| 8/20/2010 12:00:00 AM

Los enredos del sector de telecomunicaciones

Más allá de asignar un tercer canal o definir el futuro de la CNTV, este sector tiene grandes desafíos, como conseguir más recursos para avanzar en la conectividad social.

La eliminación de la Comisión Nacional de Televisión (CNTV), que comienza su trámite en el Congreso de la República, es el más reciente escollo que enfrenta el sector de las telecomunicaciones en Colombia. Pero no el único.

La falta de definición sobre el tercer canal de televisión; el deterioro patrimonial de las inversiones en telefonía fija por parte de algunas entidades del Estado; la controversia por el uso del espectro; las demoras en la compra del nuevo satélite; la indefinición sobre nuevos recursos para garantizar el futuro de la conectividad social; la consolidación de grandes empresas y las dificultades en la digitalización de la red pública, entre otros, son temas cuya definición está aún pendiente y representan grandes desafíos para este sector.

Si una actividad ha tenido un desarrollo acelerado en la última década es la de telecomunicaciones. Mientras en 2002 sus ventas en el país alcanzaban $9 billones, para este año se estima que lleguen a $23 billones, de acuerdo con datos del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic). Su peso dentro del Producto Interno Bruto (PIB) también ha aumentado y hoy representa el 3% del total, en tanto las cifras oficiales dan cuenta que el país pasó de 3,4 computadores por cada 100 habitantes en 2002 a 14,7 en 2009. En el mismo periodo el uso del internet pasó de 4% a 13%.

Tal como estaba contemplado en la Visión 2019, el sector de telecomunicaciones está duplicando su tamaño cada cuatro años: entre 2002 y 2006 sus ventas acumuladas ascendieron a $47 billones, en tanto en el último cuatrienio, que termina este año, se llegarán a unos $90 billones.

Pero, al tiempo que se registra un acelerado ritmo de crecimiento que ha convertido a este en uno de los sectores más exitosos, han comenzado a aparecer grandes dificultades. ¿Cuáles son los escollos que tendrá que enfrentar el nuevo Gobierno en materia de telecomunicaciones? Expertos consultados los agrupan en tres categorías: administrativos, financieros y de gestión.

En materia administrativa, están la definición del tercer canal de televisión y el futuro de la CNTV. Sobre el tercer canal, el ex comisionado de Televisión, Ricardo Galán, asegura que, si bien el tema depende más del Consejo de Estado, los efectos los tendrá que asumir el nuevo Gobierno.

Para Galán, si el Consejo de Estado decide continuar con el proceso de adjudicación con un solo oferente, el tema no tendrá mayores inconvenientes, pero si decide congelarlo o descartarlo, tendría que arrancar nuevamente el proceso de licitación. La principal dificultad tiene que ver con la indefinición del procedimiento que debería adelantarse, pues el Gobierno ya radicó una iniciativa legislativa para eliminar la CNTV, entidad actualmente encargada de convocar este tipo de procesos.

La iniciativa del Gobierno de acabar la CNTV plantea que sus funciones sean asumidas por la Comisión de Regulación de Comunicaciones, lo que lograría reducir los costos de operación, aunque no es claro cómo se manejarían los temas administrativos.

El senador Carlos Ferro, de la comisión sexta, encargada de temas de comunicaciones, cree que además de definir el tema de la CNTV, el Gobierno tendrá que abordar un tema fundamental como lo es la definición de la televisión. "El Estado debe darle mayor atención a la televisión pública, dotándola de recursos para que tenga buenos contenidos, se pueda fundamentar una cultura ciudadana y se cumpla con el papel de educar, que no cumple la televisión privada", dice Ferro.

La compra del nuevo satélite y el futuro del Fondo que financia proyectos sociales hacen parte de los problemas financieros que debe enfrentar el nuevo gobierno. En el tema del satélite, ya una primera licitación fue declarada desierta en diciembre de 2009 porque ninguno de los proponentes cumplía los requisitos, y se reanudó en abril. El ex ministro del Mintic, Daniel Medina, defiende esta iniciativa con la cual se busca reducir los abultados costos que le generan al país el arrendamiento de estos servicios que llegan a 22.000 comunidades rurales. Datos de ese ministerio indican que en 15 años -tiempo de vida útil del satélite- el país podría ahorrar unos US$10 millones. El costo del satélite propio asciende a unos $506.000 millones.

Los recursos para financiar dicho satélite provendrán del Fondo de Telecomunicaciones, que actualmente tiene un presupuesto aproximado de $700.000 millones y lo alimentan los diferentes servicios que se presentan en el país, pero cuya mayor contribución proviene de la telefonía móvil (65%), seguida por internet y, en menor medida, la telefonía fija.

Para Medina, aumentar los recursos de este fondo será clave ya que de allí salen los recursos con los cuales se ha dotado hasta el momento a 25.000 escuelas y colegios públicos del país con cerca de 250.000 computadores.

Otra preocupación financiera tiene que ver con la pérdida de valor del patrimonio que tienen algunos municipios e incluso la Nación en empresas de telefonía fija local. En este sentido, algunas ya están avanzando en consolidar alianzas o vender sus participaciones, para no seguir perdiendo valor. Sin embargo, este tema se junta con la consolidación de grandes compañías de telecomunicaciones, que podrían dejar pocas opciones al consumidor, razón por la cual el Ministerio tendrá que emplearse a fondo para garantizar los derechos de los usuarios, particularmente en acceso y tarifas.

En temas de gestión, los desafíos no son menos grandes. El senador Carlos Ferro critica las demoras que ha tenido el proceso de digitalización de la televisión en el país pues, en su opinión, "los resultados hasta el momento han sido muy pobres y no se trata de un problema de recursos sino de falta de gestión".

Medina explica que el proceso de digitalización de la televisión enfrenta dificultades por el acceso al espectro, dado que actualmente está ocupado de los canales 14 al 30 y habrá que avanzar en un proceso de negociación para trasladar a las empresas que están en esos espacios.

Más allá del tema puntual de la televisión digital, el país tendrá que continuar con la ampliación del espectro, pues cada día requiere más espacio para los servicios de datos y aplicaciones. Hoy, el espectro es de unos 200 megahercios y la meta es llegar a 600 antes de tres años. Pero, lograr este objetivo requerirá de parte del Mintic una gestión muy dinámica para otorgar las licitaciones que permitan avanzar en esta ampliación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?