| 4/27/2006 12:00:00 AM

Visionario con pies en la tierra

Mejoras en la productividad y acercar las normas a la práctica de los negocios son dos de los puntales del programa económico de Antanas Mockus.

Las respuestas de Antanas Mockus, candidato presidencial del Partido Visionario, en torno a su programa económico, mezclan el peso de la experiencia y el método del profesor de filosofía aplicada a lo público y han perdido mucho del desabrochado y simpático desparpajo del militante de centro izquierda que había dejado la rectoría de la Universidad Nacional, meses antes de entrar de lleno en su trabajo político que lo llevó dos veces a la Alcaldía de Bogotá.

Dinero presenta el segundo artículo de su serie sobre las propuestas económicas de los candidatos a la Presidencia de la República.

¿Cuál es el elemento más importante en su política para aumentar el crecimiento económico? Es la reducción de la distancia, o de las contradicciones, entre lo culturalmente aceptado y lo legalmente ordenado. Por ejemplo, en el sector del transporte urbano el contrato oficial es por el salario mínimo y 48 horas de trabajo a la semana. En la vida real, los ingresos son bastante más altos, pero se evaden aportes parafiscales y otras arandelas y el trabajo es de 95 horas por semana, según estudios del Fondo Nacional de Prevención Vial.

En este mismo tema hay que añadir dos aspectos. La calidad de la intervención estatal, nacional y local y los costos de la corrupción. Acercar lo culturalmente aceptado y lo legalmente ordenado es una manera distinta de decir reducir la corrupción.

¿Cuál sería su pilar para reducir la pobreza en el país? Es productividad. Y uno de los factores más importantes para elevar productividad es la educación de calidad. Y en educación de calidad, en el corto plazo, hay que poner la prioridad en los jóvenes con ciencia y tecnología, con doctorados. Pero también hay que trabajar en la generación siguiente desde el preescolar, desde lo que se llama infancia temprana de 0 a 6 años.

¿Cómo reduciría la desigualdad económica en Colombia? Por la vía de tributos progresivos, inversión social y reducción de la informalidad.

¿Una reforma tributaria estructural debería contener algo más? Sí, simplificación. Pero también se necesita cultura tributaria. Lo que hicimos en el Distrito.

¿Cómo aumentaría la competitividad colombiana? Productividad, ciencia y tecnología y, de nuevo, reducción de la distancia entre lo legal y lo culturalmente aceptado. Lograr que la celebración de acuerdos y el cumplimiento de acuerdos sean más baratos. Los japoneses invierten posiblemente 5 ó 10 veces menos recursos en abogados y pleitos porque tienen un sentido del cumplimiento de la obligación culturalmente establecido.

¿Cómo se deben establecer las prioridades en infraestructura para el TLC? Tiene que ser como se hizo con el Plan Maestro del transporte en Bogotá, comparando los beneficios por millón de dólares invertido. Hay una cierta tendencia a darle a cada región lo que pide, o lo que parece más prioritario. Se necesita tener la disciplina de mirar las obras como país y lo que haya que redistribuir, redistribuirlo luego por la vía de impuestos y gasto social.

¿Cuál sería la mejor herramienta para formalizar a los empresarios informales? Reducir los costos de entrar en la formalidad, reducir algunas reglas. Un ejemplo impresionante de proliferación de reglas es el sector salud. Se consumen muchos recursos en papeleos, porque no se confía suficientemente en la autorregulación y en la construcción de una especie de jurisprudencia práctica. Hay centenares de decretos reglamentarios de la Ley 100. Este ejemplo no corresponde exactamente a la pregunta, pues en la salud la informalidad no es la regla.

Ya se redujo mucho el papeleo para crear empresas. Ahora se necesita reducir el papeleo necesario para que las empresas vivan, o incluso para que se puedan cerrar.

¿Propone una política de creación de empresas? Las habilidades propias del emprendimiento deben ser divulgadas. Por ejemplo, Proexport -más que la promoción de artículos estilo Colombiamoda- debe entrenar a las pequeñas y medianas empresas en gestión de la innovación y en asociación, para que salgan a competir juntas. Creo que hay un reto de juntar conocimiento con producción. El camino allí es la educación.

¿Cómo se combatiría el desempleo? Si se pone la situación muy crítica, la sociedad puede hacer raciocinios como los que proponía en estos días el informe del Banco Mundial. Se reduce la jornada laboral y de manera parcialmente proporcional a eso se frena un poco el crecimiento del salario mínimo, o se buscan condiciones excepcionales y temporales de flexibilidad. Pero eso es solo si esto se pone dramáticamente duro. Si no, hay que estudiar si el tema es de ocupación o de ingresos. Si uno puede separar un poco los dos, la agenda educativa vuelve a tomar un lugar central.

¿Es partidario de reducir o eliminar los parafiscales a la nómina? Si se les encuentran fuentes alternas creíbles y aceptables. Si no, hay que tener en cuenta que son el 4% de la masa salarial y no volver eso un asunto de vida o muerte. Con eso estoy también reconociendo que las cajas de compensación tienen un poder de cabildeo impresionante. Torearlas por torearlas no tiene sentido. Si en una rendición de cuentas se determina que no usan los recursos de manera eficiente y equitativa, podría reabrirse la discusión, pero en la medida en que tienen imagen de buenas administradoras, yo no reabriría ese tema innecesariamente.

¿Está de acuerdo en conformar un Ministerio de Tecnología? Es posible que eso ayude a hacer visible la prioridad y sería bueno que desde ahí se coordinara el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología y eventualmente se retomara parte o toda la actividad de acompañamiento desde el Estado a las funciones del sistema educativo superior.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?