| 10/15/2009 12:00:00 AM

Pertinencia en la educación

La discusión sobre educación en Colombia está dando un giro apropiado, los avances en cobertura permiten que la atención se centre en la calidad y en la pertinencia de la educación que se imparte en el país.

Pertinencia es el concepto alrededor del cual está trabajando el Ministerio de Educación Nacional (MEN) ahora que la tasa de cobertura en educación básica ha alcanzado un mejor nivel. Aunque en educación superior los esfuerzos deben continuar por garantizar el acceso universal de la población nacional, los logros conseguidos permiten atender la calidad con que están siendo educados los colombianos, así como identificar las necesidades del país para fortalecer las áreas que potencian su crecimiento.

Así lo ha entendido el Gobierno y por ello el MEN decidió organizar el Foro de la pertinencia: por una educación de calidad que prepare colombianos para el siglo XXI, iniciativa que reunió entre el 13 y el 16 de octubre, en Bogotá, a expertos nacionales e internacionales para discutir los desafíos que impone el presente siglo en cuanto a la innovación y competencia en la educación nacional.

Durante el encuentro se centró la atención en tres aspectos clave: las competencias del ciudadano del siglo XXI; los retos del sector educativo y sus actores para el desarrollo económico y social; y la identificación de las necesidades de formación del capital humano que requiere el país. Con el ánimo de tener una mayor comprensión del tipo de planteamientos del Foro, Dinero contactó a algunos de los expertos que mayor expectativa habían generado por su visita al país.

Es así como Steven Brion-Meisels, director del Peace Games Institute y profesor de la Universidad de Harvard, reconocido por su trabajo en educación por la paz y la justicia social en contextos escolares y comunitarios, habló sobre el estado del arte y las perspectivas de las competencias ciudadanas, la construcción de paz y los juegos de paz. Su atención se centró en los asuntos de convivencia y paz, pluralidad y diversidad, y participación y compromiso activo con el mundo. "En Peace Games hemos aprendido que los menores pueden hacer este tipo de cosas y tienen mucho que enseñarles a los adultos en el proceso", comentó.

Brion-Meisels afirmó que los niños y los profesores están listos y disponibles para contribuir con sus comunidades, pero reconoce que es importante generar alianzas de diversa índole para lograr éxito en los proyectos.

Otra de las participantes, Maruja Gutiérrez, asesora del director de formación a lo largo de la vida, de la Comisión Europea, centró su presentación en el Consejo de Lisboa -que declaró por primera vez en la Unión Europea la prioridad absoluta del aprendizaje permanente para una sociedad cuyo progreso económico, cultural y social se basa en el conocimiento-. "Esto siempre ha sido así, pero raramente se ha producido una evolución social, económica y cultural hacia el conocimiento tan acelerada como la que estamos viviendo", dijo.

Para Gutiérrez, el conocimiento está íntimamente ligado a la creatividad, a la innovación, a mantener la calidad del modelo de vida europeo. "Por ello, la educación, que es el motor de la creación y diseminación del conocimiento, se ha convertido en una de las políticas prioritarias de la Unión Europea", expresó en su entrevista con Dinero.

Nuevo conocimiento científico

David E. Sutherland II, fundador y gerente del Launch Institute y profesor visitante del Georgia Institute of Technology, tocó el tema de la necesidad de una educación y pedagogía relacionadas con la innovación. Sutherland le explicó a Dinero que su trabajo en innovación pedagógica parte de un modelo que denomina "las cuatro C de la innovación". Con ello se refiere a las palabras competencias, creatividad, colaboración y convergencia.

Las competencias son la habilidad básica que debe inculcarse desde los 2 hasta los 7 años de edad, "con énfasis en matemáticas y comunicación". La creatividad debe ser desarrollada entre los 3 y 9 años, "para mejorar la habilidad del niño para desarrollar nuevas ideas". La colaboración hace referencia a que por más creativo que sea el niño, al dejarlo interactuar con otros menores se potencian los resultados de su creatividad, "la edad en la que se sugiere trabajar en este aspecto es entre los 5 y 12 años". Y la convergencia, a desarrollar entre los 10 y 17 años, se refiere al área de experticio que el joven escogerá, "manteniendo el trabajo en equipo".

Entretanto, Juan Ignacio Pozo, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y experto en sicología del aprendizaje, abordó la importancia de la educación científica para el desarrollo de competencias ciudadanas y para la adquisición de conocimiento. Al hablar con Dinero, Pozo se refirió a tres argumentos que defienden su idea:?

1. La educación científica, para cumplir la función de mejorar la participación de los ciudadanos de forma más crítica y productiva, tiene que entenderse como un proceso de alfabetización científica.

2. El proceso de alfabetización científica, y que todos los ciudadanos hagan uso de la ciencia en su relación con el mundo, tiene que ver con promover formas de pensar ligadas a la ciencia y con que se distribuya el conocimiento científico entre los ciudadanos de manera equilibrada.

3. La información es dispersa y desordenada. Es necesario formar a los ciudadanos para convertir esta información en un insumo para interactuar en la sociedad actual.

Pero quizás la referencia más profunda sobre el quehacer científico corrió por cuenta del colombiano Marco Raúl Mejía, asesor pedagógico nacional del Proyecto Ondas de Colciencias. Mejía le explicó su planteamiento a Dinero como el fruto de las discusiones sobre la ciencia que se dieron hacia finales del siglo XX, propiciadas por la Unesco. Existe consenso en que: no hay ciencia sin contexto; no hay ciencia sin historia; no hay ciencia sin lenguaje y no hay ciencia sin poder.

Para el experto, no es posible separar pertinencia e identidad; en un mundo globalizado la pertinencia cambia de sentido. "Tenemos que construir comunidades que permitan apostarle a construir la educación que necesita el país para ser ciudadanos del mundo pero hijos de la aldea, la conformación del mundo local con globalización y localización", puntualiza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?