Los bancos del Banco

| 10/27/2000 12:00:00 AM

Los bancos del Banco

¿Quiénes podrán ser las nuevas figuras en el BanRepública? Dinero le anticipa lo que vendrá..

Hay un reacomodamiento del equipo económico a la vista. En pocas semanas, vencerán el período del actual Gerente General del Banco de la República y el de dos miembros de la Junta del Banco. ¿Qué representa este cambio para la economía colombiana? ¿Quiénes pueden ser las nuevas autoridades monetarias? ¿Cuáles serán los principales retos que les esperan?

¿Cómo evaluar el desempeño del Banco?



El equipo del Banco de la República debe ser evaluado por los resultados frente a sus funciones. La Constitución del 91 definió su función de autoridad monetaria, cambiaria y crediticia del país, previendo su ejercicio de velar por el mantenimiento de la capacidad adquisitiva de la moneda y en coordinación con la política económica general. Las normas legales han desarrollado con más precisión sus fines. Aunque la ley 31 de 1992 trató de circunscribir su acción a la estabilidad de precios, la Corte Constitucional amplió su espacio hasta contemplar la producción y el empleo.



Así pues, el Banco de la República es responsable de la estabilidad de precios. En los últimos años, el Banco ha logrado una desaceleración sustancial de la inflación que se había vuelto inercial. Este es un logro muy importante. Pero la responsabilidad del Banco también llega hasta la marcha general de la economía. En esta materia, los resultados son menos buenos. La gran recesión de 1998-1999 es, en gran medida, fruto de la infortunada mezcla de política monetaria y cambiaria del Banco. La defensa de un régimen vetusto de tasa de cambio impuso altos costos a la economía y al empleo. Y en medio de ello, la interpretación estrecha del papel del Banco como prestamista de última instancia contribuyó a agudizar la crisis financiera y a postergar su solución. Sin embargo, la cadena de errores se detuvo hace más de un año cuando el Banco optó por un régimen de tasa de cambio flexible y por un mayor pragmatismo monetario que lo ha llevado recientemente a la adopción del inflation targeting. Puede decirse entonces que el Banco ha acertado en materia de inflación y recientemente ha corregido el impacto de sus errores sobre la economía.



En un panorama tan complejo de decisiones, no resulta fácil evaluar el desempeño de cada uno de los miembros de la Junta, en especial porque el Banco se ha obstinado en ocultar las actas de sus reuniones. Sin embargo, las opiniones de los miembros de la Junta se filtran a la sociedad y a los medios de comunicación, lo cual permite a los analistas formarse un criterio.



Dinero consultó la opinión sobre el desempeño de la Junta y de cada uno de sus integrantes a los 20 decanos de las facultades más importantes de economía del país y a 12 insiders del mundo financiero. Los decanos calificaron con 3,3 sobre 5,0 el desempeño de la actual Junta, juzgándola más críticamente por su proceso de decisiones, erróneo o demorado, en los casos de la banda cambiaria, el upac o el saneamiento bancario. El gerente general, Miguel Urrutia, obtuvo una satisfactoria calificación de 3,9, siendo especialmente apreciado por su independencia y capacidad de conciliación. El prestigio de Urrutia resulta más claro al preguntar sobre la deseabilidad de que sea reconfirmado en su cargo: el 75% de los insiders y el 70% de los decanos así lo recomendó.



Los decanos diferenciaron el desempeño de los miembros de la Junta. Entre los 5 miembros de dedicación exclusiva, Salomón Kalmanovitz obtuvo 3,8, la máxima calificación, seguido de Leonardo Villar con 3,6. Del primero, los encuestados destacaron su independencia, su visión de país y su aporte al debate de las ideas. Del segundo, destacaron su mayor conocimiento y preocupación por el sistema financiero. Las calificaciones más duras, por debajo del promedio de la Junta, fueron para Sergio Clavijo, Antonio Hernández y Luis Bernardo Flórez. Los decanos se quejaron de la falta de independencia de Clavijo frente al gobierno, y de la falta de motivación y esfuerzo de Flórez, debido probablemente a sus problemas de salud.



¿Cómo es el cambio?



La ley del Banco prevé que, a finales de este año, la actual Junta Directiva debe ponerse de acuerdo sobre el Gerente general para los próximos cuatro años, dejando la posibilidad de confirmar al actual gerente por su tercer período. A finales de enero, el Presidente de la República debe reemplazar a dos de los miembros de la Junta.



¿Cuáles son los retos y cuál el perfil de la Junta?



