| 3/30/2007 12:00:00 AM

El nuevo ministerio

El sector de las telecomunicaciones ha aplaudido la iniciativa de transformar el Ministerio de Comunicaciones en el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones -MinTICs-. Sin embargo, advierte que la reforma debe ser total y profunda.

"El Ministerio de Comunicaciones que tenemos actualmente tiene cuarenta años de retraso, ya cumplió su función y necesita una cirugía de alto nivel que le permita al país hacer un salto hacia la digitalización y el desarrollo tecnológico", asegura Ramiro Valencia Cossio, Presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones. Desde su creación, el Ministerio se dedicó a construir infraestructura para comunicar a la gente a través de los medios tradicionales -radio, telefonía fija y telefonía móvil- y a dictar políticas en un sector eminentemente formado por capital público. Hoy, debería estar preparado para impulsar el desarrollo de tecnologías de la información y para dictar políticas en un sector que cada vez más tiende a la convergencia. Sin embargo, no lo está y es por eso que una propuesta para su reestructuración y cambio de enfoque ya fue lanzada al debate público por la actual ministra María Del Rosario Guerra.

El tema de la infraestructura en telecomunicaciones pasó a la historia. Colombia hace rato está preparada para entrar a la economía del conocimiento pues los operadores privados de telefonía fija y móvil le dieron una mano al gobierno en esta materia y le permitieron a la mayoría de la población colombiana estar comunicada. Según Tulio Ángel, presidente del gremio de operadores de celulares, Asocel, "los celulares han llegado a los estratos más bajos de la población. El 88% de los usuarios son de estratos 1, 2 y 3". Aunque esto le permitió al gobierno enfocarse en programas para aumentar la conectividad, el país está todavía muy rezagado en inversión en tecnología, penetración de computadores y banda ancha y producción de contenidos que sirvan como herramienta de trabajo o de estudio, que son factores de gran impacto en la productividad de un país. "Hay elementos muy interesantes en la propuesta que ha presentado la Ministra. Sin embargo, la reforma tendrá que ser total y profunda, no basta con cambiarle el nombre al Ministerio. El gobierno tiene que liderar el proceso y hacer los mismo que se hizo con Telecom, Ecopetrol y con el ISS", agrega Valencia.



El fondo de comunicaciones

Hoy, el 80% de los recursos del Fondo de Comunicaciones -que recibe aportes de los operadores de celulares (5% de los ingresos netos de ellos), de valor agregado (3% de los ingresos) y de larga distancia (5%)- están destinados a incrementar la infraestructura de acceso a la banda ancha, con programas como Compartel, Computadores para Educar y la Agenda de Conectividad. "Sin embargo, como en infraestructura, el impulso lo van a seguir haciendo los operadores. Hemos determinado que estos recursos deberán reorientarse hacia la inversión en infoestructura (aplicaciones de tecnologías de información) y en infocultura (apropiación ciudadana de las tecnologías de la información)", asegura Daniel Medina, viceministro de comunicaciones.

Pero las cosas no son tan fáciles. Aunque la propuesta de la Ministra incluye encontrar un mecanismo neutro para que las cargas sean equitativas, éstos también necesitan del compromiso del gobierno para continuar con sus inversiones en infraestructura. "Ya que para este año el Fondo ha duplicado su presupuesto -$300.000 millones- estos también deberán enfocarse a expandir redes de telefonía móvil allí donde no hemos podido llegar por los altos costos", asegura Ángel. Por su lado, los operadores de telefonía fija han insistido en que los recursos del Fondo deberían usarse para compensar los subsidios que ellos deben dar a los usuarios de zonas apartadas para conseguir una cobertura universal.

"Las actividades del Fondo deben ser tercerizadas, lo que nos permitirá ser socios del Estado en los nuevos proyectos de impulso a las tecnologías de la información, y le dará al Fondo una mayor capacidad de ejecución", sugiere por su parte Mauricio López, secretario técnico de la Asociación de Empresas de Servicios Públicos Domiciliarios, Andesco.

