| 5/14/2010 12:00:00 PM

Infraestructura, a cerrar la brecha

Con saldo en rojo termina la gestión del actual gobierno en dos temas prioritarios para el país: la infraestructura para la competitividad y el combate contra la pobreza. Los candidatos hacen sus apuestas.

El atraso de la infraestructura colombiana se ha convertido en un tema de antología, una de las mayores barreras para la competitividad empresarial y, con seguridad, uno de los asuntos prioritarios que tendrá que atender el próximo gobierno.

Colombia es, después de Bolivia, el país más atrasado en materia de red vial en Suramérica; apenas cuenta con 16.000 kilómetros de vías troncales, 146.000 kilómetros de vías secundarias y terciarias, apenas 1.000 kilómetros de dobles calzadas; tiene atrasos en su red vial y fluvial y el presupuesto de inversión es tan solo el 1% del PIB -incluida la participación de privados- para atender el desarrollo de infraestructura.

Pero este no es el único asunto que muestra un saldo en rojo en el corte de cuentas de la actual administración. En materia de pobreza, la Misión de Empalme de las Series de Empleo y Pobreza (Mesep) acaba de divulgar un informe que indica que la pobreza en 2009 afecta al 45,5% de la población colombiana; es decir, 19,9 millones de personas, y la indigencia llegó a 16,4% de la población total del país, es decir 7,2 millones de colombianos.

En la recta final de la campaña presidencial, Dinero decidió indagar por las propuestas de los candidatos para reducir el atraso en la infraestructura vial y combatir la pobreza.

En materia de infraestructura, el candidato del Partido Verde, Antanas Mockus, sostiene que los insuficientes avances que registra el país se deben "a la ausencia de un verdadero modelo de desarrollo de largo plazo". Esto, en su opinión, imposibilita la generación de una institucionalidad adecuada, "resultando en la predominancia de la presión política, la toma de decisiones sobre fundamentos técnicos débiles y la corrupción". Para solucionar esta situación, Mockus plantea la liquidación del Inco, porque no logró cumplir las funciones para las cuales fue creado y la puesta en marcha de una Agencia Nacional de Desarrollo, que tendrá como principal función identificar "iniciativas de vinculación del capital privado para el desarrollo de la infraestructura de transporte, de otros proyectos considerados prioritarios a nivel nacional y de los servicios conexos o relacionados, para ser considerados e incluidos en el Plan Nacional de Desarrollo".

Entre los proyectos que buscaría impulsar destaca el corredor Bogotá-Buenaventura; la Ruta del Sol; los corredores de competitividad; el acceso a los puertos; la segunda calzada Bogotá-Villavicencio; la Autopista de las Américas y los ferrocarriles del Magdalena y del Carbón.

Por su parte, el candidato del Partido de la U, Juan Manuel Santos, señala que, si bien la economía colombiana creció en promedio 6% durante los últimos cinco años, "todavía presenta atrasos significativos en infraestructura, logística y transporte".

Santos plantea un programa de cinco metas en infraestructura: conectar el mercado interno colombiano; conectar el interior de Colombia con el mundo; dar el salto de la integración logística multimodal para reducir los costos de transporte y aumentar la eficiencia; darle al transporte público una dimensión humana y tener un transporte seguro y respetuoso con el medio ambiente.

Su objetivo es aumentar la inversión en infraestructura, entregar 300 kilómetros anuales de dobles calzadas, optimizar el mantenimiento de las vías actuales y mejorar el sistema férreo financiando su desarrollo con el aumento de las regalías del sector minero.

Entretanto, la candidata del partido Conservador, Noemí Sanín, considera que la competitividad de la economía no se mide por los costos de producción sino por los precios de venta, "y es allí en donde la mala infraestructura está pesando fuertemente sobre la competitividad colombiana".

La candidata planea fortalecer la participación privada en las concesiones "como verdaderos instrumentos financieros y ahorrar recursos públicos para otros destinos socialmente más necesarios". Por eso plantea una nueva institucionalidad, más fuerte, similar a la que se adoptó en el sector petrolero con la creación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos. "La estructura de las concesiones actuales favorece la mediocridad, la corrupción, las demoras y los sobrecostos. Una estructuración adecuada favorecerá la llegada de capitales no solo externos sino además la participación activa de los fondos de pensiones y de las compañías de seguros", sostiene.

Para Gustavo Petro, candidato del Polo Democrático Alternativo, "la infraestructura del país no es adecuada para insertarnos productivamente y propositivamente en la economía global" pues el desarrollo se ha concentrado en el costoso transporte terrestre que encarece los costos de exportación. Por eso, plantea "dar un impulso decidido al transporte fluvial y férreo para reducir los costos de los productores campesinos y el aislamiento de los centros de producción del saber".

En opinión de Petro, se debe dar prioridad a la integración latinoamericana "mediante inversión en redes físicas y redes virtuales que permitan multiplicar los flujos regionales de personas, mercancías, capitales, alimentos, pero sobre todo los flujos de información, cultura y saberes".

A su vez, el candidato liberal, Rafael Pardo, propone replantear el modelo de concesiones adoptando uno similar al usado en México y Chile, "los cuales han mostrado grandes avances".

Este modelo dará prioridad a los procesos de competencia, eliminando por completo la negociación bilateral de contratos. También plantea desarrollar instrumentos que prioricen el gasto en infraestructura "para maximizar los beneficios del gasto dadas las restricciones presupuestales". Dentro de sus propuestas está el asignar rentas permanentes a las entidades territoriales para financiar el mantenimiento de la red vial.

Finalmente, el candidato de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras, sostiene que su programa se enfocará en construir 2.000 kilómetros de dobles calzadas; 1.600 kilómetros de carreteras para mejorar la conectividad; adelantar el Programa Nacional de Transitabilidad 'Por los caminos de Colombia' para perfeccionar 10.000 kilómetros de superficies; completar una red multimodal aeroportuaria y fluvial de las mejores calidades; invertir en tecnología e instalaciones de puertos secos; promover la construcción de nuevos puertos; avanzar en la infraestructura férrea; implementar procesos de renovación urbana y cofinanciar con las principales ciudades la solución de puntos críticos para mejorar la movilidad.

Los diagnósticos en pobreza e infraestructura están claros. Ahora se requiere que las propuestas del próximo Presidente permitan cerrar la brecha en estos asuntos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?