| 4/15/2005 12:00:00 AM

Lácteos vs. lácteos

Si bien el potencial del sector lácteo colombiano en el mercado de Estados Unidos es grande, su aprovechamiento depende de las estrategias con que se negocie el TLC.

Hasta el momento, Estados Unidos no ha presentado una propuesta escrita en materia de productos lácteos en la negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia, Ecuador y Perú. Este tema, para ellos, es hipersensible; por eso no presentaron una propuesta en la octava ronda de negociación en Cartagena en febrero y tampoco lo hicieron en la reunión de Washington en marzo.

En esta última ronda, la estrategia de los negociadores estadounidenses fue promover una reunión entre los sectores privados de ambos países. Esta interacción abrió un espacio de reflexión e intercambio de ideas; sin embargo, también dejó claro que, si no se negocia bien, Colombia puede desperdiciar una oportunidad de oro para entrar al mercado lácteo de ese país.



El potencial lácteo

La venta de lácteos colombianos a Estados Unidos viene aumentando radicalmente. Desde el año 2002, se ha pasado de un monto casi despreciable de exportaciones, a uno de casi US$3millones (ver gráfico). A este ritmo, Colombia pronto gozaría de una balanza superavitaria en materia de lácteos. Esta puede ser una fuente importante de divisas, y de desarrollo para el país. Según Gustavo Castro, asesor internacional de Colanta, "nosotros somos muy competitivos en el sector lácteo y podemos, en el corto plazo, duplicar la exportación de productos lácteos como queso a Estados Unidos y, en mediano plazo, con las inversiones necesarias, podríamos triplicarlas o cuadruplicarlas. Pero aún no tenemos los contingentes".

Como explica Castro, el acceso al mercado de Estados Unidos es limitado. Actualmente hay contingentes (volumen máximo permitido de exportación) muy estrechos, que no permiten la entrada de los volúmenes de lácteos que estamos en capacidad de exportar. Además, aunque hasta el momento las barreras no arancelarias no han generado mayores problemas, hay el temor de que puedan hacerlo en el futuro.

Por otra parte, tanto los contingentes como las barreras sanitarias los fija Estados Unidos de manera unilateral. Así, de un momento a otro, ellos podrían cerrar el mercado a los lácteos colombianos sin mayores dificultades; esta posibilidad genera un grado de incertidumbre importante para los inversionistas colombianos. Por eso, si el TLC implica un compromiso mayor a la mejora de las condiciones de acceso, promovería el ambiente de inversión en el sector lácteo colombiano, para proyectos encaminados al mercado estadounidense.



Estrategias de negociación

La reunión entre los sectores privados lácteos de ambos países, que se llevó a cabo el 23 de marzo en Washington mientras transcurrían las negociaciones del TLC, no va a ser la única que se dé entre los privados. Una nueva reunión fue convocada en la ronda de Lima, en la que se profundizará el intercambio de información entre los representantes del sector privado de ambos países.

Algunos colombianos sienten temor de que, con esta estrategia, los estadounidenses estén buscando que la negociación de lácteos pase a manos del sector privado, y se pierda la posibilidad de obtener concesiones en lácteos, como productos de intercambio con otros sectores. Según Fernando Leyva, jefe de planeación de Fedegan, "Estados Unidos quiere sacar un tema sensible de la negociación agrícola, para que se logre un acuerdo entre privados; no estamos en desacuerdo en hablar con ellos, escucharlos y, eventualmente, llegar a preacuerdos. Pero la negociación está en manos del gobierno".

Si bien el objetivo oficial de estas reuniones es el intercambio de ideas, existe la impresión de que Estados Unidos está buscando que ellas contribuyan a que se genere un acuerdo en el tema de lácteos. El riesgo de esta actitud es que, para muchos, puede disminuir la posibilidad de que se intercambien asuntos lácteos en la mesa de negociación, por asuntos de otros sectores. Como explica Castro, "la pregunta es si es una negociación del sector lácteo, o si es una negociación de ambos países". Si es únicamente del sector lácteo, Colombia perdería una gran parte del potencial que tiene en el mercado de ese país, porque no podría ceder en otros sectores agropecuarios de menor potencial o que sean objetivos ofensivos de Estados Unidos, para ganar en el lácteo.

De hecho, una de las propuestas que el sector privado de Estados Unidos ha hecho es la de que se genere un acuerdo de uno por uno, es decir, que a cada tonelada exportada corresponda una tonelada importada. Los representantes del sector privado colombiano sostienen que es importante que se reconozcan las asimetrías en los mercados de ambos países; sin embargo, esto parece posible en la medida en que se incorpore el tema lácteo en un marco de negociación que incluya otros sectores. Los negociadores colombianos, por otra parte, deberán definir la importancia estratégica del sector lácteo con base en una evaluación global de la negociación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?