| 1/19/2007 12:00:00 AM

Ecuador ¿También por fuera de la CAN?

Si Ecuador se retira de la CAN, el bloque de integración podría desmembrarse definitivamente y ese país perdería los beneficios de los mercados de sus mayores socios comerciales.

Las primeras declaraciones que hizo Rafael Correa como presidente electo de Ecuador respecto a la integración andina, hicieron pensar a los analistas económicos que él seguiría los mismos pasos de su homólogo Hugo Chávez: se retiraría de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y se integraría en Mercosur. Estas afirmaciones causaron fuertes reacciones internas, principalmente de los empresarios, quienes han hecho esfuerzos importantes de inversión para crear una infraestructura de exportación al mercado andino.

Ante este panorama, Correa decidió suavizar su posición al asegurar que todavía había salidas para el bloque económico que, según él, se encuentra herido de muerte por el retiro de Venezuela y la firma de los tratados de libre comercio con Estados Unidos por parte de Colombia y Perú. Lo cierto es que si Ecuador se retira de la CAN, el bloque podría desmembrarse definitivamente y ese país perdería los beneficios de los mercados de dos de sus mayores socios comerciales: Perú y Colombia.



Ecuador no se iría de la CAN

Según Marcel Tangarife, abogado colombiano experto en comercio exterior, uno de los argumentos más fuertes que utilizan los ecuatorianos para apoyar un retiro de la CAN son los desequilibrios e incumplimientos en materia comercial de los países que la integran. "En la relación con Colombia, los ecuatorianos se sienten perjudicados por las dificultades que han tenido históricamente para exportar sus excedentes de arroz", afirma.

Sin embargo, para Alfredo Arízaga, ex ministro de Economía ecuatoriano, no es Ecuador el único país andino afectado por los desequilibrios dentro del bloque. "Los incumplimientos han sido constantes en todos los países, que básicamente tratan de proteger algunos sectores sensibles. Por eso, hay reclamos permanentes e incluso sanciones comerciales". A pesar de esto, Ecuador se ha beneficiado del mercado andino. "Después de Estados Unidos y Europa, Perú y Colombia son los principales destinos de sus exportaciones, en especial las no tradicionales", agrega Arízaga.

"Además de los beneficios del mercado andino, otras razones hacen pensar que Correa no se atreverá a seguir los pasos de Venezuela", asegura Juan Carlos Elorza, experto en integración andina. Primero, no tiene el mismo poder sobre la producción de petróleo que Hugo Chávez en su país. Segundo, Correa no cuenta con el apoyo de la región de Guayaquil, que concentra la mayor parte de los empresarios y, por último, tiene el Congreso en su contra.



¿Y si decide irse?

En el corto plazo, podría asegurarse que Ecuador seguirá siendo parte de la CAN. Sin embargo, Correa le ha puesto un límite de un año para que funcione; de lo contrario, su abandono sería definitivo. Según Arízaga, en ese caso, las consecuencias comerciales no serían inmediatas. "Hay un plazo de cinco años, dentro del cual siguen funcionando los acuerdos comerciales y durante el cual los países buscarían algún tipo de acuerdo que evite la interrupción de las preferencias arancelarias".

"Como lo hemos visto en el caso de la negociación con Venezuela, hay un gran riesgo de que se introduzcan nuevos aranceles por parte de Ecuador, lo que implicaría una posición recíproca de los demás países y, en consecuencia, la pérdida de competitividad de los productos provenientes de los países andinos", asegura Arízaga. Dos pronunciamientos del equipo del presidente electo hacen además pensar que esos aranceles tengan niveles elevados —alrededor de 18%—. Primero, ese camino compensaría la pérdida de ingresos fiscales por la reducción de dos puntos porcentuales del IVA. Segundo, retornar a un modelo de sustitución de importaciones —como se ha propuesto en varias ocasiones— significaría proteger la producción nacional vía aranceles en especial para los productos terminados.



Consecuencias para Colombia

Aunque entre Colombia y Ecuador aún hay algunos temas comerciales por resolver, como el de los licores, el transporte internacional de mercancías por carretera y el requerimiento para los nacionales colombianos de presentar el pasado judicial en la frontera; "los 37 años de vida de la CAN han demostrado que es el mejor escenario de perfeccionamiento comercial para los dos países", asegura Tangarife.

Según datos de la oficina de Proexport en Quito, Ecuador es el tercer socio comercial de Colombia. En 2005 se alcanzaron exportaciones por US$1.397 millones, 2,8 veces más que lo vendido en los 6 años anteriores gracias a la venta de energía eléctrica, vehículos, productos agroindustriales, entre otros. Por su lado, Colombia es el cuarto mercado para las exportaciones totales de Ecuador y el segundo para sus exportaciones no petroleras, además es un proveedor importante de energía eléctrica. Los rubros más dinámicos de las exportaciones ecuatorianas al país son los vehículos, las preparaciones de pescado, papel y cartón, entre otros.

"Por esto, si Ecuador se retira de la CAN, Colombia deberá negociar lo más pronto un acuerdo comercial con ese país en el marco de la ALADI, que recoja la mayor cantidad de normas andinas para las exportaciones de bienes y servicios y la protección de las inversiones", dice Tangarife. Sin embargo, los más perjudicados por su retiro serían los mismos ecuatorianos pues Colombia está viviendo un proceso de apertura a los mercados internacionales: firmó tratados de libre comercio con Estados Unidos, Chile y Centroamérica y tiene pendiente las negociaciones con Canadá y la Unión Europea.

El futuro de la CAN

El bloque de integración podría continuar su proceso de perfeccionamiento y consolidación de la zona de libre comercio, si el discurso de Rafael Correa mantiene la línea de conseguir una situación más equitativa para Ecuador dentro de la CAN. De lo contrario, la integración no tendría sentido porque, según Juan Carlos Elorza, quienes sostienen el arancel externo común, ahora que Venezuela está por fuera, son precisamente Colombia y Ecuador.

"Vale la pena hacer esfuerzos grandes para que la CAN alcance su fin último: convertirse en un bloque que no solamente comprenda materias comerciales, sino que avance en la consolidación de políticas macroeconómicas y de defensa", afirma Arízaga. Sin embargo, la división política e ideológica podría hacer de esta una tarea titánica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?