| 9/24/1999 12:00:00 AM

¿Cuáles creería usted, entonces, que son los componentes de una empresa ética?

¿Cuáles creería usted, entonces, que son los componentes de una empresa ética?
Para simplificar, déjeme enumerar ocho elementos:



1. Una cultura organizacional potente, con valores comunes (más que reglas) que guían el comportamiento de sus miembros. La conciencia de estos valores construidos colectivamente, más que de unas reglas impuestas, es lo que más puede cohesionar a una organización.



2. El talento humano es el principal capital de la empresa. Todo ser humano es digno de respeto: no puede ser tratado como un medio sino como un fin. Este es el principio ético fundamental.



3. La calidad total es la aspiración de la empresa. Más que con la consecución de certificados, se obtiene satisfaciendo a los principales stakeholders, asociados: los clientes, los proveedores, los accionistas, los empleados... Es fundamental por la preparación que le da a la empresa para afrontar el mercado.



4. La combinación de la búsqueda de bienes tangibles (materiales) e intangibles, como la armonía, la cooperación, la ausencia de conflicto y la cordialidad. Estos bienes inmateriales pertenecen al capital de una empresa. Generan lo que yo llamo el Capital Simpatía, que ayuda a generar, sin duda, utilidades para la empresa.



5. Preocupación por los stakeholders y no solo por los stockholders (accionistas). La empresa mira quiénes son los afectados por sus actuaciones: los trabajadores, los proveedores, los clientes y los competidores, y busca relaciones óptimas con todos ellos.



6. Asumir la responsabilidad social por sus actuaciones. Quien actúa produce consecuencias cuyas responsabilidades tienen que ser asumidas.



7. Se lleva a cabo una dirección por valores, que va más allá de la dirección por instrumentos, por objetivos o por resultados. El buen directivo contagia valores.



8. Predomina un contrato moral de las empresas con sus integrantes, más allá del contrato legal. Este contrato moral es la mejor guía para formar a las personas de manera tal que, si no siempre puede garantizarse el empleo, sí pueda desarrollarse la empleabilidad.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.