Las distorsiones del azúcar

| 11/15/2002 12:00:00 AM

Las distorsiones del azúcar

Las importaciones de azúcar realizadas por Coca-Cola tocaron una fibra sensible. La importación desde zonas francas y la triangulación por medio de los países andinos implican que el debate está lejos de terminar.

La negociación del Area de Libre Comercio de las Américas (Alca) toma una nueva dinámica a partir de este mes de octubre. El proceso arrancó en 1994, pero hasta ahora los países usaron el tiempo para desarrollar reglas del juego y para conocerse y estudiarse mutuamente. Ahora, están obligados a poner sus cartas sobre la mesa y dejar en claro sus posturas negociadoras en los temas más difíciles. Hay distancias casi insalvables, como ocurre entre Estados Unidos y Brasil, e incluso hay contradicciones muy profundas entre socios que supuestamente tienen una sola posición, como la Comunidad Andina de Naciones (CAN). Hay sectores en los cuales los enfrentamientos se dan en casi todos los puntos de la agenda, como el agrícola. La tensión es tan grande, que muchos creen que el Alca no llegará a completarse.



El diseño del proceso lleva estas contradicciones a su máxima expresión en el año 2003. La presidencia de las negociaciones estará a cargo, en forma conjunta, de Estados Unidos y Brasil. Es responsabilidad del presidente de la negociación proponer y desarrollar fórmulas para avanzar. De esta manera, estos dos países se ven en una disyuntiva. O logran que el proceso avance, o cargarán la responsabilidad de su disolución. Lo único que no cabe esperar es la inercia.



La alineación



Estados Unidos se ha fortalecido como polo de influencia. Aparte de sus socios del Nafta (Canadá y México), hoy cuenta con el apoyo casi incondicional de Chile y Centroamérica, con los cuales ha iniciado la negociación de acuerdos bilaterales. Por su parte, Brasil cuenta con sus socios de Mercosur, pero además recibe un apoyo creciente de Venezuela, país con el que tiene muchos intereses comunes, que se agudizan con la crisis económica. La iglesia y los sindicatos vienen patrocinando en Brasil y Venezuela la idea de someter a referendo la entrada en el Alca.



Por su parte, la CAN ha entrado en un conflicto extraordinario. Venezuela coloca salvaguardias a productos colombianos, como la leche o los aceites, y Ecuador anuncia que aplicará una salvaguardia cambiaria. Ecuador y Perú adelantan una iniciativa contra Colombia en la Organización Mundial de Comercio (OMC), para lograr la eliminación de las zonas francas y el Plan Vallejo.



Es sorprendente verificar la vocación que tiene Colombia para quedar en el centro de los conflictos, sin poder ubicarse decisivamente en uno u otro lado, como lo hacen otros países. En la tensión entre el norte y el sur de las Américas, Colombia juega un papel crítico. Si hay una nación que en este momento depende del apoyo de Estados Unidos, esa es Colombia; sin embargo, el país mantiene una posición más distante de los intereses de Estados Unidos que la que tienen Costa Rica o Chile. Por otro lado, debido a la capacidad de sus negociadores, Colombia ha tenido un papel de gran influencia a lo largo del proceso de construcción del Alca. Es el fiel de la balanza.



Colombia también está en el centro de los conflictos de la CAN. Buena parte de las exportaciones no tradicionales se dirigen hacia socios de la CAN. Cuando estos incumplen los acuerdos, Colombia tiene un fuerte incentivo para asumir una posición paciente y buscar soluciones, pues buena parte de las ventas de las empresas colombianas depende de estos mercados.



Los temas



El papel que Colombia ha asumido en el balance geopolítico se refleja en su postura frente a la agenda temática de las negociaciones.



Hoy existe una oposición entre los temas tradicionales y nuevos en las negociaciones de comercio internacional. Los temas tradicionales son aquellos con los que se iniciaron las negociaciones multilaterales a partir de la creación del GATT, como los niveles arancelarios, el dumping y las normas técnicas y sanitarias. A medida que cayeron los aranceles, aumentó la inversión extranjera y creció la importancia del intercambio de servicios, entraron temas nuevos como la propiedad intelectual, las reglas de inversión, los servicios y las compras gubernamentales.



Estados Unidos tiene una posición defensiva en los temas tradicionales y muy agresiva en los temas nuevos. Esto significa que en asuntos como la agricultura busca mantener el statu quo, defendiendo los subsidios que hoy entrega a sus agricultores, mientras que en otros como la propiedad intelectual quiere el desarrollo de nuevas reglas. Los países que siguen la influencia de Estados Unidos prestan su voz para el avance de estas posiciones. Los demás ejercen una fuerte oposición.



En la agenda temática, la posición de Colombia como punto de equilibrio tiene implicaciones contradictorias. Por una parte, Colombia es apreciada porque llega a la mesa sin dogmatismo y busca consensos. Por otra, el país termina asumiendo posiciones extrañas, como la protección de cultivos que casi no existen en el país (como el trigo) y la ausencia de una defensa de sectores que podrían ser grandes productores de divisas del futuro, como las industrias generadoras de conocimiento que requieren una fuerte protección de la propiedad intelectual. Puesto que Colombia no ha decidido cómo va a articular sus sectores productivos para la economía del futuro, corre el riesgo de gastarse en las negociaciones defendiendo posiciones contradictorias que no surgen de una estrategia clara de desarrollo.



La falta de claridad en los objetivos puede ser un pecado mortal. La metodología de las negociaciones ha respetado al máximo los consensos.



En la fase que empieza ahora, el pragmatismo, la cesión de ventajas en unos sectores a cambio de ventajas en otros y los acuerdos por debajo de la mesa y desarrollados en los corredores, para avanzar posiciones, se impondrán. La falta de un planteamiento coherente de Colombia sobre el sector productivo que aspira a tener en el largo plazo será una debilidad que puede traer grandes costos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.