| 4/15/2005 12:00:00 AM

'Sería un golpe de estado'

Mientras las empresas mayoristas de gas consideran que el proyecto atentaría contra la expansión del gas vehicular, los minoristas ven una oportunidad para dualizar estaciones.

'Sería un golpe de estado'
Si bien en la discusión del proyecto el tema central es la distribución de gasolina, también afectaría la distribución del gas vehicular porque no les permitiría a los mayoristas operar sus propias estaciones.

"El proyecto del gas vehicular está atado a la masificación del uso del gas como combustible en Colombia. Si se le pone una talanquera en la operación, sería casi la muerte civil antes de que el proyecto empiece a funcionar", explica Rafael Mateus, vicepresidente de Relaciones Externas de Gas Natural, pues, en su concepto, el gas vehicular es una opción, frente al desmonte de los subsidios de la gasolina y el diesel.

En opinión de los mayoristas, se requieren inversiones superiores a los $1.000 millones por estación y una red importante de operación para ampliar la cobertura. Esto significaría un músculo financiero que les permita avanzar en este proceso. "Las empresas distribuidoras, como Gas Natural o Promigas, tienen la solvencia económica para hacer que el proyecto funcione", agrega Mateus.

Por su parte, los minoristas de combustibles ven una posibilidad de operar este combustible. "Tenemos una red de 2.150 estaciones. ¿Para qué van a construir más estaciones de servicio? ¿Por qué no dualizamos estas estaciones, de tal manera que puedan vender combustibles líquidos y gas?", se pregunta Cañizares.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.