| 11/23/2007 12:00:00 AM

Un mejor lugar para competir

¿Qué debe hacer el país para ser clasificado como un lugar fácil donde se puede hacer empresa? La opinión calificada de la IFC.

Colombia es uno de los principales reformadores del mundo y el más destacado de la región. Así lo reiterará la International Finance Corporation, el 28 de noviembre, cuando haga el lanzamiento formal en Bogotá de la edición en español de Doing Business 2008, la publicación que compara la facilidad de hacer negocios en 178 economías del planeta.

Es la segunda vez que el país aparece como uno de los reformadores más rápidos, un grupo que este año encabezaron Egipto, Croacia, Ghana, Macedonia y Georgia. Colombia ascendió 15 puestos en la clasificación, ubicándose en el lugar 66 entre las naciones que analiza el informe. Claramente, el país debe mantener el impulso reformador. Si pudiera conservar la tasa de aumento de 15 puestos por año, alcanzaría a México en 2010 y a los mejores de la región, Chile y Puerto Rico, en 2011 (ver tabla).

Hoy Colombia no está clasificado como un lugar fácil para hacer negocios. La ubicación en la tabla deja claro que Colombia debe mejorar más. A la misma conclusión se llegaría si se tomara la clasificación del World Economic Forum, en la que Colombia aparece en el puesto 65 en calidad del entorno de negocios, entre 131 países. ¿Qué se debe hacer?



El próximo paso

Para subir en la clasificación, la IFC recomienda empezar por reducir trámites y burocracia. La ventaja de esta estrategia consiste en que se tocan asuntos que el gobierno controla directamente. Las modificaciones en los procedimientos para conseguir licencias, registros y pago de impuestos no requieren grandes cambios legales y cuando se implantan, dicen en la IFC, pueden reducir los costos de operación de forma importante.

Uno de los aspectos prioritarios sigue siendo el de reducir el tiempo y el costo requerido para constituir una empresa. A pesar de los avances, hoy se necesitan 11 procedimientos y 42 días, mientras que en Dinamarca se constituye una empresa en un solo día.

La recomendación de la IFC es ampliar los servicios de las ventanillas únicas que operan en las cámaras de comercio. "No solo para el registro, sino para pago de impuestos, laborales y otros trámites después de incorporación de la empresa", le dijo a Dinero desde su oficina en Washington, Sylvia Solf, especialista de la IFC y coautora de Doing Business 2008. Los mejores países del mundo tienen un sistema de registro electrónico al que pueden acceder todos, através del cual un empresario puede registrar su empresa, pagar sus impuestos, y hacer otros trámites. "En Dinamarca se obtiene una firma digital y en un sistema en línea, el mismo día por internet, se registra la empresa con la administración fiscal y el seguro social", explica.

El proceso se podría acelerar si las empresas no tuvieran que ir a la notaría. En los mejores países del mundo este paso no es obligatorio. Las empresas grandes generalmente pasan por allí su documentación, pero no las demás. "Portugal reformó sus normas de notariado. Introdujo documentos estándar para constituir una empresa. Cuando los usa un empresario, no tiene que ir al notario", explica Sylvia Solf.

La micro para el desarrollo

También necesitan atención prioritaria el cumplimiento de contratos y la resolución de conflictos ante los jueces. En Colombia, en promedio, se requieren 34 procedimientos y más de tres años y medio para zanjar una disputa comercial, asegura la IFC.

"Los procesos judiciales en América Latina son de los más complicados del mundo. Normalmente se demoran mucho", explica la experta. Pero hay soluciones. En Perú se establecieron el año pasado Cortes especializadas en temas comerciales, con lo que pudieron reducir el tiempo de resolución para estos litigios. "En Perú se toman en promedio 468 días frente a 1.346 en Colombia", agrega.

Otro de los desafíos importantes en Colombia es el de simplificar el sistema tributario. "El año pasado hubo avances. Colombia simplificó el cálculo de los impuestos al quitar los ajustes por inflación", señala Sylvia Solf. Sin embargo, aún tiene 13 impuestos diferentes, más del doble de los mejores del mundo, como Singapur, que tienen cinco o seis impuestos.

La IFC sugiere áreas específicas para mejorar: "Se podrían unificar o combinar los tributos que se calculan sobre la misma base. Hay cuatro impuestos sobre salarios que se pagan por separado. Eso significa, por lo menos, que haya demasiados formularios" (ver tabla). En promedio, una empresa mediana hace 69 pagos de impuestos al año. Los de seguridad social y aportes parafiscales, que se pagan cada mes, ya representan 48. Si se unificaran y se mejorara el sistema de declaración y recaudo, se haría un avance enorme.

El estudio de la IFC reitera la importancia de reducir las cargas laborales, algo que el BID y Fedesarrollo han señalado tantas veces. La IFC calcula una tasa efectiva de impuestos corporativos sumando las tarifas de renta, IVA, los laborales y otras contribuciones. Esa cifra en el país alcanza el 82,4%, una de las más altas de América Latina. De ella, 32,7% corresponde a impuestos laborales y contribuciones.

El costo de despedir un empleado equivale al pago de 59 semanas de salarios. Las indemnizaciones son las más caras de América Latina. Rebajar cualquiera de estos costos no es una propuesta contra el empleo. "Las regulaciones laborales se han creado con buenas intenciones, pero tienen efectos contraproducentes. Protege a los trabajadores que ya tienen trabajo pero inhibe la contratación de jóvenes y mujeres. Contratarlos es un riesgo muy alto porque el costo del despido significa más de un año de sueldo", añade.

Simplificar los trámites también afecta la informalidad, otro de los problemas nacionales importantes. "Encontramos una correlación alta entre el nivel de informalidad y el nivel de complejidad del sistema regulatorio. En los países que reformaron su entorno, bajó la informalidad", señaló la experta. En Perú hicieron un experimento interesante. Se preguntaron qué pasaría si implantaban un sistema de creación de empresas como el de Estados Unidos, que toma seis días. Encontraron que con eso se podría reducir la informalidad en un 30%. En México se evaluó la posibilidad de recortar el tiempo de creación de empresas a la mitad. Encontraron un aumento de 4% en los registros de empresas y el empleo aumentó 2%.

Esto es claro. Las reformas microeconómicas traen efectos macro muy relevantes para el desarrollo. Los diez indicadores con los que la IFC mide la facilidad de hacer negocios en un país son una buena brújula para guiar la acción, una acción que necesariamente hay que mantener para que los empeños de los emprendedores no se estrellen sin necesidad contra las puertas de las notarías, los formularios de las oficinas de impuestos o los estrados judiciales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?