El reemplazo de Juan Camilo...

| 2/25/2000 12:00:00 AM

El reemplazo de Juan Camilo...

En materia de política económica, el gobierno parece estar cumpliendo un ciclo: un pésimo primer año, una transición durante su segundo año y una posible recuperación de la economía en los dos últimos años.

La economía colombiana está en medio de una compleja transición desde una crisis profunda hacia una deseada recuperación. El líder de la transición será el ministro de Hacienda y el éxito del proceso dependerá de que logre tomar por los cachos el programa de ajuste estructural de las finanzas públicas. La agenda legislativa, que tiene como prioridades el ajuste de los impuestos de renta, de las transferencias territoriales y de la seguridad social, será la verdadera prueba de fuego para poner la economía sobre una senda de crecimiento sostenible. Las sesiones legislativas que comienzan el 16 de marzo y terminan en junio, podrán ser la tarea final del zar de la economía, Juan Camilo Restrepo. El tiempo de los anuncios ha terminado y es el tiempo de las realizaciones. Si Juan Camilo sale exitoso en la apretada agenda, habrá cumplido su misión de superar la pesada herencia recibida y reorientar el futuro de la economía y definitivamente "saldrá en hombros" hacia destinos superiores. Y si no lo logra, Colombia estaría en peligro de que el segundo semestre sea dominado por un conflicto de proporciones con el Fondo Monetario y la comunidad financiera internacional. En cualquier caso, Juan Camilo Restrepo está a punto de cumplir su ciclo. Y es tiempo de que el país comience a pensar en quién va a sucederlo en la cartera de las finanzas.





¿Qué debe tener el nuevo Minhacienda?

En otras épocas de economía cerrada y estabilidad política, para el Ministerio de Hacienda se necesitaba un tecnócrata: un hombre con gran capacidad de entender las finanzas del Estado y, sobre todo, la compleja economía y con habilidad para diseñar políticas acertadas para resolver sus principales problemas. Ese personaje debía tener una independencia a toda prueba para la defensa del interés público sobre cualquier interés particular y carácter para llevarla a cabo. Hoy, con una economía globalizada, además de las competencias anteriores, se requiere también un personaje que despierte credibilidad en los círculos financieros internacionales, que sea escuchado con respeto en Wall Street y en Washington. A mitad de camino de un gobierno con un estilo definido de trabajo, el personaje tiene que ser de los afectos de los círculos más estrechos de Palacio, al Presidente, a Jaime Ruiz y al Canciller Fernández de Soto. Finalmente, dado que el gobierno cuenta con una coalición política frágil, el personaje deberá ser capaz de transitar con habilidad y concitar el apoyo

del Congreso de la República.







La opinión informada en temas de economía y hacienda pública espera que el sucesor de Juan Camilo Restrepo combine una alta capacidad técnica con una gran destreza en la arena política. El otro factor crítico para el líder de las finanzas en este mundo globalizado será su reconocimiento en los círculos internacionales, especialmente en Washington y Wall Street.

¿Quién tiene esas características?

En los círculos empresariales, financieros, internacionales, de gobierno y de la política, Dinero adelantó una búsqueda exhaustiva para identificar a los colombianos que podrían ser considerados para el Ministerio de Hacienda. Se lograron 23 candidatos. Cada uno de los candidatos fue evaluado con la ayuda de encuestas telefónicas a opinadores de alto nivel, a quienes se les pidió una calificación de 0 a 5 en los 5 aspectos necesarios: su comprensión de los problemas económicos, su credibilidad internacional, su independencia y carácter, su cercanía al gobierno y sus posibilidades en el Congreso. Esos 5 criterios se sintetizaron finalmente sobre 2 ejes, capacidad técnica y capacidad política. Se seleccionaron los 15 personajes que en promedio tuvieron una calificación por encima de 4. Las dos personas que hoy tienen las máximas calificaciones para enfrentar los problemas concretos de la economía colombiana y suceder a Juan Camilo Restrepo son Luis Fernando Ramírez, actual ministro de Defensa Nacional, y Roberto Junguito, representante de Colombia ante el Fondo Monetario Internacional. Ambos tuvieron calificaciones promedio superiores a 4,7, tanto en el manejo de la economía como de la cosa política. En segundo lugar, viene un grupo de 5 colombianos que presentan calificaciones promedio cercanas a 4,5. Gabriel Jaramillo Sanint, Mauricio Cárdenas Santamaría, Alberto Calderón Zuleta, Carlos Caballero Argáez y Luis Alberto Moreno, los primeros con mayor capacidad técnica y los últimos mayor habilidad política. El tercer grupo incluye otros 5 personajes que presentan calificaciones promedio ligeramente mayores a 4,0, casi todos ellos con mayores capacidades técnicas que políticas: José Darío Uribe Escobar, Armando Montenegro Trujillo, Fabio Villegas, Juan Manuel Santos y María Mercedes Cuéllar. Finalmente, están 3 personas que por sobresalir muchísimo en alguna o algunas de las características destacadas logran calificaciones cercanas a 4,0: Violy McCausland (por sus conexiones internacionales), Fanny Kertzman (por su carácter e independencia) y Néstor Humberto Martínez (por su cercanía al círculo de Palacio).



¿Quién podrá ser y cuándo?

Juan Camilo Restrepo tiene por delante los meses más difíciles de su carrera, pues de su desempeño en las próximas sesiones del Congreso resultará su evaluación final como un gestor excelente o regular de la recuperación económica del país. Siendo así, no se ve posible ni conveniente que antes de julio se presente cambio alguno en la cartera de las finanzas. Con el cambio probable, entonces, para el segundo semestre, la selección del candidato para suceder a Juan Camilo Restrepo dependerá del momento del cambio y de la posibilidad de llenar las vacantes que dejarían en otros ministerios. Si el cambio se da después de septiembre, el ministro de Hacienda seguro es Roberto Junguito, quien habrá cumplido entonces un año de haberse retirado de la Junta del Banco de la República. El palo sería el nombramiento como ministro de Hacienda de un personaje lejano al gobierno. En ese caso, los candidatos más probables serían Armando Montenegro, Gabriel Jaramillo o Fabio Villegas. En cualquier caso, es bastante posible que el Ministro de Hacienda que veremos en el 2001 tenga que mostrar habilidades sobresalientes para lidiar con las papas calientes de las crisis fiscal y financiera e imaginación para apalancar las exportaciones y la inversión privada como los verdaderos motores del crecimiento económico sostenible.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.