| 11/17/2010 5:00:00 PM

Orden al sistema de salud

La Ley Estatutaria busca poner freno a los principales abusos del sistema. Ya que entrará en vigencia en 2011, habrá que tomar medidas para evitar el riesgo de colapso.

Los excesos en el sistema colombiano de salud podrían tener sus días contados. La radicación de un proyecto de Ley Estatutaria de Salud, que comenzó su trámite en el Congreso y tendrá que ser revisado por la Corte Constitucional, se ha convertido en la gran esperanza para recobrar el orden en el sistema; garantizar el derecho de acceso al servicio a todos los ciudadanos y velar por la sostenibilidad de una estructura que hoy está a punto del colapso.

La iniciativa busca frenar los abusos que se han cometido en los últimos años en el sistema de salud -particularmente con el Plan Obligatorio de Salud (POS)-, y en los cuales han participado distintos sectores de la sociedad.

Las denuncias son crecientes sobre irregularidades de usuarios que se hacen cirugías estéticas por cuenta del sistema; médicos que reciben gabelas de compañías a cambio de formular medicinas o tratamientos costosos aunque no tengan garantía de eficiencia; clínicas y hospitales que facturan servicios por encima de las prestaciones que realmente otorgan; farmacéuticas que manejan precios abusivos en los medicamentos o tratamientos; o Entidades Promotoras de Salud (EPS) que niegan a sus usuarios servicios que están obligados a cubrir, o los cobran al Estado para mejorar sus balances.

El proyecto de Ley estatutaria busca que en adelante los usuarios, las clínicas y hospitales, los médicos, las EPS, los laboratorios farmacéuticos y hasta las propias entidades del Estado -de salud e incluso de la rama judicial-, se 'ajusten el cinturón' para hacer sostenible el sistema, pues cada vez es más claro que los recursos son limitados y hay que darles un mejor uso para que alcancen para todos. ¿Cuáles son los cambios que podrían llevar a este nuevo orden?

Colombia es quizá uno de los países con mayores avances en materia de cobertura de salud en el continente, con el 97% de la población asegurada en alguno de los dos sistemas, contributivo -en el que trabajadores y empleadores aportan recursos y lo integran 17,2 millones de colombianos- o subsidiado -que financia el Estado y del que hacen parte 23 millones de personas-.

Esta población es atendida con dos tipos de POS, uno para el contributivo, de mayor alcance, y otro para el subsidiado, que en 2015 deberá tener las mismas prestaciones.

El avance de la cobertura en salud en Colombia es muy significativo si se tiene en cuenta que, por ejemplo, en Estados Unidos, cerca del 20% de la población no está amparada. Gregory Arms, líder global de Beneficios de la consultora Marsh, destaca cómo en Colombia el aseguramiento en salud es obligatorio -en muchos otros países no lo es- y su cobertura supera al promedio de América Latina.

Pero, dos temas han agudizado los problemas financieros: el aumento en cobertura no ha estado acompañado del ingreso de nuevos aportantes y, por otro lado, el sistema ha tenido que asumir nuevas obligaciones endilgadas por el sistema judicial, que ha reconocido beneficios a los ciudadanos por fuera del POS, sin tener en cuenta la disponibilidad de recursos.

La solución a buena parte de esta problemática está recogida en el proyecto de Ley Estatutaria, que busca regular el sistema, ponerle racionalidad y hacerlo sostenible.

Para la viceministra de Salud, Beatriz Londoño, tres son las prioridades de la iniciativa: reducir las desigualdades en el acceso a los servicios de salud, impactar positivamente en calidad y oportunidad de los servicios y consolidar la sostenibilidad financiera.

Para cumplir las metas, se dará prioridad a la promoción de salud pública, que incluye la difusión de hábitos saludables en la población, incentivar la cultura de prevención y premiar a quienes opten por este camino. También se gestionará el riesgo para lograr mejores resultados en salud y se trabajará en eficiencia en la administración del sistema. La unificación de beneficios del POS, en el contributivo y el subsidiado, está prevista para 2015.

Se plantea una revisión periódica del POS para mejorar las prestaciones, así como los procedimientos a seguir cuando los tratamientos o medicamentos no estén incluidos en el POS, cuyo manejo pasa a manos de un comité técnico para evitar las tutelas.

Gustavo Bravo Díaz, de la Comisión de Regulación en Salud (Cres) sostiene que un análisis del POS muestra que, mientras los recursos son limitados, las necesidades son ilimitadas y, por esta razón, es necesario organizar el plan de beneficios de manera que las decisiones que se tomen tengan pertinencia, impacto sanitario -mejor resultado en costo efectividad- y capacidad financiera para atender las exigencias.

La ley estatutaria resulta apremiante porque la situación financiera del sistema de salud está a punto de colapsar, y requiere una complementaria para afinar los detalles del uso de los beneficios. Pero se necesitarán medidas urgentes para proveer los recursos o corregir las prácticas de despilfarro hasta cuando entre en vigencia esta iniciativa, en el mejor de los casos, a finales de 2011.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?