| 10/15/2005 12:00:00 AM

Licencias, vía franca

En menos de dos años, el Ministerio de Ambiente redujo a la mitad el tiempo para conseguir una licencia ambiental. Ahora modificará el sistema de audiencias públicas para que no se pierda ese logro.

El trámite de una licencia ambiental en hidrocarburos tomaba 65 semanas hace tres años. Hoy tarda 16. En los sectores de agroindustria, infraestructura, minero y eléctrico, el tiempo de estudio bajó de 130 semanas a 22. Es el resultado del trabajo del Ministerio de Ambiente para reformar el proceso de las licencias y permisos ambientales: creó una dirección de Licencias, centralizó en un viceministerio 23 trámites que estaban dispersos en la institución y analizó uno a uno los expedientes que estaban en su poder.



Las demoras en la expedición de las licencias eran uno de los mayores problemas del sector petrolero nacional y para resolverlo, el tema se incluyó en las discusiones del comité de industria y gobierno que sesiona desde 2003. Hoy la industria reconoce el trabajo del Ministerio y sus cifras son mejores que las oficiales. En los proyectos de explotación que tienen participación de Ecopetrol, la respuesta a las solicitudes se tomaba en promedio 1.050 días en 1994, 123 días en 2003 y bajó a 60 días en 2005.



"El avance es significativo. En la medida en que la licencia se obtiene rápidamente, se pueden alcanzar las metas programadas. Eso hemos visto en los últimos tres años", dice el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, Alejandro Martínez, citado por Ecopetrol.



El Ministerio no suprimió trámites, sino que agilizó los tiempos internos de análisis. También diseñó mecanismos como los de las licencias globales para campos petroleros, que con un solo documento cobijan todas las actividades en extensas zonas de exploración. Los sectores más beneficiados con el nuevo procedimiento son el eléctrico, infraestructura, minería y agroquímicos genéricos.



"Es un trabajo silencioso en el que llevamos más de un año y que no se conoce", explica Sandra Suárez, ministra de Medio Ambiente. El esfuerzo sin embargo ya fue premiado en la segunda semana de octubre, con la certificación ISO9001.



¿Borrar con el codo?

A pesar de este balance, los empresarios temen que lo ganado en celeridad esté amenazado por un decreto que expidió el Ministerio en agosto que reglamenta las audiencias públicas para otorgar licencias ambientales.

Leopoldo Montañés, presidente de Naturgas, resume los problemas de este decreto. De un lado, dice, las audiencias no tienen límite de tiempo y la discusión puede ser eterna. Además, todos los municipios en el área de influencia del proyecto pueden pedir una audiencia. En obras viales o de transporte de energía o hidrocarburos, la cantidad de audiencias puede en la práctica, matar el proyecto. Como señala el dirigente gremial, "los costos de la audiencia, incluso los de su preparación, deben ser asumidos por el inversionista". Por último, afirma, el empresario debe preparar y enviar toda la información que le soliciten -incluso la confidencial- y costear los desplazamientos de quienes quieran conocer el proyecto.



La Ministra en diálogo con Dinero dijo que aclarará el decreto en las próximas semanas. Le pondrá un límite al número de audiencias, sobre todo para los proyectos que se desarrollan en varios sitios, y precisará el alcance de la norma en relación con el acceso a la información y a la sede de los ejecutores. Sobre los costos no habrá modificaciones, aclaró, porque hoy los solicitantes del trámite pagan las audiencias.



Más gestión

La labor del Ministerio en licencias y dictámenes técnicos supera la de los años anteriores. En 2002 se tramitaron 75, en 2004 174 y en 2005 hasta septiembre ya alcanzaban 285. De la misma forma, aumentó el control a los proyectos activos. Para 2005 esperan controlar el 70% de los proyectos activos y completar el total en agosto de 2006.



"Esto es una muestra de gerencia pública. En lo ambiental se ha hablado mucho, ha habido mucha retórica y había un déficit de gestión", señala la Ministra. La reglamentación de los procesos, el seguimiento del desempeño y el control son "un paso sin retorno, por el bien de los sectores y del desarrollo sostenible. Por la competitividad del país, no podemos volver a que una licencia se demore años", concluyó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?