| 4/30/2004 12:00:00 AM

Observatorio Legislativo al proyecto de ley de Cabildeo

El proyecto se concentra en el desarrollo de tres importantes temas:

El campo del cabildeo

- Los servidores públicos, pueden aceptar o negarse a ser contactados por los cabildantes.

- Los cabildantes pueden contactar al Presidente de la República, el Vicepresidente, los ministros, los jefes y directores de departamento administrativo, los gobernadores, los diputados, los alcaldes, los concejales, los senadores, los representantes a la Cámara y sus asesores y cualquier otro funcionario con capacidad de tomar decisiones.



El registro de sus actividades

- Para que el cabildeo pueda ejercerse, se requiere la inscripción en el libro de registro de cabilderos. Allí estarán los datos generales del profesional o de la persona jurídica que realiza la actividad y los del grupo interesado que lo contrató.

- Las generalidades sobre la gestión de interés específico que representa; la duración de la contratación y el monto de los honorarios.

- El detalle de los gastos y contabilidad; la jurisdicción sobre la que se ejercen los objetivos generales y particulares y el plazo para su consecución y el registro de publicaciones y otro tipo de actividad realizada.



límites y sanciones Para los funcionarios públicos

- Se prohíbe a los altos funcionarios ejercer el cabildeo hasta un año después de salir del gobierno.

- El servidor público que permita realizar ante sí, actividades de cabildeo a personas que no hayan obtenido el certificado, incurrirá en causal de sanción disciplinaria.

Para la Autoridad

- El encargado del libro de registro responderá penalmente, por su manejo indebido.

Para los cabilderos

- Quienes omitan registrar información, que registren información falsa o no la actualicen, quedarán inhabilitados para realizar actividades de cabildeo por un período de 5 a 10 años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?