Las sorpresas del Nobel

| 10/27/2000 12:00:00 AM

Las sorpresas del Nobel

James Heckman, el nuevo premio Nobel de Economía, encontró que los altos costos de despido en Colombia le cuestan a la economía 370.000 nuevos empleos de jóvenes.

El nuevo premio Nobel de Economía trae una gran sorpresa. Heckman, profesor de la Universidad de Chicago, realizó un estudio sobre mercados laborales en América Latina y encontró que Colombia tiene uno de los costos de despido más altos de los países examinados, lo que genera un mercado laboral ineficiente y desigual.

Este economista de 56 años logró el máximo reconocimiento por el desarrollo de complejas herramientas para el análisis de datos. Pero pocos han indagado sobre sus aportes al estudio de los mercados laborales.



Según sus resultados, el costo de despedir a un trabajador asciende a 3,5 meses de salario en Colombia, lo cual disminuye el empleo de jóvenes y mujeres, quienes terminan pagando el costo de las políticas gubernamentales diseñadas para proveer estabilidad laboral a los más viejos.



Pero lo que causa mayor impacto es el costo de esas políticas de protección laboral. Heckman encuentra mediante sus sofisticadas estimaciones que por los costos de despido tan elevados en Colombia, se están sacrificando los empleos de 370.000 jóvenes entre 15 y 24 años.



Pero las implicaciones no terminan ahí. El costo de mantener una juventud desempleada es mucho mayor de lo que se cree a primera vista. Heckman nos sorprende nuevamente con los resultados de otro estudio en el que encuentra que la educación no cognoscitiva, es decir, aquella originada en las familias y empresas, es mucho más importante que la educación formal para el éxito profesional de una persona. En esta medida, al mantener una juventud desempleada, Colombia está perdiendo valiosos años de experiencia de su población, lo que tiene altos costos en el desarrollo del país en el futuro.



Pero los resultados de Heckman en materia de educación son aún más impresionantes y se refieren a una pregunta de gran actualidad: ¿en qué se deben invertir los recursos para educación? Su respuesta es tajante. Las inversiones en educación temprana son mucho más efectivas. En esta medida, el impacto de un peso invertido en educación en los preescolares resulta ser mayor que el mismo peso invertido en el Sena o en las universidades. El aprendizaje es un proceso dinámico que es más efectivo cuando comienza desde la infancia y continúa en la etapa adulta. El papel de la familia en la formación de los conocimientos básicos y de herramientas sencillas es crucial, al igual que el papel del gobierno en la educación de niños en circunstancias familiares difíciles. Hasta el momento, la importancia de la educación temprana ha sido poco valorada debido a que el éxito de la educación se ha medido tradicionalmente por exámenes y resultados académicos. Cuestiones tan importantes como la adaptabilidad social y la motivación de los individuos han sido dejados atrás.







McFadden nació en Raleigh, Estados Unidos, en 1937. Físico y PhD en economía de la universidad de Pittsburg, es profesor desde1990 en la Facultad de Economía en la Universidad de California, Berkeley.



Resultados como los anteriores se han logrado gracias a aportes metodológicos en el campo de la microeconometría. Por este tipo de desarrollos se les otorgó a James Heckman y Daniel McFadden el Nobel de Economía en días pasados. Heckman recibió el Nobel por sus aportes en metodología para analizar datos, mientras McFadden, de 63 años y profesor de la Universidad de Berkeley fue laureado por sus aportes a la teoría y metodología en el análisis de escogencia discreta. El valor total del premio fueron 9 millones de coronas suecas (US$890.000). Los métodos desarrollados por Heckman y McFadden han permitido a investigadores de todo el mundo aproximarse al estudio de los datos individuales no solo en Economía sino también en otras disciplinas.



Los que hacen la política de educación y empleo en Colombia van a tener que leer a Heckman. La juventud, que será la base de la reconstrucción de un país afectado por la violencia y la recesión económica, se está viendo seriamente afectada. Una generación a la cual no se le invierte desde las más tempranas etapas de desarrollo y que se encuentra desocupada al inicio de la vida laboral, debe ser materia de preocupación. La falta de empleo y de inversión en las etapas claves de educación pueden comprometer las perspectivas de desarrollo en el futuro.



Lecciones de Heckman

Los países deben sustituir los altos costos de despido por otros mecanismos que provean seguridad en los ingresos del trabajador a menores costos en eficiencia y desigualdad.



Los altos costos de despido reducen las posibilidades de empleo y las expectativas salariales de los trabajadores más jóvenes y con menos experiencia.



La persistencia de los altos costos de despido en América Latina se explica por la presión de grupos laborales con alto poder político.



Quienes hacen política económica deben hacer reformas que permitan coaliciones con los grupos más afectados --jóvenes, mujeres y desempleados-- para así obtener apoyo y realizar las reformas laborales necesarias.



Se deben expandir los incentivos para los entrenamientos laborales de tipo privado y revaluar y eliminar los ineficientes entrenamientos laborales públicos.



No se debe posponer la inversión en los niños a cuando sean adultos, ni tampoco esperar a que lleguen al colegio, ya que posiblemente sea ya muy tarde para intervenir.



En el largo plazo es mucho más efectivo destinar los recursos antes asignados a los más viejos y menos preparados, al entrenamiento de los más jóvenes y más receptivos.



La evidencia disponible sugiere que pasada cierta edad, la respuesta a la inversión en educación es muy baja.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.