| 3/2/2007 12:00:00 AM

Hay que anticiparse a las heladas

Las bajas temperaturas en las madrugadas pueden seguir afectando los cultivos del país. Es necesario impulsar proyectos de biotecnología y de aseguramiento para el campo.

Las heladas no dejan de azotar los cultivos colombianos. En la penúltima semana de febrero se registraron temperaturas muy bajas en varios municipios de Antioquia, adonde el fenómeno nunca había llegado. Aunque el Ideam había asegurado que el riesgo de las heladas había disminuido, su más reciente informe agrometereológico sostiene que la amenaza persiste especialmente para los altiplanos de los departamentos de Cundinamarca, Boyacá y en sectores altos de Cauca, Nariño y Antioquia. Con este panorama, hacer predicciones sobre el clima es casi imposible, como también lo es cuantificar el número exacto de hectáreas de cultivos que se han visto afectadas y el impacto que esto tiene sobre el empleo rural. Sin desconocer el efecto que ya tuvieron las heladas sobre la escasez de alimentos y, por ende, sobre los precios. Rafael Mejía, presidente de la SAC, y Augusto del Valle, gerente de Fedepapa, coinciden al afirmar que nunca se había visto una decisión gubernamental tan rápida dirigida a resarcir las pérdidas de los agricultores por fenómenos climáticos como los que se están presentando. Aunque los recursos que el gobierno destinará pueden mejorar en el corto plazo la situación de los afectados, nada puede evitar que las heladas u otros fenómenos climáticos retornen con más fuerza. Por esto, deben impulsarse proyectos destinados a sembrar semillas de mejor calidad e implementar tecnologías de siembra y de riego más avanzadas, como ya lo está haciendo el Ministerio de Agricultura por medio de las entidades de su sector.

Las más fuertes

Entre las dificultades que tienen que afrontar los agricultores con sus cultivos, la helada es quizá la que más pérdidas puede ocasionar. "Los problemas de sanidad o por ataques patógenos logran ser superados por los cultivadores, gracias a sus conocimientos. Pero cuando una helada llega, no hay forma de escaparse", asegura Del Valle.

Por lo general, los cultivos que se ven más afectados por las heladas son la papa, los frutales, las hortalizas, las leguminosas y el maíz. Algunos de ellos están en lugares por encima de los 2.500 metros de altura sobre el nivel del mar, donde la infraestructura de riego es muy precaria. Este año, según María Teresa Martínez, meteoróloga del Ideam, las heladas han sido demasiado intensas. Además de tenerlas por más de tres días seguidos y por varias horas, en algunos lugares como Tenjo, se han registrado temperaturas hasta de -8,8°C, con lo que hasta los floricultores, que cuentan con efectivos sistemas de calefacción, también resultaron perjudicados.

El empleo y los precios
Qué cantidad de hectáreas han sido afectadas por el fenómeno climático no es todavía una cifra exacta, pues los agricultores tienen hasta el 2 de marzo para registrar sus pérdidas ante los comités locales de atención de desastres. El consolidado del Ministerio de Agricultura al 22 de febrero hablaba de 17.999 hectáreas afectadas y de pérdidas por cerca de $99.000 millones, mientras que en ganadería 222.270 cabezas de ganado se han visto perjudicadas por los pastos quemados.

"Aunque muchos agricultores perdieron sus cosechas por completo, muchos otros perdieron solo una parte. Por esto, es muy difícil hacer un cálculo preciso sobre el efecto en el empleo rural", puntualiza Rafael Mejía. No obstante, está claro que sí hay consecuencias. Según Luis Arango Nieto, ex viceministro de Agricultura, después de que se presentan las heladas, muchos agricultores contratan más personas para recoger lo que quedó. Pero en los cultivos en los que se perdió toda la cosecha, no se utilizarán los mismos jornaleros que se dedicaban a la recolección del producto. El vicepresidente de la SAC, Ricardo Sánchez, no opina lo mismo. "Lo que se presenta es una recomposición de las labores del campo, pues quienes perdieron toda la cosecha sembrarán de nuevo y utilizarán las mismas personas para este oficio".

Los productos que sufrieron daños aumentaron de precio. Según la Corporación Colombia Internacional (CCI), en febrero, el precio de hortalizas y frutas registró un aumento por encima del 1%. "Esto se produce por una combinación de factores: la menor oferta de productos y la especulación de los intermediarios agrícolas", puntualiza Adriana Senior, presidenta de la corporación. Sin embargo, Luis Hernando Ríos, jefe de prensa de Corabastos, asegura que, por el contrario, ellos se interesan por tener buenas reservas de los productos que escasean con el fin de estabilizar los precios.

Las alternativas

Aunque el gobierno ha reaccionado apropiadamente por medio del Ministerio de Agricultura con apoyos directos, como una línea de crédito en condiciones preferenciales; también debe pensarse en soluciones que en el largo plazo permitan hacer frente a los fenómenos climáticos. Senior asegura que hay que empezar a mejorar los sistemas de cultivo. "Es decir, sembrar semillas más resistentes y tener sistemas de siembra con más tecnología que, aunque son más costosos, son más productivos". Precisamente, el Ministerio de Agricultura está promoviendo por medio de Corpoica, la investigación e identificación de genes de tolerancia a las heladas. El proyecto evalúa las colecciones de material vegetal vivo de papa, para seleccionar de allí los genes de interés.

Para Carlos Junca, director técnico de Asohofrucol, hay una alternativa más efectiva: los seguros de cosechas. En el país, La Previsora es la única compañía que tiene este tipo de seguros para productos como el arroz, el maíz, el plátano, el banano y el algodón, con cobertura para vientos fuertes, daños directos a las plantas, inundaciones, granizo y heladas. Las primas varían de acuerdo con la zona del cultivo, el número de hectáreas y la cantidad de coberturas y el gobierno subsidia hasta el 60% de las pólizas. En este momento, la empresa Mapfre está trabajando en una nueva póliza para asegurar las cosechas. Sin embargo, productos tan sensibles a las heladas como la papa y las hortalizas todavía no están incluidos en estos esquemas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?