| 6/22/2007 12:00:00 AM

La Agenda de Cali

Luego de la destitución de su último alcalde, los caleños solo esperan que las próximas elecciones les dejen un líder que le meta la mano a los problemas que aquejan a la ciudad.

"El balance de las tres últimas administraciones ha sido desastroso para Cali", dice el representante a la Cámara Santiago Castro. Esta afirmación no se aparta mucho de lo que opinan los expertos consultados por Dinero para este artículo. En ese sentido, la problemática más grande que deberá resolver la ciudad en un futuro inmediato es la crisis de liderazgo y de gobernabilidad -definida por Oscar Echeverry, consultor del Banco Mundial, como el grado de conexión y confianza que tiene un gobernante con sus gobernados-
 
"Los problemas de corrupción y falta de transparencia de las últimas administraciones han hecho que los caleños se aparten de la vida pública de la ciudad", asegura Echeverry. Es por eso que, si los ciudadanos logran recuperar su conciencia cívica y participar de las decisiones políticas de manera responsable, la ciudad podrá resolver muchas de las problemáticas que hoy la aquejan.

A pesar de que los indicadores de Cali en sectores como salud, educación, seguridad ciudadana, finanzas públicas y vivienda de interés social han retrocedido y se colocan por debajo de otras capitales colombianas como Bogotá y Medellín, la ciudad viene registrando un crecimiento sostenido de su producto interno bruto. Según cifras del proyecto Cali Cómo Vamos, la ciudad registró una tasa de crecimiento de 4,56% entre 2005 y 2006.
 
Todo esto gracias a la dinámica industrial, el comercio y, fundamentalmente, a la reactivación del sector de la construcción, los servicios y la inversión. "La pregunta es, cuánto más hubiera podido crecer si hubiese tenido en este mismo periodo administraciones eficientes", dice Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Comercio de Cali.
 
Mientras que el bloque regional, compuesto por los gremios del departamento y la bancada parlamentaria del Valle, impulsa la entrada en funcionamiento del proyecto más ambicioso de transporte masivo del país, MIO, los caleños se recuperan del golpe que significó la destitución de su último alcalde, Apolinar Salcedo, y esperan que las próximas elecciones traigan un líder que se haga realmente cargo de los problemas de la ciudad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?