| 4/29/2005 12:00:00 AM

Las cartas sobre la mesa

Con el Portal Único de Contratación, el gobierno busca darles transparencia a las compras estatales, las más afectadas por la corrupción.

Al cierre de esta edición, 669.681 personas habían ingresado a esta dirección www.contratos.gov.co, desde que fue creada en 2003. Se trata del Portal Único de Contratación (PUC), un sistema de información en línea que el Ministerio de Hacienda desarrolló por iniciativa de la Oficina Anticorrupción de la Vicepresidencia de la República para que todos puedan ver cómo, cuándo y a quiénes se les adjudicarán los contratos que ejecutan las diferentes entidades del gobierno nacional y descentralizado. El Estado tiene proyectadas, por ejemplo, obras de infraestructura por más de $20 billones en cuatro años.

Según explica Rodolfo Uribe, director de Tecnología del Ministerio de Hacienda, la idea es concentrar en un solo punto la demanda del sector público para hacerla visible a los proveedores. Así mismo, facilitar la oferta de todos aquellos que quieran contratar con el gobierno, en condiciones de competencia e igualdad. Otro de sus propósitos es ofrecer a los ciudadanos la posibilidad de vigilar todo el proceso en internet, desde cuando se abre la licitación hasta cuando se entrega la obra contratada.

Por ahora, en el PUC se encuentra la información que han reportado 120 entidades públicas, pues vale recordar que el registro tiene un carácter voluntario. El año pasado, por ejemplo, se hizo el seguimiento de contratos por $5,7 billones. Y en lo corrido del presente año a contratos por $700.000 millones.

De acuerdo con lo que ha venido manifestando el vicepresidente Francisco Santos, el portal busca darle transparencia a uno de los mecanismos más cuestionados y afectados por la corrupción: la contratación estatal. De hecho, una encuesta empresarial realizada por Confecámaras, en 2002, reveló que en los últimos 10 años los contratistas del Estado habían pagado sobornos a funcionarios públicos por $4 billones. La tajada por la adjudicación, según el sondeo, se había incrementado entonces del 12% al 16% del valor de la obra. Ante el panorama internacional, Colombia continúa rajada en el nivel de percepción de su corrupción. El año pasado, obtuvo un puntaje de 3,8 sobre 10 y ocupa el puesto 60 entre los 146 países que integran el Índice de Percepción de Corrupción, de Transparencia Internacional.

Aunque no reveló cifras ni casos concretos, Uribe dice que el sistema ya había permitido identificar irregularidades en algunos procesos, inquietudes que ya fueron trasladadas a los organismos de control.

Los expertos en arquitectura de información de Oracle fueron los encargados de diseñar y poner en funcionamiento el portal. Delio Cardona, gerente de Base de Datos para América Latina, explica que uno de los parámetros de selección que fijó el Ministerio de Hacienda fue que la herramienta fuera de fácil acceso, funcional y que más adelante permitiera ampliar sus funciones y servicios. "La idea es que la gente que entre pueda interactuar con el portal y acceder a sitios de conocimiento y gestión de contenido", dice. Cardona sostiene que la página cuenta con un administrador central que fija las reglas y facilita que las empresas autorizadas a reportar información puedan hacerlo de manera directa. "Es un mecanismo formidable para la transparencia del funcionamiento público, ya que cualquier persona puede ejercer como fiscalizador integral. También les genera credibilidad a las entidades que reportan todas sus operaciones", precisó.

El otro portal

Pero el PUC no es el único mecanismo en línea que hay para darle transparencia a la contratación estatal. Quizás el primer intento en este sentido lo impulsó la Contraloría General de la Nación, mediante la creación del Sistema de Información para la Vigilancia de la Contratación Estatal (SICE). El mecanismo permite llevar a cabo un control inmediato sobre los diferentes contratos estatales, en especial sobre los costos de los mismos, e incluye una banda de precios para un universo de bienes y servicios que son contratados por las entidades estatales. Con una fórmula que conjuga un grupo de sistemas de control, el SICE puede identificar los contratos que presenten sobrecostos.

Desde el punto de vista operativo, el SICE comenzó a funcionar en abril de 2002 y se espera completar toda su funcionalidad a mediados de este año, para que toda la ciudadanía pueda acceder al sistema y saber qué se compra, cuánto se compra, a quién se compra y a qué precio.

Sin embargo, Antonio Hernández Gamarra, contralor general de la República (CGR), advierte que no basta con tener un buen sistema de vigilancia a la contratación si no se ajusta la ley marco para este propósito. Por eso, la CGR ha presentado propuestas para racionalizar la figura del equilibrio económico en los contratos, poner límites a los que se ejecutan con organismos internacionales y con ONG para la administración de recursos presupuestales, promover la universalidad del Estatuto en todas las entidades del Estado, hacer control fiscal en tiempo real y facultar al Contralor General para demandar la nulidad de los contratos cuando sean contrarios al interés general.

Según un informe de la Corporación Transparencia por Colombia, hasta el momento los dos sistemas han funcionado independientemente. Sin embargo, la entidad advierte que cada día es más evidente la importancia de unificar esfuerzos con una sola herramienta que recoja las bondades y que solucione los inconvenientes de cada portal. "Dicha conveniencia fue manifestada tanto por los funcionarios públicos como por los proveedores. En tal sentido, sería recomendable que esta herramienta contara con un administrador único", sostiene el organismo en el informe que preparó sobre el PUC y el SICE.

En él, les recomienda a los administradores del PUC que presten atención al comportamiento de los proveedores de las entidades contratantes que registran información en el portal y que estudien la posibilidad de desarrollar una estrategia que permita que más proveedores conozcan el portal y lo utilicen como central de información de la demanda de bienes y servicios del Estado. Para el organismo, es importante que se den a conocer informes sobre los estados actuales tanto del PUC como del SICE, que respondan las siguientes preguntas: ¿Se cumplen los objetivos y metas formuladas en cada uno de los portales? ¿Son un instrumento poderoso y esencial en la lucha contra la corrupción en la contratación estatal? ¿Cuáles han sido los logros y las dificultades para la implementación de los mismos? ¿Cuál es la situación legal? ¿Cuáles son las nuevas expectativas? ¿Hay relación entre los dos sistemas de información? ¿Cómo han acogido los proveedores la dinámica que exigen estos portales? ¿Deben tener estos sistemas un único administrador?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?