| 5/21/1999 12:00:00 AM

La ética al frente

"De Frente al País" busca que el problema de la corrupción sea una estrategia colectiva y no sólo del Gobierno.

Una de las principales banderas de la campaña del presidente Andrés Pastrana fue la promesa de luchar contra la corrupción. Y cuando empezó su período, en agosto del año pasado, los colombianos aprobaban la gestión del Gobierno. Sin embargo, hoy por hoy, las cosas han cambiado. Sólo el 36% de los encuestados por Gallup aprueban al Gobierno en esa compleja materia. Los hechos de Chambacú, Dragacol y el Banco del Estado han creado una sombra alrededor de la gestión oficial y generado un escepticismo entre la población sobre la verdadera capacidad de la Administración Pastrana para enfrentar el flagelo de la corrupción. La respuesta de los ministros y funcionarios involucrados en los casos de corrupción había sido reactiva y defensiva.



En materia de lucha contra la corrupción, el sector privado es el que tiene ahora la palabra.



Pero el 21 de mayo, el Gobierno decidió "coger el toro por los cachos" y lanzar una estrategia anticorrupción con nombre propio: "De Frente al País". Un programa que busca la transparencia del Estado con iniciativas prácticas y que, sobre todo, involucra al sector privado y a la sociedad civil. La iniciativa está a cargo de Gustavo Bell, el vicepresidente de la República, quien está convencido del éxito de esta fórmula y de G. Bernard Gilchrist, su mano derecha y director del Programa Presidencial de la Lucha contra la Corrupción.



Las estrategias



La prevención se enfoca en la administración pública empezando por las entidades del orden nacional y siguiendo con las de nivel territorial. Tiene dos elementos: la formación de valores éticos y la transparencia. La formación de valores éticos se desarrollará por medio de un proceso de conocimiento, reflexión y mantenimiento de valores con capacitación y participación continua para lograr autorregulación y buen comportamiento en cada individuo. No es el esquema utilizado por otros países que adoptan un código de ética y lo convierten en ley o de los gobiernos anteriores que multiplicaron las contralorías.



Para lograr la eficiencia y transparencia de la administración se han diseñado mecanismos de mejoramiento continuo a partir de tres herramientas básicas, como son las revisiones estratégicas, la evaluación de procesos y la implantación de guías de mejores prácticas diseñadas para optimizar los procesos administrativos.

El control y la sanción están orientados a la participación ciudadana por medio de veedurías. Se diseñó un "Plan Nacional de Formación de Veedores Ciudadanos" que se implementará inicialmente por medio de las 56 Cámaras de Comercio del país, que proporcionan su infraestructura locativa, apoyo logístico, capacidad de convocatoria; el programa proporciona los instructores.



El vicepresidente Gustavo Bell (izquierda) y Bernard Gilchrist, director del programa de lucha contra la corrupción.

"A la ley se le puede hacer el quite, a la ética no".



La fórmula de Klitgaard

Monopolio + discrecionalidad - rendición de cuentas = corrupción





Se contará con un centro de formación y un centro de ayuda a los veedores ciudadanos. Se crearán herramientas de veeduría con el uso intensivo de internet. El veedor podrá vincularse a esta red nacional para mantenerse actualizado sobre el tema. Además, habrá un foro de discusión permanente en internet. De esta manera, se asegura una mayor participación democrática. Se realizarán veedurías ciudadanas de procesos de contratación administrativa como la que se está haciendo con el proceso de construcción de la malla vial del Cauca.



Nuevas herramientas

* Pactos de integridad

* Compromisos éticos

* SINATRA

* Certificación de calidad

* www.anticorrupcion.gov.co

* Interacción con el Estado por medio de internet





Una estrategia medible



El nuevo plan anticorrupción pretende convertir la transparencia de las entidades en un atributo medible. La respuesta a esa necesidad es SINATRA o "Sistema Nacional Transparente", que reproduce una experiencia exitosa del sector privado con la norma internacional de calidad ISO 9000. El SINATRA será un proceso de estandarización y normalización de procesos de entidades públicas. Para los entes territoriales se hará con el Icontec. Por ejemplo, si una gobernación quiere entrar al SINATRA, primero debe conocer los requerimientos de la norma y, a partir de ahí, realizar un proceso interno de transformación. Cuando considere que el proceso está avanzado, se pone en contacto con el Icontec que le hace auditoría y lo certifica.



Más allá del gobierno



La gente va a tener la posibilidad de conocer información pública e interactuar con el Estado por vía electrónica. El programa presidencial posee un servidor con 56 páginas de entidades públicas y una página web www.anticorrupcion.gov.co , que le permite al usuario tener acceso al buzón de denuncia del programa y de las entidades de investigación y control, conocer la contratación administrativa, la legislación, información relacionada con los trámites, solicitar líneas telefónicas de la ETB, además de otros servicios. El usuario tendrá acceso a los contratos públicos que por ley se publican en la página única del diario de contratación. Lo mismo se busca con las licitaciones.



El sector privado será el aliado clave en el proceso mediante dos herramientas básicas: la primera es la de los Pactos de integridad o Convenios de buenas intenciones entre los actores que participan en procesos de contratación pública. Estos compromisos deberían, incluso, hacer que los empresarios y funcionarios públicos adquirieran compromisos éticos más allá de lo que exige la Ley. Este pacto se está desarrollando con Transparencia Internacional, en especial en las áreas de adjudicaciones de gran nivel, como las del sector eléctrico y de obras públicas. Un caso concreto es el proyecto Buenaventura-Bogotá que contará con esta herramienta en los procesos de elaboración de pliegos, publicación de la licitación, escogencia de los contratistas y ejecución de la obra en los cuales intervienen las autoridades, los funcionarios públicos que adjudican, los contratistas que participan en el proceso licitatorio, los periodistas, la banca de inversión y los organismos de control.



La otra herramienta crucial es la de los Compromisos éticos que se traducirían en códigos de ética elaborados por los gremios empresariales o por las mismas empresas. En Estados Unidos, por ejemplo, es usual que las empresas y los gremios tengan este tipo de códigos.



El Gobierno tiene el compromiso de responder en el momento en que la sociedad empiece a utilizar los mecanismos de control. Se hará seguimiento de los planes por medio de encuestas semestrales independientes y cada dos meses por la página web.



Gustavo Bell afirma que "siempre que se habla de corrupción se refieren al Estado. Desde hoy la lucha contra la corrupción corresponde tanto a la administración del Estado como al sector privado. El programa requiere el compromiso de los empresarios".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?