| 4/27/2007 12:00:00 AM

Se agota el tiempo

Siete ciudades colombianas le apostaron al desarrollo de sistemas de transporte masivo en el país. Han pasado más de tres años desde el inicio de las obras y solamente Bogotá y Pereira han entrado en operación. ¿Qué ha pasado con las demás?

La construcción de los sistemas de transporte masivo en las principales ciudades colombianas demuestra, sin duda, el gran esfuerzo del gobierno nacional y los gobiernos locales por elevar la calidad de vida de cerca del 40% de la población colombiana, cambiar las costumbres de movilidad en las ciudades, generar proyectos de renovación urbana y aumentar la competitividad de las regiones.
 
Sin embargo, los distintos ritmos con que los proyectos han venido avanzando, también han puesto de manifiesto las múltiples dificultades que tienen los diferentes municipios colombianos en materia de finanzas públicas, de compromiso político, capacidad técnica e institucional, e infraestructura de servicios públicos.

Hace ya más de tres años, con el apoyo de la Banca Multilateral, y replicando el modelo del Transmilenio bogotano, se iniciaron casi en forma simultánea los proyectos en cuatro ciudades colombianas -Pereira, Cali, Cartagena y Medellín- luego de que se firmaron los convenios de cofinanciación en los que el gobierno nacional se comprometió a dar el 70% del presupuesto de infraestructura de las obras y los gobiernos locales el 30% restante.
 
Barranquilla y Bucaramanga se demoraron alrededor de un año más en conseguir los recursos que garantizarían su parte dentro del presupuesto. A pesar de esto, Pereira es la única ciudad después de Bogotá, donde el sistema ha entrado en funcionamiento.
 
Las demás, todavía siguen en construcción y los ciudadanos siguen a la espera de contar con un sistema de transporte que acorte el tiempo de sus viajes, mejore el terrible tráfico generado por el desorden de las rutas de transporte colectivo y cambie el paisaje urbanístico de sus ciudades. ¿Por cuánto tiempo más tendrán que hacerlo?

Dinero le presenta el estado actual de todos los proyectos de transporte masivo en el país, las principales dificultades por las que han atravesado y lo mejor de cada uno de ellos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?