E-Gobierno

| 7/21/2000 12:00:00 AM

E-Gobierno

Colombia podría ahorrarse cerca de $2,6 billones al año, si eliminara la corrupción en la contratación pública. Ya se está dando el primer paso con un sistema de información en línea.

Le llegó el turno al Gobierno. Si en el mundo empresarial privado se está hablando de transformaciones verdaderamente revolucionarias por efecto de internet, en la esfera gubernamental puede haber aún más oportunidades. La nueva e-conomía podría representar para los gobiernos del mundo miles de millones de dólares de ahorro en costos por control de corrupción y facilidad en los trámites y eficiencia en las compras. Los estimativos globales de Govworks Inc., empresa de internet dedicada al desarrollo de modelos de e-gobierno, indican que el ahorro anual en el mundo supera los US$3 billones (millones de millones de dólares). El e-gobierno representa posibilidades en diversas fases de la actividad del Estado, pero la contratación pública es la que muestra las opciones más claras de ahorro y eficiencia. Solo el Estado colombiano compra cerca de $26 billones por año en bienes y servicios, el 15% del PIB anual, y por ineficiencias y corrupción se estima que, por lo menos, el 20% de ese total se podría ahorrar con la aplicación de sistemas más óptimos que eviten los malos manejos.

¿Un gobierno en línea altamente sistematizado sería la solución? La respuesta es afirmativa, si se desarrollan los sistemas adecuados y las estrategias de e-gobierno que permitan capturar ese valor que año tras año se pierde en corrupción e ineficiencia.



Un primer paso



La Contraloría General de la República ya tomó la delantera en el tema con el desarrollo de la ley que crea el Sistema de Vigilancia y Contratación Estatal (SICE). La ley fue aprobada en la pasada legislatura y está para la sanción presidencial.



El SICE, que entrará en operación en el primer semestre del 2001, cambiará de manera radical las reglas del juego de la contratación del Estado. Será un sistema de información en línea que incluirá todos los productos que compra el Estado y sus precios de mercado. ¿El objetivo? Que todas las compras y contrataciones que se realicen pasen por este sistema, que tendría la capacidad de asegurarse de que el contrato fue adjudicado al mejor postor y al precio que realmente fija el mercado.



Hoy, las contrataciones estatales se realizan mediante licitaciones o contrataciones directas y los niveles de corrupción son claramente altos. De acuerdo con una investigación del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, el 67% de los contratistas del Estado dijo haber pagado soborno en todos sus negocios con el Gobierno. En promedio se estima que los sobrecostos y sobornos de todos los contratos son del orden del 20% del valor de los mismos. Esto indica que cada año se pierden unos $5,2 billones (casi el 60% del déficit fiscal que tiene actualmente el Gobierno Central).



El SICE, toda una plataforma informática que la Contraloría empezará a desarrollar desde el próximo mes, pretende eliminar las posibilidades para que se presenten esos sobrecostos. El método es relativamente simple: todas las entidades del Estado de todos los niveles (central y regional) tendrán que registrar los 70.000 artículos y servicios que, de acuerdo con la Contraloría, se compran en Colombia. Deben registrar además la cantidad que compran de estos bienes y la periodicidad con que lo hacen. Esta información estaría disponible en línea para todas las empresas privadas y personas naturales que deseen conocerla. Al mismo tiempo, todos los proveedores tendrán que dejar la información en el sistema sobre lo que producen y los precios. Se trata de crear un sistema completamente transparente sobre lo que compra el Estado y sobre los oferentes.



Estas nuevas condiciones representan un verdadero cambio en los sistemas de contratación del Estado porque se eliminan los procesos a puerta cerrada y se amplía el número de proveedores que compiten por obtener un contrato. Hoy existe un registro de proponentes y, de acuerdo con la Contraloría, solo están inscritas en él el 4% de las empresas que contratan con el Estado. Esta distorsión se eliminaría con el SICE.



Esta nueva plataforma tiene varios subsistemas de apoyo como el catálogo de bienes, las empresas que los ofrecen y los precios de venta, una central de precios que realiza análisis de precios de mercado y establece los rangos dentro de los cuales una entidad pública debe realizar sus operaciones y un sistema de control inteligente en el que la Contraloría podrá revisar en línea todas las contrataciones que realice el Estado. Cualquier irregularidad o exceso en precios por encima del mercado serían detectados por el SICE.



El desarrollo del nuevo sistema apenas empieza. De acuerdo con el vicecontralor José Félix Lafaurie, será necesario licitar la contratación de un desarrollador internacional además de un grupo de consultores especializados que se encarguen de diseñar el nuevo modelo de control de la contratación pública en línea.



Posibilidades de ahorro



El potencial del nuevo modelo es enorme. En Argentina se implantó un modelo de "precios testigo" para controlar todos los procesos de adquisiciones públicas y el resultado fue un ahorro promedio del 32% en las compras de bienes y servicios de las entidades estatales. Si en Colombia solo se lograra un ahorro equivalente al 10% del valor de todos los contratos públicos, se reducirían los gastos en por lo menos $2,6 billones, casi dos reformas tributarias. Hacia el futuro, los retornos de un programa como el SICE serían muy altos. El valor de hoy de los ahorros que se obtendrían en los próximos diez años sería del orden de los $18 billones, equivalentes al 10% del PIB colombiano del 2000.



El e-gobierno representa la nueva revolución que trae la red. Cuanto mayor sea la ineficiencia de un Estado, mayores son las posibilidades de creación de riqueza. Colombia es, sin duda, un laboratorio perfecto para aplicar los nuevos modelos del gobierno electrónico con una gran ventaja sobre el resto de la nueva economía: en el e-gobierno las apuestas no tienen riesgo, todas las posibilidades son para ganar eficiencias y ahorros.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.