| 12/1/2005 12:00:00 AM

Timón al Banco

Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, está cambiando la agenda de trabajo del Banco Mundial y del FMI desde la presidencia del Comité para el Desarrollo. Entrevista.

Las agendas del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional podrían cambiar en los próximos años por cuenta de la propuesta que lidera el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla desde la presidencia del Comité para el Desarrollo del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Si prosperan sus iniciativas, habría más atención a los problemas de los países de ingresos medios, y aumentaría la proporción de recursos destinados a promover la participación privada en proyectos públicos y a crear un entorno de mercado que favorezca el progreso económico. Dinero habló con el ministro Carrasquilla para conocer las líneas de sus propuestas.

¿En qué cambiaría la agenda del Banco Mundial y del Fondo Monetario? Hablé mucho con el ministro de Hacienda de Sudáfrica, Trevor Manuel, mi antecesor en la presidencia del Comité para el Desarrollo (CD). Estuvo cuatro años y tuvo un gran éxito porque puso a África como tema central de discusión. Fue un trabajo difícil porque el Comité está compuesto por 24 países desarrollados y no desarrollados. Ahí están Estados Unidos, India, Brasil, Japón., todo el mundo. El equilibrio es muy complicado y exponer el tema de África de una manera tan coherente como lo hizo me pareció una cosa muy importante.

Ahora me parece que falta mucha comprensión sobre los problemas de los países de ingresos medios. En estos países hay más pobres que en los países pobres. La pobreza en un país de ingreso medio tiene una naturaleza muy especial y falta mucho análisis y mucho desarrollo de ideas que toquen sus especificidades. Tienen una combinación de circunstancias que requieren un tratamiento y unas reflexiones particulares. Mi meta personal es que estas reflexiones se vuelvan una parte más relevante de la agenda.

Somos muchos los que estamos en ese barco y tenemos unos problemas distintos a los de los países pobres -que ya han venido recibiendo atención-, y muy diferentes a los de los países industrializados.

¿Incluiría algo más? La agenda es muy ambiciosa y variada. Es muy difícil sumarle cosas, pero creo que el papel del sector privado en el desarrollo requiere muchas más ideas y enfoques nuevos, y muchos más programas concretos. Me parece que el papel del sector privado -incluyendo temas como los de comercio entre países emergentes, infraestructura y acceso a mercados-, en la promoción de un ambiente de mercado que tenga respuestas a los problemas de los países, es uno de los que se deben elaborar más.

¿Qué tan importante es su Comité para mover esas iniciativas? Todos los temas polémicos actuales salieron de los dos comités. El de "Voz y participación" -que aumenta la injerencia de los países pobres en las decisiones del Banco y el FMI-, el de "Ayuda para el comercio", la "Iniciativa para África", el de los mecanismos innovadores de financiamiento y el de la contabilización fiscal de la inversión salieron de allí. La discusión de las Metas del Milenio se inició en el CD. Los directorios del BM y del FMI recibieron un mandato de los comités para discutirlos.

¿Y el Comité puede determinar esos cambios? La agenda de trabajo del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional consulta las conclusiones de las reuniones del Comité Monetario y Financiero (CMF) y del CD y de eso hay evidencia empírica. Usted le puede hacer seguimiento a las discusiones de las dos juntas y verá que siempre se hace referencia a las conclusiones y los comunicados que sacan los dos comités.

En el CD están los ministros de Finanzas, mientras que en las juntas del Banco y del FMI están los representantes de los ministros. Entonces esos comités son los que deciden y a las juntas del Fondo y del Banco llegan las conclusiones como un mandato de sus jefes. En los comités se sientan 24 ministros y su papel es definir grandes temas. Sus conclusiones obviamente 'mandan' sobre lo que discutan los delegados de los ministros en los directorios.

¿Qué se puede esperar en salud y educación? Todos los indicadores cuantitativos y los compromisos de los países miembros en educación y salud están contenidos en las Metas del Milenio y el mandato que dieron el CD y el CMF es hacerles un seguimiento rutinario. Nosotros en el CD producimos cada año un informe, el Global Monitoring Report, con ese propósito.

¿Y en infraestructura? El tema de infraestructura se ha discutido en el CD sistemáticamente por lo menos desde hace tres años. Se ha considerado en varias dimensiones. Una, darle mandato al grupo del Banco Mundial, para que el tema de la infraestructura para el desarrollo sea parte esencial de su trabajo y así lo han hecho. Segundo que se desarrollen mecanismos de coparticipación privada y pública y que estas multilaterales estén activamente en eso. Tercero, que se estudie cómo contabilizar fiscalmente la inversión en infraestructura. Ese es un tema polémico que ya ha ido a la junta del Fondo Monetario.

¿Qué tanto se avanzará en las normas para contabilizar la inversión como parte del gasto público? No creo que se cambie la contabilidad fiscal del mundo de inmediato, pero creo que es un gran avance que los macroeconomistas y la gente que presta la plata y toma las decisiones en ambas entidades, ya tengan un mandato claro sobre la necesidad de que la definición sobre estos temas evolucione más rápido.

¿Y en acceso a los mercados? El progreso es impresionante. La visión del BM de hace cinco años es totalmente distinta a la de hoy en términos de acceso a mercados financieros y creo que seguirá progresando. Por ejemplo, el componente flexible de los desembolsos a Colombia es tres veces más grande proporcionalmente que hace tres o cuatro años.

Los mecanismos de garantía que se están discutiendo irán fructificando. Tuvimos una mala experiencia con Argentina hace unos años que echó para atrás el progreso pero con países como Colombia se ha ampliado la frontera en la participación de estas multilaterales en el acceso al mercado y en el cubrimiento de riesgos en los momentos de dificultades y en los mercados difíciles. Creo que el próximo período va a ser muy fructífero en diseño de mecanismos de mercado innovadores.

¿Como cuáles? Instrumentos de tesorería, apoyo a titularizaciones, cubrimientos, garantías parciales.

¿Qué hay para los verdes? En el "Plan de acción sobre cambio climático" del CD, se acordó poner en discusión el tema medioambiental y apoyar los esfuerzos del Banco por asistir a los países con medidas para mitigar los efectos -por ejemplo, con mejoras de eficiencia en energía-. Los ministros del Comité apoyaron la apertura de esa ventanilla en el BM.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?