| 7/24/2009 12:00:00 AM

Las cuentas de la infraestructura

El Ministerio de Transporte y la Cámara Colombiana de la Infraestructura hicieron para Dinero un balance de la ejecución en infraestructura. Dos visiones muy distintas.

El informe de seguimiento a la política anticíclica que presentó el Gobierno en mayo pasado, se prestó para lecturas encontradas. Los críticos de la gestión del Ministerio de Transporte encontraron evidencia oficial para afirmar que la ejecución en materia de infraestructura vial es deficiente, mientras que los defensores de la política interpretaron las cifras como un avance en el tema. Los primeros consideran que la cifra clave es el bajo grado de ejecución pública (15%), mientras que los segundos prefieren mirar en su conjunto las inversiones públicas y privadas, con lo que la ejecución sube al 20%.

En lo que hay consenso es en que el informe le dio un campanazo de alerta al Gobierno, que durante junio se encargó de mejorar los indicadores. Según Mateo Restrepo, alto consejero presidencial para la Política Anticíclica, el nivel de ejecución durante el último mes ha aumentado considerablemente y será mucho mejor durante el segundo semestre. La ejecución a junio, según datos preliminares, fue alrededor del 35%, que sale de promediar un nivel del 41% de ejecución del sector privado con un 30% del sector público. "Si bien hubo factores que afectaron la ejecución, como la demora en la reglamentación de algunas leyes y la negociación de las concesiones que tenían condiciones totalmente desventajosas para la Nación, hoy se está ejecutando más rápidamente", afirma Restrepo.

Para acelerar la ejecución hay reuniones semanales con el Invías, el Inco, los Sistemas de Transporte Masivo (STM), la Aerocivil, el Ministerio de Hacienda y Planeación Nacional para medir el avance mensual de los proyectos y revisar los problemas. Esto permitió, por ejemplo, expedir muy rápidamente el decreto que viabiliza la consecución de pólizas de garantía para las grandes obras, arreglar trámites en algunos STM y adjudicar finalmente los Corredores de Competitividad con el compromiso de los constructores de realizar simultáneamente los estudios y diseños mientras van ejecutando las obras (fast track), explica Restrepo.

Sin embargo, la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) insiste en que no se están invirtiendo los recursos que deberían entrar este año a la economía y que, por tanto, el efecto de las obras en el sector de transporte no contribuirá al crecimiento económico de este año. Para Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente de la CCI, "El Ministerio de Transporte parece más un interventor que un planificador y se dedica más a proyectos locales".

Ante esta divergencia de opiniones, Dinero les pidió a la CCI y al Ministerio de Transporte un balance sobre el estado actual de las obras, con el objetivo de tener claridad sobre el avance de las principales obras de infraestructura del país. Aunque el ejercicio pretendía que se evaluaran los mismos aspectos, el Ministerio de Transporte omitió llenar algunas de las casillas que se habían pedido, mientras que la Cámara se centró únicamente en la inversión pública.

Si bien la coordinación entre las distintas entidades oficiales parece estar mejorando, un balance claro sobre el estado de las obras es la mejor carta de navegación que tendrá el mismo Gobierno para recuperar el tiempo perdido y modernizar la infraestructura de transporte del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?