| 10/24/2008 12:00:00 AM

Empresas de alimentos en cintura

En noviembre se conocerá la primera reglamentación sobre rotulado nutricional. Los consumidores conocerán las propiedades que les aportan los alimentos.

La competencia en el sector de alimentos por ganarse el favor del consumidor, a través de las ventajas que ofrecen sus distintos productos, tendrá que basarse en información comprobada. En noviembre entrará en vigencia la primera reglamentación sobre rotulado nutricional, que busca que los productores incorporen en las etiquetas de los alimentos, mayores detalles sobre información y propiedades nutricionales, y propiedades de salud de los alimentos que venden, y que va más allá de los simples ingredientes que normalmente se encuentran en el rotulado general, obligatorio para todos los productos en el país.

De esta forma, las autoridades esperan que se dé una competencia más transparente entre los diferentes jugadores, al eliminar unas zonas grises en la reglamentación que les permitían a algunas compañías publicitar atributos que no estaban presentes en sus productos, llevando a engaño a los consumidores.

Esta iniciativa surgió hace cuatro años con la aparición en el mercado colombiano del concepto de alimentos funcionales; es decir, aquellos que, además de aportar nutrientes básicos, vienen reforzados con ingredientes o propiedades adicionales. Desde entonces, arrancó un trabajo concertado entre el Ministerio de Protección Social, la Andi y 15 empresas que hacen parte de la Coalición por la Sana Alimentación, para definir el texto de las condiciones que tendrá el rotulado nutricional exhibido en aquellos productos que quieran destacar esas propiedades adicionales.

El trabajo también involucró a la Asociación Colombiana de Pequeñas y Medianas Empresas, Acopi, luego de que algunos de sus afiliados expresaran su preocupación por los alcances que pudiera tener una reglamentación de este estilo. Sin embargo, su participación en el proceso les permitió identificar nuevas oportunidades, ya que el tener un rotulado mucho más explícito puede motivar al cliente al consumo.

Octavio Campo, director de la Cámara de Alimentos de la Andi, cree que esta reglamentación "es un avance importante, tanto para la industria como para los consumidores del país", pues eleva los estándares en materia de información de los productos que publicitan sus beneficios adicionales. De hecho, en otros países existe este rotulado nutricional, que ha permitido a las compañías encontrar nuevas oportunidades de negocios al promover los beneficios que sus productos aportan a la salud de los consumidores.

Campo explica que, además, la normativa viene a llenar un vacío que existía en la legislación de alimentos, pues incorpora normas internacionales como las que rigen en el Codex Alimentarius o en la FDA, entidad encargada en Estados Unidos de vigilar el tema de alimentos y medicinas. El proceso contó además con la asesoría de Ilsi Norandino y el Icontec, con amplio conocimiento en normatividad técnica internacional en materia de normas de higiene y propiedades nutricionales de alimentos.

Juan Pablo Fernández, vicepresidente de mercadeo de Alpina, destaca que para la industria de alimentos del país el etiquetado nutricional es "una herramienta fundamental, que nos permite armonizarnos con el rotulado que existe a nivel internacional y lograr una mayor competitividad, mayor acceso y capacidad de innovación".

Para el directivo, una de las principales ventajas del rotulado nutricional es que resulta un canal directo de comunicación entre la industria y el consumidor, "es, en esencia, un proceso educativo del consumidor y de largo plazo". Destaca además que, al ser más detallada y completa la información que se brindará a los consumidores, permitirá informar, en el caso de los alimentos funcionales, no solo sobre sus aportes nutricionales sino también sobre los efectos positivos que su consumo brinda a la salud.



Mayores detalles

La reglamentación sobre rotulado nutricional cobijará los alimentos que se producen y comercializan en el mercado colombiano, lo que implica que compañías que importen alimentos y quieran publicitar sus beneficios adicionales, también tendrán que incorporar el rotulado nutricional, con los parámetros definidos por el Ministerio de Protección Social.

Su adopción será voluntaria para las empresas de alimentos en general, pero pasará a ser obligatoria cuando las compañías promocionen sus alimentos destacando sus propiedades funcionales, es decir, que su consumo beneficia la salud, ya sea porque aportan mayores defensas, mejoran la digestión o el sistema circulatorio.

A diferencia de la norma vigente sobre rotulado general -que da información general sobre los ingredientes-, esta exigirá detalles más específicos sobre aportes cuantitativos y cualitativos de algunos nutrientes o ingredientes, tanto para la nutrición como para la salud del consumidor.

La norma, sin embargo, establece algunas restricciones a los productores, como, por ejemplo, que no podrán sugerir al consumidor cantidades exactas que debería comer una persona para mantener la salud; señalar que los alimentos tradicionales no cumplen con los requerimientos de nutrición o indicar que, con el nuevo rotulado, su alimento tiene una ventaja adicional frente a los que no tienen este tipo de etiquetado.

Octavio Campo explica que, además, no pueden utilizarse mensajes equivocados que hagan pensar que el aporte nutricional de un alimento tiene poderes terapéuticos; es decir, que pueden curar enfermedades, porque se estaría engañando al consumidor, o utilizar una comunicación que pueda generar confusión o falsas expectativas.

La reglamentación del Ministerio es estricta en señalar que la información contenida en el rotulado debe ser fidedigna y ajustada a las investigaciones que hayan hecho las compañías para probar la efectividad de los valores adicionales que en materia de nutrición aportan sus productos.

Para las empresas de alimentos, estos cambios en el rotulado representan un verdadero desafío ya que, por un lado, les permitirá ganar confianza entre los consumidores que buscan mayor información sobre los alimentos y, por otro, diferenciarse en un mercado que cada vez tiene mayor participación y competencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?