| 4/11/2008 12:00:00 AM

Educación con más recursos

La mayor inversión que se realizará este año en el sector educativo deberá mostrar avances en materia de calidad.

El total de transferencias para educación en 2008 será de $11 billones, $620.000 millones más que el año anterior, lo que convierte a este sector en el gran beneficiado de la última reforma al sistema general de participaciones —SGP—. Pero la obtención de una parte importante de los recursos de las transferencias no asegura que el país alcance las metas que se han planteado para el sector educativo en materia de cobertura y calidad. Todo depende de las políticas que vayan a ser financiadas y de la eficiencia que alcancen las entidades territoriales en la ejecución del gasto.

La ministra de Educación, Cecilia María Vélez, ya tiene muy claro cómo distribuirá los generosos recursos que entraron este año al sistema. Se harán modificaciones a las tipologías, se mejorarán los salarios de los docentes del nuevo escalafón, se subsidiará la educación de los niños de los niveles 1 y 2 del Sisben y se seguirán los planes de ampliación de la cobertura. "Con todo esto le estamos apuntando a la meta consagrada para 2010 de tener 100% de coberturas brutas hasta el grado noveno y consolidar un proceso de mejoramiento de la calidad de la educación", explica la Ministra.

Está claro que llegar a coberturas totales en educación es una de las metas de mediano plazo más anheladas por el gobierno nacional. Incluso, a partir de esta premisa se realizó la última reforma al SGP y es por eso que se le dio un punto más de crecimiento a la educación. Sin embargo, los analistas coinciden en afirmar que este proceso debe ir acompañado de un esfuerzo mayor en calidad.
 
 Aunque este es un proceso de largo plazo que no solo depende del gobierno central sino de las regiones, solo queda esperar que los recursos inyectados y las propuestas de inversión de este año den mejores resultados que los que se han obtenido en más de cinco años de 'revolución educativa'. Es indudable que deben crearse estímulos para seleccionar y formar mejores maestros, para hacer que toda la ciudadanía y especialmente los padres vigilen la calidad académica de los colegios y seguir dotando a estas instituciones de materiales pedagógicos y computadores con conectividad, acompañados de una buena estrategia de uso.

¿Por qué la educación?

El acto legislativo 04 de 2007 determinó que el SGP tendrá un crecimiento adicional para el sector educación que será de 1,3% en 2008 y 2009; 1,6% en 2010 y 1,8% entre 2011 y 2016. ¿Por qué el sector educativo se ganó este punto adicional?

La directora de Planeación Nacional, Carolina Rentaría, explica que la asignación sectorial de recursos tuvo en cuenta las condiciones y estructura de financiamiento de los sectores salud y educación. "Como es conocido, el sector salud, a diferencia del sector educación, dispone de fuentes adicionales de financiamiento diferentes al SGP. Por su parte, el sector educativo depende fundamentalmente del SGP", puntualiza.

Por su lado, Gilberto Toro, presidente de la Federación Colombiana de Municipios, comenta que llegar a este punto no fue fácil. "Nosotros hicimos un análisis profundo para entender el déficit social del país y encontramos que los recursos adicionales se necesitaban en educación. Medimos el número de niños que estaban abandonando el sistema, cuántos estaban por fuera y cuánto costaba garantizarles a estos niños estar dignamente en el sistema. Además, tuvimos que hacer un gran esfuerzo para que se entendiera que la educación no es solamente garantizar el pago de los docentes, sino mejorar su calidad para competir en el mundo, en el contexto de globalización que ya todos conocemos y del cual no se ha apartado nuestra Nación", dice. Así, aunque los municipios no quedaron contentos con la fórmula final de crecimiento real de las transferencias —ellos pedían el 7%—, sí estuvieron de acuerdo en que el punto adicional se entregara al sector educativo.

¿A dónde irán los recursos?

Vélez ya tiene los números listos. Para mejorar, les destinará $251.461 millones. Es decir, se realizará un ajuste en el pago que se hace por niño atendido para que los colegios tengan mejores condiciones y se pueda expandir el plan de conectividad. "Anteriormente calculábamos el pago para cada uno de los municipios o departamentos. Ahora pagaremos a todos lo mismo, excepto para los nuevos departamentos: $920.000 anuales para cada niño en primaria urbana, y $990.000 para primaria rural. $1.000.000 anuales para cada niño de la secundaria en el área urbana y $1.100.000 para la secundario rural", explica Vélez. Antes, por ejemplo, en departamentos como Atlántico y Guajira se pagaba por cada niño de primaria en el área rural $919.000 anuales y en secundaria $937.000

Para mejorar los salarios de los docentes del nuevo escalafón se destinarán $99.300 millones. "En términos de calidad, este nuevo escalafón es muy importante porque introduce la evaluación periódica de los docentes, los exámenes para ascender y los periodos de prueba", puntualiza Vélez. También se destinarán recursos para garantizar la gratuidad de la educación a los niños del Sisben 1 y 2. Las leyes colombianas son claras en garantizar que las niñas y niños que no pueden pagar el colegio asistan sin ningún tipo de contraprestación. "Sin embargo, los departamentos a veces no les garantizan a los colegios el pago por estos niños. Decidimos salvar ese problema y dar un subsidio de $30.000 por cada uno", dice la Ministra.

La calidad es la prioridad

La Ministra se la jugará este año con el nuevo escalafón para contribuir al proceso de mejorar la calidad de la educación en el país. Eso es bueno, pero no es suficiente, y eso está claro para el gobierno nacional. Rentería asegura que para este sector resulta fundamental hacer inversiones adicionales, entre otras, aquellas referidas al bilingüismo, acceso a tecnologías de la información, capacitación de docentes, mejoras en infraestructura y dotación y adecuación de procesos pedagógicos en el marco de la formación por competencias.

En el mismo sentido, la Federación Colombiana de Municipios insistió durante el proceso legislativo de la reforma al SGP que el 95% de los recursos de los puntos adicionales para el sector deberían ser destinados a la calidad educativa: mantenimiento de los colegios, construcción de laboratorios, talleres y bibliotecas, dotación de materiales pedagógicos, mobiliario escolar, computadores con conectividad; aumento de la intensidad horaria en idioma inglés y sostenimiento de la conectividad, entre otros.
 
Por su parte María Piedad Cuevas, directora de Empresarios por la Educación, cree que las entidades territoriales necesitan incentivos más claros para mejorar la calidad de la educación. "Por ejemplo, los excedentes podrían destinarse a una bolsa de recursos para premiar aquellos municipios o departamentos que generen buenos resultados en calidad y que los sigan invirtiendo en este rubro. Los excedentes no deben destinarse únicamente a cobertura", afirma.

Hay que reconocer que se ha avanzado, por ejemplo en el diseño y aplicación de pruebas de calidad para la educación básica y la secundaria como el Icfes, las pruebas Saber y las pruebas Pisa. Sin embargo, los resultados siguen siendo muy pobres. A finales de 2007 se supo que entre 57 naciones que participaron en las pruebas Pisa, Colombia ocupó el puesto 53, ganándole solamente a Kirguistán y Qatar. Por su lado, las pruebas del Icfes en 2007 tampoco mostraron resultados alentadores.
 
El porcentaje de instituciones en el nivel muy superior disminuyó. Mientras en 2006 el porcentaje de colegios que estuvieron en el nivel muy superior en las pruebas del Icfes fue de 6,87%, en 2007 este porcentaje fue de 4,4%. Estos son, sin duda, resultados preocupantes que nos ponen a pensar que hay que tomar en serio el desafío de la calidad de la enseñanza que se imparte en las aulas del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?