Otra oportunidad

| 3/24/2000 12:00:00 AM

Otra oportunidad

Cada vez es más evidente que el sistema de pensiones del ISS dejó de ser viable. ¿Se prolonga la agonía?

En manos de este Gobierno está la segunda, y quizás la última, oportunidad para evitar que a la vuelta de 8 años los pensionados se queden sin el cheque de la mesada. La reforma pensional que el Gobierno presentará al Congreso durante este período legislativo bien podría llamarse Ley 100, segunda parte. Las propuestas que contiene el proyecto son el complemento de lo que se quedó colgado durante los debates de 1993, en cuanto al desmonte de los regímenes especiales, el aumento en las edades de pensión y el incremento en el número necesario de semanas cotizadas.



Ahora, 7 años después, es necesario volver a tocar el polémico tema. Pero el camino que le espera a la ley está lleno de espinas. Primero, porque será tramitada junto con otros dos proyectos neurálgicos: reforma tributaria y finanzas territoriales. Segundo, porque se acercan las elecciones para alcaldías y gobernaciones, lo que tendrá a algunos congresistas haciendo campaña a punta de proyectos de ley. Y, tercero, porque para que quede bien hecha el Gobierno tiene que darse una pela dura.



La urgencia del proyecto radica en la necesidad de frenar el incremento de la deuda que tiene la Nación por este concepto y que valdría, incluyendo los pasivos del sector público, el ISS y los regímenes especiales, cerca de $225 billones, casi tres veces el PIB colombiano de un solo año.



Quienes han trabajado el tema aclaran que el problema pensional del país no es solo el Seguro Social, pero sí es uno de los temas clave porque los artículos que se han redactado hasta el momento implican la eliminación definitiva del régimen de prima media que administran otras entidades distintas al ISS y el traslado de esos afiliados a la entidad.



Pero también se sabe de antemano que esta ley no podría garantizar la viabilidad del instituto en el largo plazo. La razón es lógica. Desde que se aprobó la primera reforma pensional y se creó el sistema de ahorro individual, el ISS empezó a perder cerca de 300.000 afiliados jóvenes por año. Hoy, el Instituto tiene 1'5 millones de afiliados menos que hace 7 años pero, al mismo tiempo, 500.000 de los actuales están pensionados mientras en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) menos de 5.000 personas disfrutan de su pensión.



De maduro a marchito



Más allá del efecto nocivo de la competencia con las AFP, lo que le pasa al Seguro es que ya llegó también a la vejez, al menos así lo reconoce su actual presidente, Jaime Arias, quien como congresista defendió la permanencia de la entidad cuando se debatía el proyecto de Ley 100. El modelo de prima media está en entredicho porque se basa en una población joven activa que cubre el costo de los pensionados. Pero, en la medida en que la población evoluciona, lo que ocurre es que cada vez hay menos jóvenes y más personas de edad. ¿Será entonces tiempo de empezar a preparar todo para pensionar al ISS? ¿O existe otra salida?



Hasta ahora se han planteado dos caminos que podría tomar el ISS. El primero consistiría en dejar que la entidad se marchite con la salida paulatina de más afiliados hacia el régimen de ahorro individual. En ese caso, los cálculos indican que las reservas para vejez, que valen hoy $5,5 billones, se agotarían en el año 2004, lo que supondría que el Estado empezaría a responder por las pensiones ya causadas y que anualmente le demandarían $2,5 billones.



Pero también tendría que pagar las futuras pensiones de unas 600.000 personas, entre empleados públicos que deben entrar al ISS por la liquidación de las cajas de previsión del orden nacional y territorial y otras personas que se encuentran en régimen de transición, cuya deuda pensional causada vale el 47% del PIB. El beneficio en este caso estaría en que la deuda dejaría de crecer. Pero se estaría anticipando la amortización de ese pasivo, que supondría un peso muy grande para las finanzas públicas.



La segunda alternativa consiste en otorgarle nuevas gabelas al ISS para que compita fuertemente por captar nuevos afiliados, que serían personas jóvenes y con un buen nivel de ingresos, para empezar a equilibrar de nuevo la balanza entre el número de cotizantes activos y el número de pensionados. La meta, según Arias, sería recuperar 500.000 personas de las que se fueron del ISS a las AFP; afiliar otros 500.000 nuevos usuarios; y eliminar la mesada 14, que a pesar de ser girada con cargo a la Nación siempre ha sido pagada por el ISS.



De esa manera, se volvería a subir la relación afiliados-pensionados, que ahora es de 5,7 a 1. De todas maneras, la tendencia del envejecimiento de la población es una evolución natural de cualquier país y por más que se le dé al ISS la posibilidad de captar afiliados, siempre estaría acumulando más y más pasivo con cargo a los contribuyentes. Las sociedades modernas no parecen tener una salida diferente a que la gente ahorre los recursos para pensionarse y establecer subsidios directos para responder por las pensiones de los más pobres que no podrán conformar una ahorro pensional.



En cualquier caso, el ISS requiere una reforma profunda y seria en su estructura administrativa que le permita separar efectivamente los negocios. En cuanto a pensiones, sería necesario definir la tarea prioritaria de la institución pues la ley le impone convertirse en la gran entidad previsional del sector público pero las necesidades de caja lo tientan a seguir compitiendo con el sector privado para ampliar afiliados. Por eso, aunque la reforma no va a tocar directamente al Seguro si será la oportunidad perfecta para definir su vocación de una vez por todas.



