| 3/16/1998 12:00:00 AM

¿Y la economía, Presidente?

Los candidatos responden las preguntas de Dinero sobre los temas que preocupan a los empresarios.

El país parece encaminado a un crecimiento económico muy lento. Fedesarrollo y algunos centros de investigación internacionales predicen que, de seguir las tendencias actuales, la economía no crecerá más allá del 3% anual en los próximos tres años. La combinación del déficit fiscal y la vulnerabilidad cambiaria indican que, con una alta probabilidad, el próximo gobierno dará sus primeros pasos en medio de una seria crisis macroeconómica.



Por esta razón, en la tercera ronda de discusiones con los candidatos presidenciales sobre los temas críticos para el futuro del país, Dinero ha querido indagar sobre la estrategia macroeconómica.



Les hemos formulado dos preguntas:



1. ¿Cuál es su estrategia para resolver la actual situación macroeconómica y acelerar el crecimiento?



2. ¿Cuáles son las tres medidas más importantes que usted presentará en los primeros días de su gobierno?



Harold Bedoya




Para empezar, contrataré una auditoría internacional a fin de establecer el estado real en que recibiré el gobierno. Y, con respecto al déficit fiscal, examinaremos los proyectos en ejecución y los compromisos adquiridos por el gobierno Samper con cargo al presupuesto nacional, que ahondan aún más el actual déficit.



Emprenderé un proceso de reingeniería en todos los niveles de la administración, para lograr la racionalización y optimización del gasto en el sector estatal, que son una prioridad del modelo que implementaré, a fin de poner en orden las finanzas públicas. Esto irá paralelo con un programa anticorrupción, como componente fundamental de las finanzas del Estado.



Antanas Mockus



Es clave mantener una unidad entre la agenda de gobierno y la agenda económica, centrada en el tema de la construcción de la convivencia y la reducción de la violencia en el país.



Este criterio se opera fijando unos límites dentro de los cuales el manejo de los conflictos colombianos tiene prioridad sobre la optimización, a toda costa, de las variables económicas. Confío radicalmente en la junta del Banco de la República y le pediré que colabore en la fijación de estos límites. Colombia no logrará la convivencia si no coloca de manera clara la solución del problema básico de la sociedad ­que es el monopolio de la fuerza­ por encima del manejo de las coyunturas económicas.



Sacrificaría con toda seguridad moral un par de puntos del crecimiento económico a cambio de la paz. Además, la recuperación de vidas de colombianos podría representar unos puntos del PIB. Al reconstruir las condiciones de seguridad, de convivencia, de mayor capacidad social de resolver conflictos, la economía se recuperaría. Si nos demoramos dos, tres años en esa recuperación no importa. La inversión hecha es contundentemente justificable.



Las tres medidas más importantes serán:



1.
Involucrar la agenda política con la económica para reducir las muertes violentas en Colombia.



2. Convocar los Consejos Nacionales de Paz, de Productividad, de Planeación y de Educación.



3. Desarme civil y solicitud al Consejo Nacional de Televisión para que noticieros y programas ayuden a reconstruir el tabú frente a la vida humana.



Noemí Sanín



Antes de 150 días se tomarán las medidas necesarias para corregir los graves desequilibrios y garantizar un ambiente de crecimiento en los últimos tres años de mi gobierno.



Adoptaré un severo ajuste fiscal, para eliminar en un año 5 puntos de déficit. La reducción del gasto aportará 3 puntos. Eliminaré los fondos de cofinanciación, los programas presidenciales y el despacho de la primera dama. Eliminaré tres ministerios. Capitalizaré socialmente las empresas estatales. Exigiré eficiencia en seguridad, justicia y salud. Los otros dos puntos provendrán de la racionalización de la estructura tributaria, ampliando la base de tributación, eliminando excepciones, reduciendo las tasas y fortaleciendo la capacidad tributaria de los entes locales.



Sin desequilibrio fiscal, el Emisor tendrá plena autonomía para llevar la inflación rápidamente al 3%. La competitividad de la economía se fortalecerá con una evolución cambiaria más estable y estimulante, en medio de la apertura.



A partir del 2000, la economía y el empleo crecerán al 8% anual. Para eliminar el desempleo emprenderé un agresivo programa de subsidios de vivienda y servicios que generará un millón de empleos. Y propondré un programa de flexibilización de contratos laborales para que más gente pueda trabajar sin restricciones, así como subsidios directos a la creación privada de empleo, rediseñando los actuales impuestos a la nómina.



Se despolitizarán las decisiones económicas. Propongo un período de 10 años para la junta del Emisor, con voz pero no voto para el Minhacienda, lo que incrementará la independencia de la junta. Los 5 ministros claves estarán en su cargo durante 4 años. Y habrá una Junta Fiscal independiente, análoga a la del Emisor, para el manejo del gasto público.