En los próximos cuatro años, el Banco de la República jugará un papel esencial. Como cuerpo técnico autónomo deberá ganar credibilidad para consolidar la desinflación sin reventar el sistema financiero, haciendo uso de su nuevo arsenal: la flotación cambiaria y el inflation targeting. Pero el manejo monetario y crediticio deben permitir la recuperación de la economía, el desarrollo del mercado de capitales y la pronta superación del acuerdo con el FMI. Probablemente también enfrentará la tarea de avanzar en la liberalización cambiaria para transitar la economía hacia el inevitable proceso de dolarización.



Así las cosas, los nuevos miembros del Banco deben combinar una serie de condiciones personales. Su moral e independencia frente a los intereses políticos y privados deben ser intachables. Su prudencia ejemplar. El Gerente debe tener enorme trayectoria internacional. Los miembros de la Junta deberán tener una sólida formación académica, tanto en la macro como en la microeconomía, un gran pragmatismo y un enorme sentido de la realidad para facilitar el saneamiento financiero y fiscal. El gobierno no podrá seleccionar ningún presidente de entidad financiera, pero, de acuerdo con la Corte, no tendrá que aplicar la ley de cuotas con la selección de mujeres.



Los bancos del Banco



Dinero consultó múltiples fuentes en los campos financiero, académico, político e internacional sobre los nombres que podrían ocupar el cargo de Gerente y las sillas de la Junta. De cada uno de estos nombres evaluamos su capacidad, pero también la viabilidad política de su nombramiento en la parte final del gobierno de Pastrana.



Para el cargo de Gerente, hemos identificado cinco nombres cuyas capacidades son de sobra destacadas: Hugo Palacios, Armando Montenegro, Rudolf Hommes, Roberto Junguito y Miguel Urrutia. Creemos que en la actual coyuntura los tres primeros tienen muy poco chance político, lo cual dejaría el juego entre Urrutia y Junguito. El actual gerente tiene los suficientes méritos, pero Junguito también cuenta con enorme respaldo en el gobierno y en sus antiguos compañeros de Junta. Puede llegar hasta donde él quiera. La competencia, en cualquier caso, va a estar reñida.



Para los dos puestos de la Junta, hemos identificado un buen número de posibles candidatos con diferentes capacidades técnicas y posibilidades políticas ante el ministro Santos y el presidente Pastrana.



Creemos que la experiencia es, en las actuales condiciones, un gran activo para ser miembro de la Junta. Por eso, ponderamos muy alto el atractivo de ex ministros de Hacienda como Luis Fernando Alarcón o Eduardo Wiesner, o de anteriores gerentes técnicos del Banco, como Juan Carlos Jaramillo, José Darío Uribe o Alberto Carrasquilla.



Sin tanta experiencia, pero con gran background en el mundo académico y de consultoría, encontramos a Eduardo Lora, Javier Fernández, Luis Alberto Zuleta o César Vallejo. Sin embargo, ninguno de estos candidatos parece contar con la suficiente cercanía al gobierno.



Entre sus amigos más cercanos, el gobierno podría salir con un palo como Jorge Ospina Sardi o Diego Pizano Salazar. Podría recuperar a Mauricio Cárdenas, reubicar a los ministros de Minas, Carlos Caballero, o de Salud, Sara Ordóñez, o desplazar a la Superintendente Bancaria Patricia Correa. Pero también podría optar por el director del CEDE Roberto Steiner, o el saliente director de Fogafin Jorge Castellanos.



A estas alturas, es difícil saber si para los próximos cuatro años el Gerente del Banco será Urrutia o Junguito, pero estamos seguros de que alguno de ellos será. Consideramos altamente probable que el gobierno se decida por cesar en sus cargos a Antonio Hernández y Luis Bernardo Flórez. Y que es altamente improbable que seleccione a una mujer. Pero el espectro de buenos candidatos para reemplazarlos es muy grande. Qué bueno sería que en su decisión soberana, el presidente Pastrana valorara más la capacidad técnica y la independencia política de los nuevos directivos del Banco de la República.



La oportunidad

En pocas semanas, el país tendrá nuevas caras en el Banco de la República. La Junta escogerá un nuevo gerente general y el Presidente seleccionará dos nuevos miembros de la Junta para los siguientes cuatro años.



El momento de reflexión

El cambio sucede cuando, después de los errores del comienzo del gobierno, el prestigio de la Junta está en ascenso. Los decanos de economía del país no rajaron a ninguno de sus miembros y algunos casi llegaron a una calificación de cuatro.



Las posibilidades

Miguel Urrutia y Roberto Junguito harán un voto finish por la gerencia del Banco. Entre muchos candidatos para la Junta, Jorge Castellanos parecería tener las mejores posibilidades. Y hay mucho de dónde escoger para llenar el segundo banco.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.