| 12/9/2008 12:00:00 AM

Mucho ruido y pocas leyes

Los debates de control político se convirtieron en el principal resultado de la legislatura. Leyes económicas de importancia siguen embolatadas.

El miércoles 26 de noviembre, los integrantes de la Comisión Tercera del Senado hicieron oficial lo que ya se venía rumorando días atrás: el aplazamiento para 2009 de la discusión de la Reforma Financiera, uno de los proyectos de mayor envergadura en el área económica, que terminó congelado, al igual que otras iniciativas, en espera de mejores condiciones para su análisis en el Congreso.

Aunque algunos congresistas y analistas coinciden en afirmar que el aplazamiento de la Reforma Financiera fue la mejor decisión, en vista del turbulento escenario generado por la crisis financiera internacional y del lío interno social propiciado por el derrumbe de las 'pirámides', el sentimiento general es que la legislatura que arrancó el pasado 20 de julio tiene hasta ahora resultados muy pobres en materia de aprobación de leyes.

Para senadores de la oposición como Cecilia López, vocera del Partido Liberal y Jorge Enrique Robledo, del Polo Democrático, el balance legislativo es muy pobre, en buena medida por los enredos generados desde el propio Gobierno, que no dejaron avanzar iniciativas de interés general. "El gran responsable de esto no es el Congreso, es el señor Presidente, que se ha encargado de obstaculizar el funcionamiento del legislativo por su obsesión con el referendo y las malas propuestas presentadas. Mucho de lo que pasó es ocasionado por falta de acción y liderazgo de los Ministros", explica López.

Los analistas de temas legislativos coinciden en que este periodo fue bastante atípico. Marcel Tangarife, experto en comercio internacional e integración económica, explica que temas como la reforma política, la reforma a la justicia y el referendo para la reelección del presidente Álvaro Uribe terminaron enredando y paralizando la agenda legislativa. "El periodo también estuvo sensiblemente afectado por la conmoción interior generada por el paro judicial, las protestas de los corteros de caña y, más recientemente, por la emergencia social desatada por las pirámides", explica.

Pero, ¿qué tan necesario resulta en un periodo legislativo garantizar una alta aprobación de leyes? Aunque senadores y analistas coinciden en que tan importante como producir nuevas leyes es adelantar debates de control político como los que predominaron durante este primer período, la queja de los empresarios apunta a que iniciativas como la reforma al Código Minero, las cuentas en moneda extranjera, la ampliación de la vigencia de la Ley Quimbaya y la propia Reforma Financiera, que definen nuevas reglas de juego para el sector privado, siguen en el tintero.

Entre las iniciativas de carácter económico salvadas en el período legislativo están la aprobación del Presupuesto Nacional; las que dan vía libre a los acuerdos comerciales con Chile y los países del Triángulo Norte de Centroamérica; la portabilidad numérica para los celulares; la que crea un fondo para que las regiones ahorren parte de las regalías y la que aprueba el Código de Navegación y actividades fluviales. Aún están en espera de aprobación antes de que cierre este primer período -el 16 de diciembre-, la Ley de Segunda Vivienda para promover la inversión de colombianos o extranjeros que residen en el exterior y una reforma a la ley de juegos de suerte y azar, que busca crear un nuevo juego nacional.

Javier Hoyos, asesor empresarial experto en temas legislativos, destaca de este periodo la aprobación de la Ley 1231 que permite que todas las facturas tengan carácter de título valor, "con lo cual se imprimirá una nueva dinámica al mercado, se ayudará a proveedores que no tienen un fácil acceso al crédito y se impulsará el negocio del factoring". El experto señala que la ley todavía no ha sido entendida o aceptada a cabalidad por las empresas "pero creo que paulatinamente será comprendida y aplicada".

Debates destacados
Gabriel Zapata, senador integrante de la Comisión Tercera (de asuntos económicos) cree que "el balance del semestre para la Comisión es positivo porque se hicieron debates de control político en materia económica". Y es que, al parecer, en lo único en que coinciden los partidos de oposición y quienes siguen al gobierno del presidente Álvaro Uribe, es en afirmar que esta legislatura se destacó por los grandes debates de control político, que en materia económica involucraron temas como el empleo, el desplazamiento, la salud y el sistema financiero.

El ex ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, cree que "esta legislatura arroja un balance muy pobre hasta el momento en el campo económico porque prácticamente no se ha aprobado nada. La ley de presupuesto no cuenta porque es de obligatoria aprobación y por fuera de esto no ha habido nada para resaltar", explica. En su opinión, el proyecto de mayor interés que quedó atrapado en el periodo fue el de reforma al Código Minero.

Esta iniciativa busca actualizar y modernizar la legislación expedida en 2001 en materia minera y según la representante a la Cámara, Lucero Cortés, el trabajo que se adelanta en la Comisión V, de la cual hace parte, busca conciliar las diferencias planteadas por los empresarios del sector con las del Gobierno, pues el objetivo es garantizar que haya más inversión y desarrollo de proyectos al tiempo que el Estado se beneficia de nuevas oportunidades.

Para el ex ministro Restrepo, el número de leyes no determina el éxito o fracaso de un periodo legislativo; pero cree que el que acaba de pasar se caracterizó por un manejo errático y desorganizado de los temas. El senador Jorge Enrique Robledo cree que es bueno que en un periodo no se aprueben tantas leyes porque muchas de ellas resultan inoficiosas y hasta inconvenientes. Sin embargo, al final queda un sinsabor por no haberse aprovechado al máximo el tiempo para sacar adelante iniciativas fundamentales para el país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?