| 2/18/1998 12:00:00 AM

¿Dónde invierto, Presidente?

Los candidatos responden a las preguntas de Poder & Dinero sobre los temasque preocupan a los empresarios.

A partir de este número, Poder & Dinero presenta una serie de artículos con las respuestas de los candidatos presidenciales frente a los temas que preocupan al sector privado. En esta primera entrega no aparece Andrés Pastrana, pues en el momento de ir a imprenta no se había producido el lanzamiento oficial de su campaña. Esperamos contar con su presencia en las próximas oportunidades.



Nuestra pregunta a los candidatos es la siguiente:



Si un ansioso empresario colombiano quisiera una recomendación de su Presidente respecto a dónde invertir su dinero entre 1998 y el año 2002, ¿qué le diría usted?



Harold Bedoya




Durante mi gobierno, los empresarios encontrarán las condiciones necesarias para el buen desarrollo de las empresas, pues:



1. Se logrará una mejor seguridad para los colombianos, enfrentando con energía todas las formas de criminalidad.



2. Se reducirá la tramitología, que hace lento y costoso emprender cualquier actividad nueva y abre el camino a la corrupción.



3. Se vigilará el gasto público, para reducir el déficit fiscal, con lo cual se controlará la inflación y las tasas de interés se mantendrán en niveles razonables. Para ello se evaluará objetivamente la relación costo-beneficio de los gastos del Estado, para eliminar los programas y actividades menos convenientes y enfrentar con decisión la corrupción.



4. Con el mismo objetivo de controlar la inflación, el equipo económico del gobierno trabajará en armonía con la junta del Banco de la República. Nuestro objetivo será lograr una tasa de inflación de un dígito.



5. Mi gobierno establecerá estímulos especiales, para convocar al empresario a participar en un gran programa de recuperación del sector rural. Además, se conformarán comisiones mixtas con la Andi, Fenalco, Acopi, Fedegan, la Sac y otros gremios para revisar la actual legislación tributaria. Estoy convencido de que nuestro sistema impositivo es uno de los más gravosos en países en vía de desarrollo, que requieren fuertes y constantes inversiones de capitales.



Antanas Mockus



Alguna razón lógica hay para que usted sea inversionista y yo presidente. De todas maneras, intento ponerme en su lugar y le solicito que acepte mis posibles limitaciones al sugerirle que al invertir, ayude a convertir actuales limitaciones de nuestra sociedad en oportunidades.



¿Qué tipo de inversionista es usted y cuántas inversiones relativamente seguras tiene? Si es un gran inversionista que ya tiene invertida buena parte de su capital en áreas de las que no piensa moverlo, yo de usted invertiría en lo que los marxistas llaman las condiciones generales de producción. Y en Colombia esto significa no sólo infraestructura sino, sobre todo, convivencia y eficiencia administrativa.



Invertiría, como ya lo hacen algunos, en procesos de construcción de convivencia y de apoyo a la resolución pacífica local -y preferiblemente prejurídica- de conflictos. Allí cabrían tal vez los servicios privados o mixtos a los cuales podrían vincularse si ganan el correspondiente concurso, en franca competencia con otros ciudadanos, ex guerrilleros debidamente capacitados. Otros podrían ir a servicios de vigilancia no armada. Así favorecería la reinserción de grupos sociales que han tomado las armas.



Y si considera que su contribución a ese frente de construcción de paz en el país en el corto plazo ya es suficiente, si usted se siente seguro de que en este terreno ha dado lo que tiene que dar, lo invitaría a invertir en educación. No le aseguro que sea la inversión más rentable del momento pero es la inversión que hace todas las demás inversiones más rentables en el mediano y en el largo plazo.



Noemí Sanín



Vamos a crear un clima estable y predecible de negocios en el cual usted pueda tomar sus decisiones de inversión con la certeza del retorno de la misma, sin cambios en las reglas tributarias y en un ambiente de políticas macroeconómicas estables y consistentes. Aconsejaría invertir en cinco cosas:



1. Infraestructura y comunicaciones. El sistema de concesiones se perfila como uno de los campos más atractivos para los inversionistas nacionales y extranjeros. Habrá oportunidades en concesiones viales de gran envergadura, en nuevos proyectos de generación eléctrica y energética, en las telecomunicaciones, en transporte férreo, aéreo, marítimo y fluvial, y en hidrocarburos.



2. Privatizaciones o capitalizaciones de empresas públicas. Las privatizaciones son una política de racionalización de las actividades del Estado, para que éste se concentre en aquellas que realmente le competen. Un perfecto ejemplo ha sido la capitalización de la Empresa de Energía de Bogotá, EEB.



3. Les aconsejaría a los empresarios abrir nuevos mercados internacionales y que inviertan en empresas con alto potencial exportador.