Habrá una rebaja hasta del 14% en el impuesto de renta a las empresas que generen nuevos empleos. Y se reducirá el IVA gradualmente, del 16% al 12%.



Andrés Pastrana



La clave para crecer es adoptar, desde el 7 de agosto, una nueva política económica. Ello es crucial para reducir la fragilidad cambiaria, mantener bajas tasas de interés y atraer nueva inversión extranjera. Una economía en movimiento con empleo creciente será el sustento de la gran política social, basada en la educación, la salud, el apoyo a los campesinos y la consecución de la paz.



La corrección de los desequilibrios macroeconómicos implica un recorte fuerte en el gasto improductivo del gobierno central, hoy dominado por intereses particulares clientelistas y fondos de financiación politizados.



Vamos a presentar al Congreso proyectos de reforma constitucional y legal para poner orden en las transferencias a los departamentos y los municipios, profundizando la descentralización y fortaleciendo los tributos locales y regionales, así como evitando las duplicidades de gasto. Estas reformas redundarán en municipios y departamentos más fuertes ­pero también más responsables y con una clara delimitación de funciones­ y en un gobierno central más efectivo en sus prioridades sociales.



Mi tercera propuesta es reducir impuestos para fomentar el crecimiento. Habrá una rebaja tributaria hasta del 14% a las empresas que generen nuevos empleos, permitiéndoles descontar los salarios de los trabajadores nuevos del impuesto de renta a su cargo. Además, se reducirá el IVA gradualmente, del 16% al 12%. Reducir estos impuestos servirá de señal a la economía para invertir y generar empleo productivo y estable, y estimulará la demanda agregada. Los mayores recaudos del gobierno deben venir de una economía en crecimiento.



Alfonso Valdivieso



Para duplicar la tasa de crecimiento, generar empleo, consolidar una economía competitiva y crear una estabilidad macroeconómica tomaré las siguientes medidas:



1. Reducir el gasto público, generando así un ahorro superior al 3% del PIB.



2. Concertar con el Banco de la Republica un manejo monetario para reducir la inflación a un dígito.



3. Revisar los gravámenes a la nómina de nuevos empleos y empresas pequeñas.



4. Multiplicar las opciones de capacitación técnica.



5. Impulsar programas de construcción privada de infraestructura de vías, energía, comunicaciones y de vivienda de interés social.



6. Establecer normas de competencia que impidan comportamientos desleales o abusivos.



7. Concentrar el gasto social en educación y salud, con énfasis en la educación básica y en la capacitación para la mujer.



8. Proteger la propiedad intelectual y apoyar toda investigación sobre tecnologías aplicables.



9. Revisar el sistema tributario para premiar a quienes ahorran e invierten. Profundizar las reformas de los mercados financieros y de capitales para aumentar las tasas de ahorro.



10. Estimular una mayor participación ciudadana en la inversión, procurando que las privatizaciones diseminen la propiedad, al tiempo que atraigan nuevo capital y tecnología.



11. Introducir incentivos especiales para las empresas que traten en forma igualitaria a las mujeres.



12. Aplicar las normas de comercio exterior protegiendo de manera uniforme a los productores nacionales.



Horacio Serpa



Nuestros esfuerzos por salir de la pobreza y de la injusticia social sólo podrán tener éxito con alto y sostenido crecimiento económico. Si nos quedamos en tasas de 3 ó 4%, tales esfuerzos chocarán con barreras colosales. Necesitamos el doble.



Sin estabilidad macroeconómica, el crecimiento no va a llegar. Voy a atacar los considerables desajustes fiscales, que amenazan la estabilidad. Voy a conjugar estabilidad, crecimiento y progreso social.



La guerra bloquea las perspectivas de crecimiento como ningún otro factor. Haré todos los esfuerzos para negociar la paz. Esta es mi política fundamental de crecimiento.



Voy a buscar un Acuerdo Nacional para la Estabilización de la Economía, para llevar la inflación a un dígito sin debilitar el crecimiento. Este acuerdo precisa un mandato claro para realizar reformas que recuperen la estabilidad fiscal, hagan más eficiente el gasto, ataquen la evasión tributaria y tranquilicen la situación cambiaria. Ello dinamiza las exportaciones, que son motores muy potentes del crecimiento.



Voy a proponer la simplificación del régimen tributario. Su actual complejidad es fuente de elusión masiva. Si lo logramos, será posible pensar en una reducción de las tasas impositivas.



Voy a dirigir un proceso de clarificación de responsabilidades financieras entre el gobierno nacional y los entes territoriales en el gasto público social.



Voy a articular la política de vivienda con una estrategia de estímulo a la construcción y de generación de empleo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?