Efectos de la reforma



Los pensionados



Si en la reforma se realizan los ajustes fiscales necesarios serán los más beneficiados, porque tendrán garantizado el pago de sus pensiones.



El que está a menos de 5 años de pensionarse



Las modificaciones al régimen de transición no lo tocarán mucho en materia de edad, semanas de cotización y base para el cálculo de la pensión. El ajuste fiscal lo beneficiará en la medida en que garantiza los recursos necesarios para pagar su futura pensión. Se podría pensionar con las condiciones actuales.



Los que tienen entre 40 y 50 años de edad



Se les ajustarán gradualmente las condiciones para pensionarse a quienes estén cobijados por el régimen de transición. Tendrán que esperar más años y cotizar más tiempo para recibir su pensión.



Los menores de 40 años con ingresos superiores a 2 salarios mínimos



Se trasladarían a los fondos de pensiones privados, recibirían un bono pensional que garantiza los aportes que hicieron al ISS. Se pensionarán a los 62 años, si son mujeres, y 67 años de edad, para los hombres, siempre y cuando hayan completado el ahorro suficiente para obtener la pensión. Si no lo tienen, tendrán que aportar hasta completar 1.300 semanas para conseguir la pensión de garantía.



Menores de 40 años con menos de un salario mínimo



Recibirían una especie de subsidio para poder conseguir la pensión mínima al final de 20 ó 24 años de haber realizado aportes.



Cambios



En el proyecto de ley que prepara el Gobierno se propondrán fórmulas para:



* Modificar el esquema de transición que se aprobó con la Ley 100 de 1993. Este conserva la edad de jubilación (55 y 60 años), el tiempo mínimo de cotización (1.000 semanas) para quienes a abril del 94 tuvieran más de 35 años, en el caso de las mujeres, y 40, para los hombres. También beneficiaba a quienes habían cotizado 15 o más años en prima media. La propuesta es ampliar anualmente las condiciones de pensión de este grupo de personas hasta eliminar el beneficio a partir del año 2009.



* Modificar las edades de pensión requeridas. Para las mujeres serán los 62 años y para los hombres, los 67 años.



* Ampliar de 1.000 a 1.300 el número de semanas requeridas para acceder a la pensión mínima.



* Modificar algunos de los beneficios contemplados en los regímenes especiales con que cuentan los empleados del magisterio, las Fuerzas Militares y Ecopetrol.



* Ampliar el monto de recursos contemplados en el régimen subsidiado para pagar media mesada a los ancianos indigentes.



* Restringir la libertad de traslados entre los sistemas de prima media y de ahorro individual.



* Incrementar de manera gradual el período de análisis del ingreso base de liquidación para calcular la pensión de 10 a 20 años.



* Bajar de 100% al 75% el valor de la pensión de sobrevivencia por muerte del pensionado.





Cambios que se negocian



El régimen militar




* Uno de los puntos que el Gobierno negocia con los representantes de los militares tiene que ver con la posibilidad de aprobar que todos los civiles empleados por el Ejército ingresen al régimen de ley 100, sin excepción. Cuando se aprobó la ley 100, se permitió que 20.000 civiles se mantuvieran en el régimen especial en vez de pasar a uno de los sistemas de pensiones aprobados.



* También se están revisando tanto los excesos como los defectos que hay en el cálculo de las asignaciones de retiro para los militares que adquieren el derecho a recibir el 50% de su salario, porcentaje que se incrementa a medida que el tiempo de retiro sube.



Los maestros



* El régimen especial de los maestros surgió de los malos salarios que el magisterio recibía. Para compensar la inequidad se creó una pensión de gracia para los maestros que iniciaron sus labores antes de 1980 y que podían empezar a disfrutarla a partir de los 50 años, esta pensión era el 75% del salario. Los maestros podían seguir trabajando y devengando su salario normal pero además tenían derecho a recibir la pensión normal a partir de los 55 y 60 años de edad. Actualmente, la mitad de los maestros tiene derecho a la pensión de gracia.



* ¿Qué negocia el Gobierno? Una modificación del régimen pensional implica ajustes en lo salarial para todos los maestros. Además, espera lograr que los nuevos profesores ingresen al régimen de ley 100.



* También tendría que realizar un drástico ajuste en las cotizaciones pues el magisterio solo cotiza un 3,0% para pensión mientras el Estado no aporta nada por este concepto, como empleador de los maestros. Es decir, la fórmula, bastante costosa para el fisco, hasta ahora ha sido no abonar nada para las futuras pensiones, pero sí asumir el pago de las mismas.



Ecopetrol



* Los trabajadores de la estatal petrolera han adquirido beneficios de pensión por medio de la convención, por tanto ninguna ley podría desmontar el esquema porque sería inconstitucional hacerlo. La alternativa que se discute consiste en proponer a los trabajadores de Ecopetrol un régimen básico de pensiones, que sería el de ley 100, pero acordando unos beneficios adicionales que sí se aprobarían por convención.

























































Valor de la deuda pensional por sectores 


como porcentaje del PIB* 
Sector%
Magisterio40
Ecopetrol18
ISS55
Pasivo territorial42
Cajas nacionales27
Total deuda pensiones182
*Calculado con respecto al PIB de 1998 
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.