| 4/17/2009 12:00:00 AM

Sin plan anti-crisis

Las medidas contra-cíclicas son insuficientes para enfrentar la crisis global. Se requiere un plan más agresivo y un mayor nivel de ejecución del Gobierno.

Los últimos seis meses estuvieron marcados por la convicción del Gobierno, en cabeza del Ministerio de Hacienda, del 'blindaje' de la economía colombiana contra la crisis financiera internacional. Pero el pasado 26 de marzo, el Gobierno tuvo la certeza de que era imposible resultar inmune a los embates del colapso económico mundial. Una muestra de ello fue el cambio hecho ese mismo día en su pronóstico de crecimiento económico para 2009, que pasó de un deseado 3% al rango entre 0,5% y 1,5%.

El cambio de postura se produjo por la evidencia que mostraban los datos de crecimiento durante el último trimestre de 2008 (-0,7%). Este dato, sumado a la desaceleración de la economía en los primeros tres meses del año, palpable en el aumento del desempleo, ha llevado a algunos analistas a decir que el país se encuentra en recesión.

Sin embargo, el Gobierno "estaba ganando tiempo para cuando llegara la crisis", según sostuvo a Dinero el pasado 27 de enero el ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga. De hecho, desde finales del año pasado el Gobierno ha venido anunciando distintas medidas que para la mayoría de analistas son insuficientes, contradictorias y hasta inoportunas.

Banqueros de inversión, ex Ministros de Hacienda y analistas consideran que los anuncios de inversiones en infraestructura por $55 billones no constituyen obras nuevas ni un "plan de choque", sino simplemente el inventario de obras ya planeadas que, al depender de la cofinanciación del sector privado, no tienen asegurada su financiación. La mayoría de estos proyectos no están aún estructurados y hay una limitada capacidad de ejecución y coordinación por parte del Ministerio de Transporte (ver artículo Motor a media marcha).

Para Fedesarrollo, el mayor gasto anunciado en programas de asistencia social como Familias en Acción tendría un impacto marginal por ser tan focalizado, mientras que el financiamiento de electrodomésticos y automóviles resulta contradictorio con otras políticas como mantener alto el precio de la gasolina, aumentar los impuestos de rodamiento cofinanciar los Sistemas de Transporte Masivo.

La medida que ha sido mejor recibida es la de otorgar un subsidio a las tasas de interés para la compra de vivienda nueva, de entre 3 y 5 puntos porcentuales, para unos 32.000 créditos. El subsidio aplicaría para viviendas nuevas de entre $67.081.500 y $166.461.500. Además, se aumentará el monto de los subsidios que otorgan las Cajas de Compensación Familiar, entre dos y cuatro salarios mínimos mensuales, y se impulsarán los macro-proyectos para Vivienda de Interés Social (VIS). La medida ha sido bien recibida por el sector financiero, pero analistas como José Antonio Ocampo, profesor de la Universidad de Columbia han indicado que sería más apropiado promover programas de gasto público directo que incentiven el empleo.

Sin embargo, es claro que ante la incertidumbre de la magnitud y duración de la crisis, se requieren cuanto antes medidas más agresivas, coordinadas y de carácter estructural.

Para Juan Camilo Restrepo, ex ministro de Hacienda, el grueso de las medidas ha estado encaminado a tratar de gastar más eficientemente los recursos que ya estaban presupuestados desde antes de que el Gobierno aceptara la gravedad de la situación. "No hay ni un solo peso nuevo. Están faltando medidas de fondo que le inyecten dinero a la economía e incentiven la demanda", señala. Restrepo propone desmontar el fondo de estabilización de los precios de los combustibles para incentivar la demanda. También es partidario de reducir en 2 puntos el IVA y de eliminar excepciones y privilegios a algunos sectores específicos. Estas medidas liberarían $2,4 billones y $1,8 billones, respectivamente, "para reactivar la demanda muy rápidamente", afirma.

Por su parte, Daniel Niño jefe de investigaciones económicas del Grupo Bancolombia, estima que para prevenir un futuro deterioro de las finanzas públicas y considerando que la crisis no va a ser una factor solo de este año 2009, se debería aprovechar el momento para organizar las finanzas públicas y emprender una reforma tributaria estructural.

Por otra parte, gremios como Fedesarrollo han insistido en la necesidad de hacer reformas en el frente laboral para eliminar los parafiscales y demás costos asociados a la contratación, para estimular así el empleo formal.

Colombia no ahorró durante la Colombia no ahorró durante la parte ascendente del ciclo económico, "esto le quita capacidad de adoptar medidas contra-cíclicas más agresivas, parte ascendente del ciclo económico, "esto le quita capacidad de adoptar medidas contra-cíclicas más agresivas, como las que están adoptando otros países de la región como Chile", afirma Ocampo.

Para garantizar que el plan de infraestructura se cumpla, Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, propuso crear una Consejería para la Crisis, con amplios poderes de coordinación y ejecución para superar la falta de institucionalidad y activar la inversión pública en el corto plazo.

Es necesario que se tomen acciones rápidas ante un escenario cada vez más exigente. Prevalecen las dudas sobre la capacidad del sector público para manejar un programa de gasto considerable, dado el escaso margen de maniobra y su baja capacidad de ejecución. El discurso de tranquilidad se vio opacado por la realidad de las cifras. Para algunos analistas, el país está necesitando medidas de fondo. Las tímidas medidas del Gobierno, en vez de generar confianza entre los agentes económicos, generan una sensación de desconcierto y de pérdida de credibilidad en la capacidad de reacción de su equipo económico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?