| 11/27/2009 12:00:00 PM

La formalidad paga

Las Mipymes formalmente constituidas podrán participar, de manera exclusiva, en la contratación pública de entidades nacionales, cuando estas no sobrepasen los $373 millones.

Antes de finalizar 2009, alrededor de 1.500 empresas que estaban en la informalidad entrarán a hacer parte del circuito formal de la economía, tras cumplir cuatro requisitos básicos: estar inscritas en el registro mercantil de la Cámara de Comercio, llevar libros de contabilidad, pagar los impuestos y pagar seguridad social a sus empleados.

La cifra, aunque para algunos pueda parecer pequeña, representa un gran avance en la política pública que trazó el Gobierno el año pasado y que fue acogida por entidades gremiales y empresas que consideran la formalidad empresarial como una condición básica para mejorar la competitividad del aparato productivo colombiano y las condiciones sociales de los trabajadores que hoy laboran en unidades informales.

En Colombia, el tema de la informalidad empresarial no es de poca monta. Ricardo Bonilla, investigador del Centro de Investigación para el Desarrollo de la Universidad Nacional, explica que, con base en cifras arrojadas por el Censo de 2005, en el país existían hasta ese año 1'600.000 unidades productivas rurales, pero menos de 20.000 estaban registradas en cámaras de comercio, mientras que, en el nivel urbano, de las cerca de 1'600.000 que también encontró el Dane, apenas 900.000 tenían su registro mercantil. Esto implica que unas 700.000 unidades están en la informalidad y por ello no pueden acceder a créditos en condiciones especiales; programas de asesoría en exportación; capacitación de su personal o ayudas que sí operan para las empresas formales.

Datos del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, con base en un estudio elaborado en Fedesarrollo por Mauricio Cárdenas hace dos años, indican que, si se mide por el número de empresas que no tienen registro mercantil, la informalidad alcanza el 41%; por empresas que no llevan contabilidad llega al 42%; y si se cuentan las que no pagan impuestos, la cifra asciende al 60%.

Estos datos sirvieron para iniciar, en 2008, un proceso que busca fomentar la formalización empresarial y que en 2009 se ha concretado con la puesta en vigencia de una serie de normas con las que el Gobierno busca hacerle frente al problema.

El viceministro de Desarrollo Empresarial, Ricardo Duarte, explica que, con base en los Conpes de Competitividad, Empredimiento y de Mipymes, se han expedido medidas para afianzar el tema de formalización, entre ellas la ley 1258 de 2008, que facilita la creación de empresas con la figura de Sociedades por Acciones Simplificada; el Decreto 1868 de 2008, que reduce las tarifas de registro de libros de contabilidad; el Decreto 525 de 2009, sobre pago gradual y con descuento en parafiscales para las Mipymes; y el Decreto 3806 de septiembre 30 de 2009, que permite convocar la contratación pública exclusivamente para las Mipymes, cuando la licitación no sobrepase los $373 millones.

"Hemos descubierto que los empresarios no se enteran de todas las reformas realizadas para estimular la formalidad y por eso estamos en el plan de hacer campañas de difusión para llegar a los más pequeños y promover la formalidad, porque tenemos que cambiar la idea de que la informalidad es más rentable", explica Duarte.

¿Cómo lo hacen?

No solo con normas y decretos se está impulsando la formalización de las empresas. A instancias de las Cámaras de Comercio del país y las Universidades, el Gobierno avanza en el desarrollo de programas para concientizar a los microempresarios sobre las ventajas de ser formales.

Dos programas se destacan. El primero, el de Rutas para la formalización, que nació en la Cámara de Comercio de Cali en 2007 y comenzó este año a aplicarse con éxito en 14 cámaras que han acogido la metodología didáctica para asesorar al empresario en temas básicos que lo ayuda a hacer parte del circuito económico. María Leonor Cabal Sanclemente, directora Corporativa y Empresarial de la Cámara de Comercio de Cali, explica que la meta trazada con el Ministerio de Comercio para 2009 apuntaba a formalizar 1.000 empresas y fortalecer otras 1.000 que estuvieran pasando por dificultades. Hasta mediados de noviembre, el programa había formalizado 1.338 empresas y fortalecido otras 1.313. Antes de finalizar el año, estarán formalizadas unas 1.500 empresas y, a partir de 2010, cuando el programa se aplicará en 26 cámaras, podría alcanzarse una formalización anual de al menos 2.000 unidades, según la experta.

"Esto que hemos logrado es un récord. No es formalización a la fuerza, se da porque el empresario se convence de que obtiene mayores ventajas. Además, hay confianza en el acompañamiento, pues no se trata de que alguien sea formal para que sobreviva sino que alcance un nivel de desarrollo que le permita garantizar su crecimiento", explica Cabal.

El segundo programa en el que están centradas las expectativas de la formalización tiene que ver con una alianza Universidad-Gobierno para poner en marcha dos centros de servicios para la pequeña y mediana empresa, cuyo piloto arranca el 15 de diciembre próximo en las universidades Icesi y del Valle y que podría replicarse en otras regiones.

Rodrigo Varela, director del Centro de Desarrollo del Espíritu Empresarial de Icesi, explica que la iniciativa surgió en 2007, cuando profesores de Icesi y de la Universidad del Valle decidieron explorar el modelo estadounidense small business development center, que tiene una red de centros de apoyo a las pequeñas y medianas empresas. Luego de enviar profesores a observar el modelo y obtener cooperación, se diseñó el modelo cuyo piloto comenzará a operar en enero de 2010 para asesorar a los empresarios en todos los temas que tienen que ver con formalización, pero también con el desarrollo del plan de negocios, formulación de proyectos, exportaciones o créditos.

El arranque de los programas para fomentar la formalización empresarial ha tenido buenos resultados este año. Sin embargo, no hay que olvidar el abultado porcentaje de informalidad empresarial que existe, lo que obliga al país a emplearse a fondo para cerrar esta brecha.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?