| 7/31/1998 12:00:00 AM

Qué es una calificación de riesgo

Qué es una calificación de riesgo
La calificación de riesgo es una convención del mercado sin la cual es prácticamente imposible lograr una exitosa colocación de bonos en el exterior.

Las calificadoras de riesgo evalúan bonos soberanos, que no es otra cosa que calificar el riesgo de invertir en bonos emitidos por un país. Además, les ponen nota a los bonos de gobiernos regionales o municipales (como Bogotá) y de empresas.



El "riesgo soberano" es el techo país. Es decir, ningún emisor nacional puede obtener una nota superior a la del país. Esto es así, porque al final de cuentas es el gobierno el que está facultado para restringir la disponibilidad de divisas y, por tanto, la capacidad de los emisores para cumplir sus obligaciones en moneda extranjera.



Lo principal, sobre todo en el caso de las economías emergentes, es que el país obtenga su calificación de riesgo soberano, para que los potenciales emisores de bonos en moneda extranjera del país puedan ser calificados posteriormente.



El producto final de las calificadoras es un rating, que no es nada diferente a una opinión acerca del grado de riesgo crediticio relativo asociado a un título particular. La opinión siempre es relativa en el sentido de que compara si el riesgo de default o de moratoria por parte de un emisor es mayor o menor que el de cualquier otro dentro de un mismo país o dentro de una misma región.



La calificación no dice nada acerca de si una inversión es una buena o mala compra. Simplemente evalúa el riesgo crediticio de un emisor para lo cual es indispensable mirar "el querer y el poder". Es decir, la capacidad y la voluntad de pago.



El principal criterio para evaluar la voluntad es ver cómo ha sido el pasado. A pesar de tener problemas en algunas áreas, la voluntad de pago que ha demostrado Colombia históricamente le ha permitido mantener la calificación de grado de inversión que le otorgaron desde el principio.



Venezuela, por el contrario, aunque tiene una carga de deuda menor y una capacidad de pago superior, tiene una calificación inferior a la de Colombia porque en varias ocasiones decidió no pagar su deuda externa.



Además de la calificación, hay un outlook que determina si el país se va a mantener con la misma calificación o no. Cuando la calificación se otorga por primera vez, el outlook es estable. Pero éste puede variar a positivo o negativo, si el analista considera que se están acumulando presiones en contra o a favor del rating.



En este momento, tanto S&P como Duff & Phelps mantienen el outlook de Colombia en estable porque confían en que el país sí va a hacer los cambios que requiere para mantener la calificación "grado de inversión" que tiene ahora. Moody's, por el contrario, cambió en mayo pasado el outlook de estable a negativo porque tiene dudas acerca de la capacidad del país para hacer los ajustes que requiere.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.