Inversión en software y contenidos

Colombia es uno de los países de América Latina que menos compra software de infraestructura (sistemas operacionales, bases de datos, sistemas de inteligencias de negocios, etc.). Mientras que Brasil realiza el 51% de las compras de software de toda América Latina y México el 28%, Colombia tan sólo participa con un 3%. "Esta es una situación lamentable si tenemos en cuenta que las tecnologías de la información están basadas en el software", explica Alberto Pradilla, presidente de la junta directiva de Fedesoft. Por el lado de las aplicaciones, la situación tampoco es alentadora. Aunque el país realiza el 9% del total de las compras en América Latina, no las está desarrollando internamente. "Colombia tiene mucho potencial en este campo. Tenemos experiencia en el desarrollo de aplicaciones financieras, específicamente en prevención de lavado de activos, al igual que en el sector de la salud y si se dan los incentivos tributarios y legales para desarrollarlos podemos explotarlos en el mercado global. Hacia allá deben ir orientadas entonces las políticas del Ministerio", agrega Pradilla.

Por su lado, a Ernesto Rodríguez, Presidente de la Asociación Nacional de Usuarios de las Comunicaciones, Asucom, le preocupa el hecho de que dentro del nuevo enfoque del Ministerio no se haga un énfasis especial en la producción de contenidos. "Aunque la propuesta es visionaria, y lo que el gobierno está haciendo para que todas las instituciones gubernamentales entren en línea es muy bueno, el enfoque todavía está muy concentrado en la infraestructura. Si se quiere un verdadero Ministerio de las TIC hay que hacer énfasis en el desarrollo de contenidos locales, que sirvan de herramienta de trabajo o estudio", asegura Rodríguez. Y es que mientras Estados Unidos produce el 80% de los contenidos informáticos del mundo, Colombia no produce ni el 0,5% de estos. Además, según una reciente investigación de Andinet, el 65% de éstos son contenidos pornográficos.

La Agencia del Espectro

En este momento las funciones de gestión y administración del espectro radioeléctrico (frecuencias del espectro electromagnético usadas para los servicios de difusión, servicios móviles, de policía, bomberos, radioastronomía, meteorología y fijos) están en cabeza del Ministerio de Comunicaciones. Sin embargo, éstas se encuentran divididas en varias direcciones y oficinas lo que ha dado lugar a que los usuarios lo perciban como ineficiente. "Contamos prácticamente con un solo asesor especializado en el tema, lo que hace difícil que llevemos la vocería en los foros internacionales en los que se modifica la legislación mundial de este bien finito", asegura el viceministro Medina.

Esto es aún más preocupante cuando se sabe que el país tiene que tomar muy pronto la decisión de ampliarles el espectro a los operadores móviles para implantar nuevas tecnologías. "Mientras en España Vodafone cuenta con 112 MGhz y Telefónica con 116 MGhz, en Colombia los operadores celulares cuentan con 40 MB", explica Tulio Ángel. En este sentido, la propuesta de transformación del Ministerio incluye la creación de una entidad independiente -Agencia del Espectro- en la que se reorganizarán y se integrarán las funciones relacionadas con la administración de este bien.

Por su lado, las funciones regulatorias del sector también se encuentra muy dispersas. Se las reparten el Ministerio y la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones CRT, lo que genera ineficiencia e incertidumbre jurídica. En este sentido, "se considera fundamental el traslado de estas funciones a la CRT, la cual además debe estar capacitada para un sector en convergencia, en el que un operador podrá prestar todos los servicios de telecomunicaciones", asegura Medina. Aunque su estructura no cambiaría, deberían reformularse sus objetivos hacia la regulación de un mercado de tecnologías de información y comunicaciones.

La propuesta para transformar el Ministerio de Comunicaciones es hasta ahora solo un borrador. Aunque en el Plan de Desarrollo se incluyeron algunos de sus elementos -el nuevo enfoque de los proyectos del Fondo, el fortalecimiento parcial de la CRT, y una medida para equilibrar las cargas sociales de los operadores-, los retos son todavía muy grandes. "Primero hay que terminar de recibir opiniones de los gremios. Segundo hay que evaluar qué se puede hacer por decreto y qué por ley. Más adelante presentaremos un proyecto de ley muy pequeño que apunta a cambiar la estructura del Ministerio y otro para regular el sector", explica Medina. Lo cierto es que, como aseguró Bill Gates en su reciente visita a Colombia, "entre mayor sea el número de colombianos que compartan información, mayores serán las oportunidades de que el país se abra camino en la senda del desarrollo".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?