| 3/30/2011 12:00:00 AM

Las cuentas claras

La propuesta para crear el Sistema Estadístico Nacional sería el primer paso del nuevo Dane.

Cuando Ernesto Rojas renunció a la dirección del Departamento Nacional de Estadísticas (Dane), en 2007, manifestó públicamente observaciones sobre el interés de funcionarios del gobierno de interferir en la calidad de los datos estadísticos. Este no fue un hecho aislado. Años atrás, César Caballero también se había retirado del cargo por este tipo de hechos.

La situación muestra la fragilidad del Dane, pues por ser una entidad del gobierno su independencia podría estar en entredicho. Jorge Bustamante, director del Dane, deja en claro que no ha recibido ninguna presión por parte ni de Ministros ni del Presidente de la República en la entrega de cifras y que "han sido respetuosos de la independencia de la entidad". No obstante, considera que, en principio, el Dane debería tener una independencia similar a la del Banco de la República.

Este no es un debate nuevo. Desde hace varios años se ha manifestado la necesidad de darle mayor autonomía e independencia al Dane, hecho que cobra importancia por el interés del Gobierno de llevar a Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde). Uno de los requisitos más importantes es el estadístico, en el que la información tiene que ser transparente, independiente, sistemática y clara, cumpliendo requisitos internacionales.

Para Alejandro Gaviria, decano de la facultad de Economía de la Universidad de los Andes, "el Dane trabaja con pocos recursos y hay un problema en saber cuál es la planta que necesita. Además, las nuevas metodologías generan dudas y el Dane tiene que ser consistente a la hora de implementar los cambios".

En ese sentido, varios hechos muestran el impacto en el manejo de las cifras. Recién posicionado Juan Carlos Echeverry como ministro de Hacienda, tuvo que pedirle explicación al Dane sobre las cifras de crecimiento del PIB en el segundo trimestre del año pasado, porque las cifras de oferta y demanda no cuadraban. El Dane había cambiado la metodología y había hecho ajustes a la medición del crecimiento que ni el propio Ministro conocía. Más recientemente, la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) manifestó que los datos de inflación agrícola de los primeros meses de este año no reflejaban hechos como el invierno y el paro camionero. Y, ahora, hay observaciones sobre los ajustes al PIB de 2009.

Sin embargo, los planteamientos de Gaviria van más allá: "lo ideal es que el Director estuviera por periodo fijo, que tuviera una junta o un consejo directivo y que fuera más transparente. El Gobierno anunció la urna de cristal, pero no se puede ser la urna de cristal y que el Dane se demore más que en otros países en el suministro de datos".

En este orden de ideas, el Dane está haciendo una propuesta al Gobierno para el montaje de un Sistema Estadístico Nacional. La idea es tener, de parte del Estado y las entidades privadas, toda la información y sea obligatorio entregarla. Además, la propuesta incluye la creación de un comité consultivo y el fortalecimiento presupuestal, tecnológico y de acopio de información de la entidad.

"Estamos tratando de usar las facultades extraordinarias del Presidente de la República que pasaron por el Congreso y sería, en principio, un decreto con fuerza de ley", dice Bustamante. Este sería el primer paso para darle una mayor independencia al Dane y lograr que el escenario de independencia y autonomía se consolide.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?