| 12/7/2006 12:00:00 AM

Un nuevo impulso

El gobierno incluyó su propuesta de agenda interna en el Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010. Sin embargo, la materialización de los proyectos depende del desempeño del sector privado, el trabajo de seguimiento en las regiones y el fortalecimiento de la estructura institucional.

El Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010, que será presentado en febrero del próximo año al Congreso junto con el Plan Plurianual de Inversiones, recoge la propuesta de acciones que el gobierno realizó con base en las apuestas productivas recibidas de las regiones y los sectores en el marco de la definición de la agenda interna, así como los recursos que serán destinados a su ejecución durante el próximo cuatrienio. Sin embargo, la propuesta no parece suficiente para que el país se ponga a tono para la entrada en vigencia del TLC. El fortalecimiento de la estructura institucional, el compromiso de las regiones y el sector privado, y la transformación social son claves en este camino.

El proceso de construcción de la agenda, que pretende mejorar la competitividad del sector productivo del país para enfrentar y aprovechar el proceso de internacionalización de la economía, se inició en 2004 y terminará a mediados de diciembre. La propuesta del gobierno, contenida en el PND, se está socializando con las autoridades gubernamentales locales, con los gremios, con los parlamentarios y con los miembros de la sociedad civil. Según Óscar Fernando Bravo, presidente de la Comisión Segunda de la Cámara y uno de los congresistas que han liderado esta etapa del proceso, el balance es positivo. "Se les está explicando cuáles son las posibilidades financieras del gobierno frente a los proyectos y necesidades que presentaron en sus apuestas productivas y, al mismo tiempo, estos territorios están haciendo ajustes de acuerdo con sus prioridades para ser competitivos".

En los departamentos más pobres del país que no cuentan con la suficiente capacidad productiva como Chocó, Cauca y Nariño, entre otros, la retroalimentación de la propuesta estatal se ha convertido en un tema de asistencialismo, asegura Bravo. Por el contrario, en departamentos con un sector industrial más desarrollado como Valle, Santander, Atlántico, Bogotá-Cundinamarca y Antioquia, el sector privado se ha comprometido a aportar recursos para sacar adelante los proyectos de la agenda interna. "Por esto, su construcción es un proceso tan valioso, porque el gobierno puede darse cuenta de aquellos territorios donde deben hacerse mayores esfuerzos", añade Bravo.

Plan Nacional de Desarrollo: ¿suficiente?
Carolina Rentería, directora del DNP, asegura que el Plan Nacional de Desarrollo es un primer gran esfuerzo para que el país desarrolle la capacidad de producir bienes y servicios que compitan exitosamente en mercados globalizados. Aunque en el Plan Plurianual de Inversiones se destina un monto importante de recursos para el desarrollo agropecuario y empresarial, la inversión en infraestructura, capital humano, ciencia, tecnología e innovación y el fortalecimiento de la institucionalidad; "hay que tener claro que este proceso no es estático. Todos los días se generan nuevas necesidades y el gobierno y el sector privado deben trabajar en conjunto para suplirlas. Es muy difícil que mañana tengamos una agenda interna nacional y regional totalmente terminada", explica Rentería.

Para Luis Gustavo Flórez, presidente de la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas, Acicam, y coordinador de la agenda interna para los sectores, el Plan Nacional de Desarrollo se quedó corto para impulsar las propuestas que hicieron los sectores y las regiones. "Debió ser más explícito y hacer prioridad en los proyectos. El tema de la internacionalización de la economía colombiana es tan importante, que el siguiente cuatrienio debe ser de agenda interna, paz, seguridad y desarrollo social", explica Flórez. Por otro lado, la senadora liberal Cecilia López explica que la entrada en vigencia del TLC no tendrá efectos positivos sobre la economía colombiana, menos aún cuando tenemos un retraso de 30 años en infraestructura física y capital humano. "Las transformaciones debieron empezarse hace mucho tiempo y deben además enfocarse en el desarrollo humano. El gobierno de Uribe tan solo le ha apostado a fortalecer el sector privado y ha olvidado la transformación social", añade López.

Algunas de las líneas de acción que fueron incluidas en el plan son muy similares a los planes de gobiernos pasados, pues las necesidades en infraestructura física, desarrollo tecnológico y educación no son muy diferentes a las de hace algunos años. Sin embargo, según Óscar Fernando Bravo, si no se hacen realidad, muy pronto el TLC podría traer efectos perversos. "Pero este plan es diferente, no se hizo de arriba hacia abajo como estamos acostumbrados, las regiones tienen ahora la oportunidad de redefinir su propio destino y prepararse para ser competitivas. Eso puede la verdadera ejecución de las inversiones".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?