4. A los inversionistas financieros les recomendaría invertir en el mercado de capitales colombiano, en acciones, bonos y demás instrumentos financieros, para contribuir a su profundización y desarrollo.



5. Por último, les recomendaría a todos invertir en la educación de sus hijos y de sus trabajadores. Sólo con gente mejor educada este país, sus instituciones, sus empresas y sus familias podrán tener mejor futuro.



Juan Camilo Restrepo



Le recomendaría invertir en acciones. La solidez de la economía colombiana va a ser tal bajo mi mandato, que el mundo en general, y América Latina en particular, van a volver a mirarnos con respeto e interés.

Colombia es un país lleno de oportunidades, pero no ha tenido un gobierno serio, creíble y organizado para dar curso a ese enorme potencial.



Un gobierno creíble y sólidamente estructurado en sus políticas económicas, como el que es mi compromiso dar a los colombianos, despejará esta reticencia a invertir en las grandes oportunidades que ofrece el país.



Busco ante todo recuperar la estabilidad macroeconómica, simplificar las normas, dar garantías y seguridad a los inversionistas, premisas fundamentales de la credibilidad. Hay que reactivar la economía para devolverles la esperanza y la confianza a los inversionistas y ahorradores nacionales y extranjeros. El rescate del empleo productivo y del crecimiento equitativo pasa por ocho ejes inseparables: reactivación económica; reforma del Estado; educación acorde con el mercado laboral; expansión de la infraestructura; rescate de la agricultura; lucha contra la revaluación; combate del contrabando y cambio en la estructura impositiva de las nóminas.



Hay que llegar a una situacion como la de Estados Unidos que, a pesar de la tormenta desatada por el sudeste asiático, ha logrado sostener el crecimiento y reducir el desempleo en forma envidiable.



Horacio Serpa Uribe



Invierta en Colombia. Como jefe de Estado no puedo recomendar decisiones específicas.



Además, mi fuerte no es la consultoría empresarial. Pero le repito: invierta en Colombia.

Invierta en este país, que para 1999 ha iniciado por fin un proceso de paz que va a fructificar, cuya seguridad ciudadana comienza a mejorar de manera notoria, cuyo gobierno ha iniciado la discusión política de las reformas indispensables para recuperar la viabilidad del balance fiscal y cuya estabilidad económica está en el centro de la política pública.



La estrategia fiscal enmarcada en un gran acuerdo político podría llevar la inflación en 1999 a un dígito, con tasas de interés reales bajas y estables y una política tributaria con estabilidad de las reglas.



Las perspectivas de crecimiento económico de este país son brillantes por contar con el talento humano más variado en América Latina y cuya fuerza de trabajo exhibe una gran capacidad para aprender. Este país gana cada vez mayores espacios como miembro pleno y respetado de la comunidad internacional por cuenta de una política exterior basada en una agenda clara.



Colombia lucha sistemáticamente contra la corrupción con directrices emitidas y controladas directamente por la Presidencia de la República. Los empresarios pueden y deben ponerle energía al proceso de recuperación de la política, para convertirla en verdadero instrumento de acción pública. Mi gobierno dirige una política integral a favor de la convivencia pacífica de los colombianos como sustrato cultural del progreso sostenido.



Alfonso Valdivieso



Invertir en Colombia y en especial en la creación de nuevas empresas y oportunidades de empleo.



La inversión en el país será ampliamente recompensada, ya que crearemos las condiciones para un crecimiento rápido y duradero, centrado en la diversidad de sectores productivos con tasas de crecimento superiores al 5% real y un desempleo bajo. Mi gobierno le concederá una especial prioridad a la creación de empresas de todos los tamaños y naturalezas, incluyendo las cooperativas.



Todo esto se logrará por medio de:



1. Un manejo macroeconómico serio, responsable y confiable que evitará los desmanes del gasto público.



2. Un aumento del ahorro y la inversión mediante la revisión del sistema tributario, premiando el ahorro y la inversión y desgravando a quienes pagan demasiado. Mantendremos reglas de juego claras y adecuadas a los estándares internacionales.



3. La recuperación de nuestras relaciones externas que permitirá que Colombia ejerza un importante liderazgo, hoy perdido, en la política internacional y le dará los instrumentos institucionales adecuados para lograr acuerdos económicos que impulsen su fuerza productiva.



4. El estímulo a la creación de nuevas empresas y a la creación de empleo se logrará, entre otros mecanismos, revisando los gravámenes a la nómina de nuevos empleos y de empresas pequeñas, para eliminar las complejidades costosas e inútiles, y poniendo en marcha normas de competencia interna y externa que impidan comportamientos desleales o abusivos, y faciliten el proceso de enganche de los empleadores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?