1995, Colombia y España contarán con un acuerdo de promoción y protección recíproca de inversiones que permitirá estrechar los lazos comerciales y les abrirá nuevas opciones a los inversionistas colombianos en ese país.

Hace unos días, la Corte Constitucional declaró exequible los puntos negociados hace doce años en dicho acuerdo, y revisados en 2003 para garantizar la protección de las inversiones y el buen funcionamiento de los negocios en los dos países.
 
Esto significa que habrá reglas claras desde el punto de vista jurídico para los españoles que quieran invertir en Colombia e igualmente para los empresarios colombianos que tengan interés en desarrollar sus negocios en el país Ibérico, y se espera una dinamización de las inversiones, como ha ocurrido con los países con quienes ya existe este tipo de acuerdos.

A este acuerdo de inversión se suman los que tiene Colombia con Perú y México. En el caso de Perú el acuerdo se logró en 1997 y se ratificó en 2003. El impacto se empezó a ver casi de inmediato. Mientras en 2000 no hubo flujo de inversión hacia Colombia desde ese país, en 2003 la cifra fue de US$1,9 millones y para 2005 ya se situaba en US$7,3 millones, con lo cual el acumulado de inversión peruana en Colombia fue hasta el año pasado de US$60,1 millones, mientras el de Colombia en Perú alcanzó US$1.228 millones hasta el año pasado.

Con México el acuerdo empezó a correr desde 1995, pero además de inversión recíproca contempló otros aspectos que permitieron resultados más contundentes. En 1994, antes de la ratificación del acuerdo, la inversión mexicana en el país era de US$6,7 millones, un año después aumentó a US$7,5 millones y en el 97 ya sumaba US$46,5 millones. El acumulado de la inversión de México en Colombia fue de US$1.299 millones hasta el año pasado.

Y es que este tipo de convenios, que se enfocan en el respeto del Estado a la inversiones internacionales, son una herramienta fundamental para el desarrollo económico de las naciones, debido a que definen la forma de protección de la inversión y brindan estabilidad a los inversionistas.
 
"Colombia se beneficia con más tecnología, mayores fuentes de financiación internacional y acceso a programas gerenciales que le permiten elevar su nivel de conocimiento y operaciones", opina Jorge Ramírez Ocampo, socio de la firma Araujo Ibarra & Asociados.

Según diferentes estudios publicados durante los últimos años, es notorio el efecto que un acuerdo bilateral de inversión tiene en la atracción de inversión extranjera hacia un país en desarrollo. Según el informe "¿Los BIT realmente funcionan?" publicado en la Revista de Derecho Internacional de Harvard en 2005, un acuerdo de inversión entre un país exportador de capitales y un país receptor de inversión genera una desviación positiva de los flujos de inversión del primero hacia el segundo, pues los inversionistas lo prefieren sobre aquellos países con los que no tiene ningún acuerdo.

Desde el punto de vista del país que recibe la inversión también se favorece la suscripción de nuevos acuerdos. El estudio titulado "¿Los Acuerdos Bilaterales de Inversión incrementan la Inversión Extranjera Directa hacia los países en desarrollo?" publicado en London School of Economy - Research Online, indica que si un país desarrolla una política agresiva de suscripción de este tipo de tratados con países desarrollados puede prever un crecimiento en los niveles de su inversión del 43,7% al 93,2% dependiendo del nivel de calidad y credibilidad institucional. Así mismo, el estudio determina que el país puede esperar un aumento del 42% al 104% en su participación de la inversión total destinada hacia los países en desarrollo.

Lo que viene
"Con la ratificación del acuerdo entre Colombia y España, el país le trasmite a los inversionistas extranjeros un claro mensaje de aceptación de estándares internacionales para la protección de las inversiones", sostiene el Ministro de Comercio, Industria y Turismo, Luis Guillermo Plata.

Esto cobra gran importancia si se tiene en cuenta que entre 1994 y 2006, el acumulado de inversión directa de España en Colombia llegó a US$4.460 millones, cifra que con respecto a 2005 tuvo un crecimiento de 12,5%.

En el orden de países que cuentan con los mayores montos acumulados de inversión extranjera directa en Colombia para el año 2006, España se ubica en el tercer puesto, precedido por Estados Unidos y el Reino Unido. Esto significa que el 12,5% del acumulado de inversión extranjera directa en Colombia es de origen español.

Y si miramos las oportunidades generadas para los colombianos, encontramos que España se ubica en el lugar número 12 de los 43 países donde Colombia ha efectuado inversiones, que durante 2006 ascendieron a US$3,2 millones de dólares, lo cual es muy destacable si se tiene en cuenta que en 2005 dicha cifra fue inferior a US$1 millón.

La meta del gobierno para los próximos años es emprender la más ambiciosa agenda de negociaciones comerciales, la cual incluye la negociación y suscripción de 20 acuerdos de doble tributación, la suscripción de cuatro nuevos Tratados de Libre Comercio y 15 acuerdos de promoción y protección recíproca a las inversiones. Actualmente, se están negociando acuerdos con el Reino Unido, Alemania, Francia, Bélgica, Países Bajos, China y la República Checa.

Si se logran buenas negociaciones con estos países y la Corte Constitucional las declara exequibles como ya sucedió con España, los colombianos serán testigos en los próximos años de un auge comercial en todos los sectores de la economía y tendrán la oportunidad de encontrar una mejor oferta de productos y servicios con precios que se ajustan a todos los presupuestos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.