| 8/6/2004 12:00:00 AM

Qué esperar y qué no del TLC

En foros y estudios económicos se han presentado varias posiciones sobre lo que se puede esperar del TLC. Si se aprueba, ¿qué podemos pedirle a este tratado?

En el Foro de Competitividad que se realizó en Cali a finales de julio quedó nuevamente planteado el efecto que sobre Colombia tendrá el tratado de libre comercio que se está negociando con Estados Unidos (TLC). Por una parte, hay visiones optimistas y, por otra, perspectivas menos alentadoras. Las más positivas muestran los efectos sobre el crecimiento, la productividad y, en general, las ganancias por mayor eficiencia en el funcionamiento de la economía. Las menos alentadoras muestran los efectos sobre la desigualdad y la pobreza. En cuanto al empleo, hay opiniones diversas y las proyecciones revelan a veces unos y a veces otros resultados.

No es lógico esperar que el TLC resuelva problemas como la desigualdad y el desempleo, pues son necesarias otras políticas que tiendan a mejorar las condiciones en estos aspectos. Como lo afirma Hernán Vallejo, investigador del Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (CEDE) de la Universidad de los Andes, "la política comercial no es una herramienta muy eficiente para hacer política social (.) para generar un efecto significativo en los indicadores sociales, es pertinente trabajar con políticas más apropiadas para estos fines". El TLC debe estar acompañado de políticas sociales que contrarresten sus efectos sobre la desigualdad y hagan que la transición de los sectores afectados negativamente se lleve a cabo de la mejor manera.

Por esto, el apoyo a los sectores más débiles de la economía no se puede dejar de lado. Específicamente frente a las regiones rurales, Alejandro Gaviria, ex subdirector de Planeación Nacional e investigador del CEDE, menciona dos tipos de programas para realizar esta redistribución: Procampo y Familias en Acción. Con el primero, que se implementó en México al comienzo del NAFTA, se hacen transferencias a los productores, mientras que en Familias en Acción, el foco son las familias rurales más necesitadas, promoviendo la salud y la educación de los niños. "Hasta el momento, no se le ha dado la suficiente importancia a este tema", afirma Gaviria. En México, Procampo canalizó más de US$1.000 millones anuales hacia las áreas rurales, al comienzo del NAFTA. En Colombia hace falta examinar este tema con más profundidad.

También son importantes los mecanismos que se adopten para que el sector productivo se ajuste a los cambios que traería el TLC. Así, la Agenda Interna no solo busca que se lleven a cabo obras de infraestructura, sino optimizar los recursos en ciencia, tecnología, educación y contratación.

Con este tipo de medidas, el TLC puede abrir oportunidades para dinamizar el sector productivo sometiéndolo a mayor competencia, accediendo con mayor facilidad al mercado estadounidense y atrayendo inversión extranjera. Según ANIF, el TLC permitiría que los sectores atractivos reciban flujos de inversión, mejorando su nivel tecnológico y su capacidad productiva; que se reduzcan los costos en materias primas de algunos sectores; y que se transmitan conocimientos y tecnología a Colombia. Todo esto tiene el efecto de mejorar la competitividad y la productividad del país, aumentando el ingreso y, en consecuencia, los recursos con los que se puedan poner en marcha políticas de redistribución.

Es diciente que la actual negociación del TLC haya impulsado a los sectores público y privado a tomar medidas importantes para Colombia. Iniciativas como la Agenda Interna, que busca hacer más productivo y competitivo al país frente a la economía mundial, y la creciente vocación exportadora del sector productivo, han sido motivadas por la inminencia de los tratados comerciales. Como afirma Guillermo Perry, el TLC puede ser una excusa para hacer las cosas bien en Colombia. Hay muchos procesos que se deberían dar de todas maneras, pero el ambiente político y la complejidad de los temas hacen que se aplacen indefinidamente, y esta es la oportunidad para llevarlos a cabo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?