| 7/18/2008 12:00:00 AM

En franco Boom

Durante su primer año, el nuevo régimen de zonas francas ha mostrado ser una poderosa herramienta para atraer la inversión. Sin embargo, hay algunas críticas por el posible hueco fiscal que estaría generando.

El nuevo régimen de zonas francas ha provocado un verdadero boom de inversión. Mientras en 50 años (1958-2007) se crearon 11 de estas áreas, desde abril de 2007 a la fecha se han establecido 31 nuevas zonas francas. Estas le significarán al país inversiones por $3,82 billones y 131.471 empleos en sectores que van desde biocombustibles hasta el electrónico en todas las regiones del país (ver recuadro). No obstante, ya se han comenzado a escuchar voces que cuestionan el instrumento por el posible impacto tributario que tendría en el futuro, ya que los usuarios de estas zonas reducen su tarifa del impuesto a la renta del 33% al 15%. Además, estos proyectos están exentos del pago de tributos aduaneros como aranceles e IVA.

Según Mauricio Cárdenas, director saliente de Fedesarrollo, se trata de una reforma tributaria por la puerta de atrás, pues normalmente los usuarios de estas áreas aseguran a largo plazo sus condiciones especiales mediante acuerdos de estabilidad jurídica, por lo que habría que subir otros impuestos a futuro. Para Luis Guillermo Plata, ministro de Comercio, Industria y Turismo, no habrá un impacto tributario ya que la ley cobija tan solo nuevas inversiones que creen nuevos empleos en proyectos para exportar o para el mercado interno, los cuales deben tener un alto impacto económico y social. "A primera impresión es fácil hacer una crítica, pero no he visto un estudio completo con números. Hay que ver el panorama completo, pues no solo se puede mirar el impuesto a la renta, ya que hay muchos otros impuestos indirectos y regionales. Además, se están generando nuevos procesos productivos que no existían en Colombia, como vidrio flotado, producción de motores, transformadores y prótesis auditivas, entre otros", agrega Plata.

Una de las mayores críticas se dirige contra las Zonas Francas Especiales (también llamadas uniempresariales) pues le permiten a una compañía beneficiarse del régimen, sin importar en qué lugar se encuentre el proyecto, lo que crea un incentivo muy grande a que toda la actividad productiva migre hacia este mecanismo. No obstante, el Ministro aclara que estas zonas especiales tienen unos requisitos muy exigentes en términos de inversión (US$34,5 millones) y tienen la condición de duplicar la renta líquida gravable en el impuesto de renta, lo que hace que el impacto tributario de inversiones preexistentes sea neutro. Además, para beneficiarse, los productores de bienes tendrían que concentrar su actividad en un solo punto pues tiene que haber unidad territorial y si es de servicios no debe haber transporte de carga, por lo que no todas las grandes empresas podrían acogerse a este figura.

Por último, Anif considera que la gran pregunta es si se trata de inversión que hubiera dejado de llegar al país sin dichas dádivas tributarias o si son proyectos que ya estaban en marcha y que habrían venido al país, inclusive sin esta figura. El Ministerio tiene claro que esto último puede pasar durante el primer año con algunos proyectos, pero enfatiza que es claro que el nuevo régimen ha traído inversiones nuevas. "Vidrio Andino era un proyecto que estaba archivado desde 1997. Y, aun si son proyectos que se iban a dar, como el caso de Argos, estos siempre tienen la posibilidad de hacerse en otros países como Centroamérica que tienen regímenes tributarios muy agresivos", afirma Julio Rodríguez, asesor del Ministerio.

El Ministro no solo responde las críticas sino que considera que este régimen especial es una de las principales herramientas para transformar el país y competir por la inversión con otros países. El objetivo de Plata es crecer la base de contribuyentes, por lo que espera decretar por lo menos 50 zonas francas este año. Pero más allá, es traer flujos estables de inversión por alrededor de los US$12.500 millones por año, de la cual al menos el 50% deberían ser nuevos proyectos con el fin de repotenciar todo nuestro aparato productivo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?