| 3/4/2011 12:00:00 AM

Sin visa

Varios presidentes de multinacionales tienen problemas para obtener o renovar su visa de trabajo en Colombia. ¿Qué está ocurriendo?

El éxito de la política colombiana para atraer inversión extranjera contrasta con la lentitud que desde comienzos de este año exhibe el servicio consular en cuanto al tramite de las visas de trabajo para los extranjeros que están llegando.

Mientras en enero el flujo de inversión foránea marcó récord tras alcanzar US$1.360 millones -115% más que en enero de 2010-, ya se cuentan por docenas las visas represadas o negadas a extranjeros que, elegidos para ocupar cargos de presidentes y gerentes de firmas multinacionales, no han podido iniciar su gestión por demoras en la obtención de las visas. ¿Qué explica esto?

Aunque parte del represamiento se atribuye a que el país es 'víctima de su propio éxito', hay quienes creen que la situación se ha agudizado debido al manejo discrecional que le estarían dando algunos mandos medios del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El tema ha generado tal malestar entre las 50 firmas de abogados que realizan trámites migratorios en el país, que ya pidieron la intervención directa de la canciller María Ángela Holguín y de su directora de asuntos migratorios y consulares, Fulvia Benavides. Incluso, han apelado a gremios para exponer las preocupaciones y buscar soluciones.

Abogados consultados por Dinero señalan que hasta diciembre la expedición de visas seguía un procedimiento ágil. Los problemas comenzaron en enero, cuando se eliminó la figura de 'proporcionalidad' que limitaba el número de empleados extranjeros en empresas colombianas y hubo cambio de jefe de servicios consulares en Bogotá.

Las quejas abarcan cinco temas: nuevas exigencias en homologación de títulos profesionales; aumento en la negación de visas; cambio en horarios de atención; demora en la atención consular y falta de claridad en los motivos para negar las visas.

En homologación de títulos, las visas para presidentes y gerentes -que no tenían muchas exigencias debido al nivel de estos cargos-, ahora se han convertido en un dolor cabeza: si se trata de una profesión regulada (abogado, médico, ingeniero) deben inscribirse en la entidad que acredita la profesión, pero en las no reguladas -las financieras y administrativas-se exigen títulos de idoneidad y no es claro cómo se obtienen.

Los abogados se quejan de exigencias absurdas como la que le hicieron al gerente de una petrolera cuya profesión es la de médico veterinario. Pese a que va a trabajar en un área muy distinta, le exigieron certificarse como veterinario.

Frente a los horarios, las quejas son múltiples pues en Bogotá se redujo la jornada de 8 a 10 de la mañana, aparentemente por orden de una funcionaria y sin un acto administrativo de por medio.

Pero quizá el tema que más molestia genera es la discrecionalidad con la que se está manejando el visado. Si bien es conocido que cada país tiene autonomía para decidir a quién le concede o le niega una visa de trabajo, algunos abogados señalan que mandos medios de la Cancillería se están arrogando el derecho de regular el número de trabajadores extranjeros en las compañías.

Según explican, es alto el número de visas que están negando a técnicos y personal extranjero que realiza labores muy especializadas en industrias de petróleo y minería, generando dificultades a las compañías.

Las múltiples quejas ya han sido planteadas a la canciller María Ángela Holguín, por el daño que está causando a la imagen del país, que sigue empeñado en aumentar los flujos de inversión extranjera. Ahora, abogados y afectados esperan que sus reclamos sean escuchados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?