| 4/13/1998 12:00:00 AM

¿Y las reglas de juego, Presidente?

Los candidatos presidenciales responden las preguntas de Dinero sobre los temas que preocupan a los empresarios.

En la encuesta a los 100 empresarios más importantes del país realizada por Dinero, el clamor por unas reglas de juego estables es general. Por ello, preguntamos a los candidatos presidenciales sobre el tema. En esta ocasión, presentamos las respuestas de tres de ellos pues el general (r) Harold Bedoya no respondió.



Andrés Pastrana



Para generar empleo y hacer prosperar nuestra economía, la primera condición es despertar de nuevo la confianza de empresarios y trabajadores en un buen manejo macroeconómico con reglas de juego estables. La estabilidad es la única manera de afianzar el ahorro y la inversión productiva, que son las bases de un crecimiento económico sólido. Con este fin llevaremos a cabo las siguientes medidas:



* Daremos incentivos tributarios para las empresas que generan nuevos empleos, permitiendo descontar del impuesto de renta (hasta un 14% de su monto anual) los salarios que demanden los nuevos puestos. Además, eliminaremos la renta presuntiva sobre el patrimonio bruto para no castigar a las empresas endeudadas, simplificaremos el sistema de ajustes por inflación, reformaremos la estructura de tributación territorial, eliminaremos la doble tributación en el impuesto de industria y comercio, y rebajaremos el IVA del 16% al 12%.



* En materia cambiaria, mantendremos una tasa de cambio competitiva y no habrá más revaluación. Para lograr esto, evitaremos los serios desequilibrios actuales en los frentes fiscal y externo.



* En comercio exterior, las exportaciones serán las más beneficiadas con nuestro manejo macroeconómico y la superación definitiva de las causas de la revaluación del peso. Le aseguramos al sector rural una protección arancelaria y subsidios a insumos y tecnología. La integración comercial del campo colombiano solamente se realizará acompañada del desmonte de los subsidios internacionales, con plazos prudenciales compensatorios para neutralizar las distorsiones del mercado internacional.



* En las normas regulatorias, rebajaremos los costos y reduciremos las trabas burocráticas para establecer un negocio, que terminan por impedir nuevas empresas y empleos. Además, rescataremos de las garras del clientelismo a las entidades regulatorias, como la Superintendencia de Servicios Públicos, y las dotaremos de los medios necesarios para una gestión eficiente.



* Para garantizar el cumplimiento de estas reformas, en la Gran Alianza por el cambio nos comprometemos a la evaluación estricta de los logros y a que la ciudadanía conozca periódicamente los avances. Además, todas estas medidas son consistentes con nuestro objetivo de reducir el déficit fiscal al 1,5% del PIB, ya que seremos inflexibles en extirpar la corrupción, el gasto innecesario del gobierno y la evasión fiscal.



Noemí Sanín



La mejor manera de garantizar un buen clima para los negocios es por medio de una política estable, que sea predecible y confiable, con una orientación definida y consistente de los asuntos económicos y que envíe señales inequívocas a los empresarios para la adecuada toma de decisiones e inversión. En el nivel macroeconómico implica la consistencia de las políticas fiscales, monetaria y cambiaria; en el microeconómico, haremos flexibles y eficientes los mercados laboral, financiero y de capitales, para modernizar y hacer competitivo el aparato productivo.



Por tanto, es preciso:



1. Recuperar la rentabilidad de las actividades agropecuarias en un entorno macroeconómico estable.



2. Eliminar el enorme retraso del país en materia de infraestructura.



3. Estructurar una política comercial que promueva las exportaciones y sea consistente con la estabilidad macroeconómica.



4. En materia de impuestos:



* Racionalizar la estructura tributaria.



* Rediseñar la composición, destinación y eficiencia del gasto público.



* Crear mecanismos institucionales independientes ­y de menores costos­ para la fiscalización del uso y pertinencia de la destinación de los recursos públicos.



* Reducir las tasas marginales del impuesto de renta y complementarios al 30% tanto para los individuos como las empresas.



5. Eliminar el déficit fiscal en un período de dos años y disminuir simultáneamente el tamaño del gasto total del Estado.



6. Reducir en dos años las dos terceras partes de las cargas a la nómina.



7. Eliminar las restricciones legales sobre los contratos de trabajo temporales, a término fijo y de tiempo parcial. Mejorar las condiciones de contratación, despido y prestacionales, en especial de las pequeñas y medianas empresas.



8. Dar seguridad a la inversión nacional y extranjera, eliminando la expropiación sin indemnización.



La mejor manera de garantizar la permanencia de las medidas es con voluntad política, en los planos legal y constitucional. Me propongo sacar en los primeros meses un paquete legislativo y constitucional integral para superar la encrucijada en la que nos encontramos. En el resto de mi gobierno el país disfrutará un nuevo rumbo con un crecimiento económico del 8%, jalonado por la inversión y las exportaciones, y con más equidad y participación. El desarrollo sostenido y equitativo será la mejor garantía de la estabilidad de las reglas del juego que necesitan los empresarios.



Horacio Serpa



No se puede confundir todo cambio de rumbo en la política pública con un "cambio en las reglas del juego". Me comprometo a mantener, o a restablecer según el caso, las reglas básicas: el cumplimiento de todos los contratos, la recuperación de la justicia, el ataque a la impunidad y la corrupción, el debido proceso, la separación de poderes, el respeto a los derechos fundamentales.



Ahora bien, haremos cambios de rumbo. Y algunos de ellos, que tienen inmediato interés para los ciudadanos que viven en el mundo empresarial, en la producción campesina y en el rebusque, serán drásticos. Pero estoy convencido de que tales cambios van en dos direcciones positivas:



1. Hacia construir expectativas de estabilidad para la inversión y la planificación de mediano plazo. Para ello, el ajuste fiscal es fundamental.



2. Hacia construir un ambiente propicio para la mayor prosperidad de los ciudadanos, particularmente los más débiles.



Por el espacio, limito mi respuesta a lo tributario: a los evasores de impuestos y a los contrabandistas voy a cambiarles las reglas de su propio juego, que debilita el fisco y significa una conducta de competencia ilegal, desmoralizante y desleal con quienes pagan lo que les toca por ley. Voy a promover en el Congreso la adopción de sanciones penales verdaderamente drásticas contra el contrabando y la evasión rampante.



Voy a proponerle al Congreso la simplificación del Estatuto Tributario, para reducir la indebida elusión de impuestos. Yo sí podré contar con las fuerzas mayoritarias congresionales que le permitan al gobierno tramitar con éxito estas iniciativas.



Pero voy a mantener la estabilidad de las tasas actuales de tributación a la renta y de IVA. Si tenemos éxitos contundentes contra la evasión y la elusión, podremos proponer, después, alguna reducción de dichas tasas. Pero no antes. Nada de andar prometiendo reducciones de tarifas sin contemplar la situación del balance fiscal.



No habrá extensión del IVA a los productos de la canasta familiar que hoy están excluidos. Vamos a adoptar por 10 años el régimen contractual de estabilidad tributaria para el IVA, que se suma al que ya existe para el impuesto de renta.



Vamos a mantener la independencia del Banco de la República y continuaremos "entrenando" en la coordinación real y eficiente con la autoridad monetaria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?